Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Destrozan uno de los radares de Vigo que más multan

Detecta más de 2.000 excesos de velocidad al año | La Policía Local controla ya más de 20 calles

Los vándalos destrozaron las ópticas de la cabina del radar. // Alberto Blanco

Los vándalos destrozaron las ópticas de la cabina del radar. // Alberto Blanco

Uno de los radares más activos de Vigo lleva meses inutilizado. Los conductores continúan pisando el freno cuando llegan a su altura para poner su coche a 50 km/h. Pero lo cierto —y aunque sería una irresponsabilidad—es que si rebasaran esta velocidad saldrían impunes. Los vándalos han destrozado la cabina y la Policía Local no puede utilizarla. Sus dos ópticas, la del flash y la del propio cinemómetro, están destrozadas. Y no es la primera vez. A finales del año pasado se cambiaron los critales de forma casi inmediata. Y, con la misma inmediatez, volvieron a romperlas. Por el momento siguen "cegadas". Son las de la cabina del radar de la avenida de Europa. Con más de 2.000 denuncias anuales (los datos se refieren a 2014, último ejercicio en que el Concello facilitó el balance oficial), es uno de los fijos que más infractores detecta en la ciudad.

Actualmente en Vigo hay activas ocho cabinas de radar. Y no es la primera vez que los vándalos destrozan alguna. La de la avenida de Europa es una de las más dañadas. Pero en años anteriores también sufrieron destrozos otras como la de Castrelos o la de la avenida de Samil. Con un simple golpe de martillo, piedra o cualquier elemento contundente rompen sus ópticas y anulan por completo el radar. Los daños no suelen pasar de ahí. El problema podría ser mayor si dañaran todo el entramado de cables y aparatos que hay en el interior. Pero no es lo habitual. De hecho, el Concello llegó a valorar la instalación de cámaras de seguridad en 2008 en sus inmediaciones para evitar estos destrozos, pero por el momento no se han instalado.

Casualmente, y como adelantó este periódico, fue precisamente este radar de la avenida de Europa el que sorprendió a un piloto en 2018 circulando a 144 km/h. Un hecho que según la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo le ha acarreado al infractor una sanción económica de 1.440 euros y la pérdida del carné de conducir durante más de un año.

También en este vial, aunque en este caso tras una multa del radar camuflado, el juez de Vigo Juan Carlos Carballal recurrió por primera vez a una medida novedosa en el campo de los excesos de velocidad. Como adelantó este periódico, solicitó a las compañías de telefonía la geolocalización del conductor que había sido sorprendido a 117 km/h tras negar que fuera conduciendo ese día su vehículo. Pese a declarar que en esa jornada estaba en Caldas de Reis, los datos de los repetidores de telefonía lo ubicaban en la zona de la infracción. Tuvo que aceptar más de 1.000 euros de sanción y un año y un día sin carné.

Mapa de los principales radares fijos y móviles de Vigo

La Policía Local de Vigo tiene actualmente tres radares. Uno de ellos lo alterna cada día por las ocho cabinas fijas que están activas: Avenida de Europa (ahora inutilizada por los vándalos); avenida de Samil, avenida de Castrelos; las dos de Clara Campoamor (sentido ascendente y descendente) y las tres que hay en el interior del túnel de Beiramar.Solo en 2014, último año del que hay datos oficiales, sumaron más de 15.000 denuncias. La de la avenida de Europa fue, tras una de Clara Campoamor y otra del subterráneo, la que más multas impuso.

Pero hay al menos otras 16 calles que controlan los radares móviles: el coche camuflado o el Veloláser de última generación adquirido recientemente. Entre las más habituales (consultar gráfico sobre estas líneas) están la avenida de Castelao, Citroën, Martínez Garrido, la avenida del Aeropuerto o Arquitecto Palacios, entre otros. En 2014 los radares móviles (en aquel año todavía no funcionaba el Veloláser) sumaron más de 6.000 infracciones.

Todos los radares ya multan de frente. En 2015 el Concello habilitó los cinemómetros de la ciudad para que no solo detectaran los excesos de velocidad de los vehículos que circulaban por los carriles del margen en el que se instalaba el radar. Desde entonces también controlan y sancionan a los pilotos que exprimen su vehículo por encima de los límites permitidos cuando van por los carriles opuestos. El sistema se activa y los fotografía de frente.

A mayores de estos radares, en los próximos meses podría reactivarse otra cabina que dejó de funcionar hace años y que, como adelantó este periódico, la Policía Local reactivó en pruebas a finales de 2019 para valorar que pueda a volver a ponerse en marcha tras detectar multitud de infracciones. Se trata de la ubicada a la salida del túnel de Bouzas. Hace más de 10 años que se renunció a su uso por tratarse de un vial de competencia estatal.

Compartir el artículo

stats