DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los taxistas plantean incorporar coches en "renting" a su flota: "Será más moderna"

En sus propuestas para adaptar la ordenanza al reglamento gallego proponen incluir vehículos de nueve plazas o el transporte de una maleta gratis -El colectivo afronta elecciones en junio

Manuel Chorén ante varios taxis aparcados en Praza do Rei. // Marta G. Brea

Manuel Chorén ante varios taxis aparcados en Praza do Rei. // Marta G. Brea

Los taxistas de la ciudad plantean poder beneficiarse del renting, la modalidad de alquiler a largo plazo a la que desde hace años recurren empresas de diferentes sectores para disponer de vehículos sin tener que comprarlos. "Nos permitiría renovar la flota con más frecuencia. Sería bueno para nosotros, para el usuario y para el Concello", argumenta Manuel Chorén, presidente de la Asociación Provincial de Autopatronos del Taxi. La normativa actual establece que los coches que se empleen para el transporte de viajeros deben ser propiedad de los autopatronos. "El titular de la licencia tiene que ser titular del vehículo que se proponga para prestar el servicio y deberá figurar como tal en el registro de la Jefatura Provincial de Tráfico", detalla la ordenanza municipal.

No es el único cambio que proponen los taxistas de la ciudad. En sus propuestas para adaptar la normativa local al nuevo reglamento autonómico, la Asociación Provincial de Autopatronos del Taxi plantea varias novedades. Por ejemplo, la posibilidad de que presten servicio en Vigo vehículos de nueve plazas, "siempre que lleven una de discapacitado". A día de hoy los vehículos con mayor capacidad que prestan servicio en el municipio tienen espacio para siete personas, incluido el propio conductor. Otro de los añadidos planteados por el colectivo es aumentar "el importe máximo de cambio" del que disponen los taxistas. De los 20 euros actuales se pasaría a 50.

Los viajeros pasan incorporar además dos nuevos derechos: escoger el primer o segundo vehículo que espera en las paradas -ahora deben subirse al primero- y transportar una maleta sin coste. Los taxistas plantean, en concreto, que la ordenanza que regula su actividad en Vigo establezca "que cada usuario pueda llevar un bulto de equipaje de forma gratuita".

Entre los cambios sugeridos por los taxistas se incluyen también algunos puntos que refuerzan la posición de los autopatronos. Por ejemplo, se les permitiría negarse a prestar un servicio si se constata que el mismo cliente ya ha pedido en el pasado taxis que después no usó o por los que no pagó. "Se incluye como circunstancias que posibilitan la denegación de un servicio cuando exista una reiterada demanda telefónica o telemática de servicios que después sean abandonados sin pagar y sin causa justificada o cuando el taxista tenga conocimiento fidedigno del uso del servicio y posterior falta de pago por parte del viajero", recoge el párrafo escrito por el sector.

El colectivo abre también la puerta al taxi compartido. Para facilitarlo, proponen que el usuario pueda "conocer con anterioridad" el precio que abonará por el servicio "siempre que sea contratado por un medio que garantice su correcta aplicación". La ordenanza actual establece que las tarifas aprobadas por el Ayuntamieno son de aplicación "obligatoria", por lo que la normativa debe precisar que en el caso de los servicios compartidos marcarán la cuantía máxima a cobrar. A mayores, la asociación también plantea que se adapte la tarjeta PassVigo para que los clientes puedan usarla como método de pago en el taxi.

Las alegaciones redactadas por la asociación mayoritaria de Vigo incluye otros puntos que el gremio quiere reforzar. Por ejemplo, aclara que los taxis obligados a prestar servicio en Peinador deberán hacerlo entre las seis de la mañana y las diez de la noche o que a la hora de decidir la ubicación de las paradas se buscará siempre "la máxima visibilidad" y colocarán "los indicadores necesarios".

La modificación de la ordenanza coincide con un momento especialmente delicado para los taxistas de Vigo, que han visto cómo la crisis del Covid-19 asestaba un severo golpe a su actividad. A pesar de que el colectivo ha tomado medidas para adaptar la oferta -cada jornada opera solo la mitad de la flota: un día circulan las matriculas pares y otro las impares- Chorén estima que la actividad del sector se ha contraído un 90%.

El sector afrontará en breve también el proceso para escoger a una nueva junta directiva para la asociación de autopatronos, la cooperativa viguesa y la Central Radio Taxi. Su actual presidente, Manuel Chorén, ha cumplido ya el número máximo de legislaturas que contempla la normativa. Las elecciones se prevén en inicio para junio.

Compartir el artículo

stats