Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno desbloquea el plan de accesos a la intermodal de Vigo por una inversión de 21 millones

El Consejo de Ministros dará hoy su visto bueno al acuerdo, ya firmado por la Xunta y el Concello, y despeja el camino del proyecto

El Gobierno desbloquea el plan de accesos a la intermodal de Vigo por una inversión de 21 millones

El Gobierno desbloquea el plan de accesos a la intermodal de Vigo por una inversión de 21 millones

Llegó el desbloqueo de los accesos a la estación intermodal y el centro comercial Vialia. El Consejo de Ministros dará hoy su visto bueno a la addenda al convenio pactado entre Adif, la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento para repartirse las responsabilidades en el desarrollo de la red viaria del complejo: la actuación más ambiciosa en desarrollo en la ciudad tanto desde el punto de vista de la movilidad -será la terminal AVE e incluirá una nueva de autobús-, como comercial -con 43.000 m2 de uso lucrativo, y muchos de los locales ya reservados por primeras marcas- y también urbano -se humanizará el entorno con transformaciones como la Plaza Estación y una gran superficie de ocio y deporte en las cubiertas-.

Según ha podido saber FARO, la reunión del Ejecutivo de Sánchez ha incluido en sus asuntos a abordar el plácet al acuerdo, mientras que Adif hará la propio en una sesión, también hoy, de su Consejo de Administración. La decisión implica activar una inversión de 21,4 millones para la construcción de los viales de construcciónentrada a la intermodal desde la AP-9 o de un túnel a la autopista desde la calle Lepanto que, en paralelo, también acarreará la demolición del actual paso elevado, último vestigio del Scalextric. También incluye la urbanización de espacios aledaños al centro, impulsado por Ceetrus tras una inversión de 83 millones.

El paso del Gobierno desbloquea una iniciativa varada desde hace meses, toda vez que la Xunta y el Concello ya habían estampado su firma al convenio. Un impás que levantó una polvareda política entre las patas participantes, con ecos muy recientes: la semana pasada, el Gobierno gallego advirtió que de no desbloquearse la construcción de la red viaria, el estreno del complejo se dilataría al menos hasta 2022, y no en primavera de 2021 como estaba fijado. Abel Caballero, en respuesta, desmintió un retraso y replicó que la apertura de Vialia se mantenía en la "misma" fecha.

Escaramuzas aparte, el convenio establece una distribución de los costes de la inversión que recae en su mayor parte sobre las espaldas de Adif. De los 21,4 millones de euros, el administrador ferroviario financiará 14,57 (68,12%), mientras que la Xunta y el Ayuntamiento abonarán una parte equitativa: 3,41 millones (15,95%) en caso de la primera, y 3,40 (15,92%), en lo que respecta al segundo.Actuación principal

La obra más costosa es la del enlace entre la AP-9 y el centro Vialia, algo más de un kilómetro, que dispone de un presupuesto de 5,55 millones. A renglón seguido se sitúa la construcción del ramal que conecta la estación de autobuses y la autopista, por un importe de 4,83 millones de euros. El túnel de Lepanto está presupuestado en 3,98 millones, sin contar los 106.300 euros necesarios para demoler el paso elevado, tan problemático por su escaso gálibo. Otras instalaciones y balizamientos absorberán 2,78 millones; el núcleo de la intermodalidad, por su parte, requerirá 900.000 euros.

La primera versión entendimiento a tres bandas se fraguó en mayo de 2018, aunque meses después se acordó una revisar los costes, una vez tenidas en cuenta los aportes de la Demarcación de Carreteras del Estado, o el Concello. Así, en junio del año pasado Adif, Xunta y Ayuntamiento volvieron a consensuar una addenda que duplicaba el presupuesto concebido inicialmente, hasta los citados 21,4 millones.

En la addenda se incluyen otras actuaciones no estrictamente relacionadas con los viales, pero que sí aportarán al conjunto un marchamo urbanístico mucho más moderno e integrado. Es el caso de la conocida como Plaza Estación. Por 1,68 millones de euros, transformará la apariencia de la actual entrada a la terminal, con una guinda patrimonial: será allí donde regrese la antigua fachada de la estación, un Bien de Interés Cultural (BIC) ahora desmontado en Redondela. Otro es la urbanización de los espacios "intersticiales", una franja de terreno en desuso entre el edificio de la terminal y la AP-9 está presupuestado en 1,6 millones, y que el Ayuntamiento ya ha licitado.

Ese terreno -donde se prevé una escultura con el nombre de la ciudad- se encaramará a la ría desde el corazón de la ciudad. La misma filosofía que impregna el proyecto para aprovechar las cubiertas y dar continuidad al complejo desde Vía Norte, al igual que el ascensor de Thom Mayne desde Rosalía de Castro. Como adelantó FARO, se habilitarán 23.000 m2 en los techos, que combinarán jardines, canchas de básket, zona de skate y una tirolina urbana.

Compartir el artículo

stats