Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "Islas Cíes" aterriza para siempre

El clásico Airbus 300 de Iberia ha comenzado a desguazarse tras más de una década abandonado en el aeropuerto de Valencia

El "Islas Cíes", abandonado en Manises. // Ignasi González

El "Islas Cíes", abandonado en Manises. // Ignasi González

Como si de una escena de la popular serie de zombis The Walking Dead se tratara, el clásico avión Islas Cíes de Iberia, uno de sus embajadores en los parques nacionales durante la década de los 80, cuenta sus últimas horas en el aeropuerto de Valencia. Hace años que este Airbus 300 no levanta el vuelo. Concretamente, más de 15. Y cualquier esperanza de poder verlo de nuevo despegando se ha esfumado: no volverá a volar nunca. Su desguace ha comenzado. Pero también el de sus cuatro "compañeros" de flota junto a los que quedó abandonado en la terminal de Manises en 2002: el Cañadas del Teide, el Tablas de Daimiel, el Aigües Tortes y el Ordesa.

El fotógrafo Ignasi González "cazó" al Islas Cíes escasas semanas antes de que empezara a ser destripado. A día de hoy, y según confirmaron fuentes oficiales de AENA a este periódico, la nave ya no tiene motores y su interior ha sido vaciado. En cuestión de días será solo chatarra. Lo mismo le ocurrió ya a otros tres de los cinco aviones que permanecían oxidándose en una esquina del aeropuerto valenciano.

Según foros especializados, este Airbus 300 con capacidad para hasta 255 viajeros, una longitud de casi 54 metros y una envergadura de 45 m., llegó a Madrid desde la factoría de Airbus en Toulouse y fue matriculado en España en febrero de 1982 (EC-DNQ). Iberia, con una larga tradición bautizando todos los aviones de su flota, eligió el nombre de las populares islas viguesas. Antes que éste ya había rotulado otro avión como Ciudad de Vigo y, posteriormente, un McDonnell Douglas como Ría de Vigo.

El modelo que durante años llevó el nombre de las Islas Cíes por España y por el resto de Europa fue el primer reactor de medio alcance con fuselaje ancho. Una característica que, según destaca Iberia en su página web, hacía que tuviera también una gran capacidad de carga, lo que le permitía transportar envíos trasatlánticos, así como colaborar con los vuelos de aviones cargueros en la cobertura de los mercados canarios y europeos. Precisamente, Madrid-Canarias fue una de sus principales rutas. Su último viaje fue un Tenerife-Barajas, en junio de 2002. Antes, en 1994, había sido retirado del servicio durante un año.

Últimos días

Según informaba el diario Levante en 2013, el Islas Cíes y las otras cuatro naves de la flota paradas fueron vendidas al grupo inversor suizo BMD Investiment & Finance. La citada firma estuvo pagando las tasas de aparcamiento de las cinco aeronaves hasta 2009 -se estima que rondaban los 125.000 euros anuales- y decidió dejar de abonarlas después de fracasar en su intento de colocar los aviones en el mercado de transporte de mercancías. Luego, tras varios intentos infructuosos de AENA por localizar al propietario, se inició el procedimiento para declarar su abandono. Tras cerrar el proceso, el Islas Cíes comenzó a desguazarse este mismo mes y, en cuestión de días, pasará a la historia.

Compartir el artículo

stats