Evalúa a tu colega médico: “¿Controla sus emociones?”

El test de competencia personal al que el Sergas asigna 20 puntos en la carrera profesional es de difícil valoración para compañeros

Personal sanitario en el Complexo Hospitalario de Santiago (CHUS).

Personal sanitario en el Complexo Hospitalario de Santiago (CHUS). / Xoán Álvarez

Elena Ocampo

Elena Ocampo

¿Se comunica adecuadamente con los pacientes y familiares, con un lenguaje sencillo y generando un clima de confianza? ¿Regula las emociones de forma que no interfieran en la realización de su trabajo? ¿Se controla emocionalmente en situaciones conflictivas? ¿Planifica bien su trabajo y lleva a cabo sus funciones en el plazo previsto? ¿Ante situaciones de urgencia, mantiene un buen nivel de desempeño? Puntúa de 0 a 5.

Estas son –solo algunas– de las preguntas del test de valoración de competencias personales con las que el Sergas evalúa hasta 20 puntos (18 en otros casos) la carrera profesional; es decir, incrementos retributivos y otras mejoras, para un médico que se posiciona a un ascenso de grado. No es lo que más puntúa, ya que los resultados del área de actividad asistencial bareman hasta 55 y el cumplimiento de objetivos y desempeño profesional copan un máximo de 35 puntos. Pero cuentan. Y esas mismas 21 cuestiones tienen que ser respondidas por un superior jerárquico, por el propio doctor o doctora que solicita ascender en la carrera profesional... y luego, evaluar a dos o tres de sus compañeros. Y ahí viene el lío. Muchos doctores se han quejado del contenido altamente subjetivo y, muchas veces, desconocido para los colegas.

La mayoría de las cuestiones radican en la conducta personal con los pacientes y compañeros, otras en cómo usan los recursos –si es efectivo o tarda mucho, si tiene iniciativa, si sigue el protocolo... – y, por último, evalúan el dominio de las herramientas digitales. Por ejemplo, si crea contenidos digitales científicos o sanitarios. “¿Sabe respetar los derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso?”, “¿es capaz de interactuar en diferentes plataformas y herramientas digitales de uso en espacios sanitarios?”, prosiguen.

Algunas de las preguntas del test de valoración de competencias personales del Sergas, a las que ha podido acceder FARO.

Algunas de las preguntas del test de valoración de competencias personales, a las que ha podido acceder FARO. / Cedida

Algunas de las que respectan a la gestión colectiva serían: “¿Asume las consecuencias de los resultados del equipo y se esfuerza en la consecución de metas comunes?”, “¿tiene en cuenta lo que los compañeros, pacientes o familiares pueden sentir o pensar y trata de ponerse en su lugar?”, “¿acepta los cambios de modo constructivo y positivo?”.

El Consello Galego de Colexios Médicos alzó la voz en nombre de los facultativos para criticar esta metodología y hacer un llamamiento al Sergas para que la suspenda. El presidente del órgano colegiado, Eduardo Iglesias, explicó que tienen una fecha máxima para responderlas, el 18 de diciembre, y cubrirlas da un punto para la carrera profesional. Tampoco ha sido del agrado del sindicato médico O’Mega, que incluso mandó un escrito interno a sus afiliados pidiendo, a falta de tiempo para intentar impugnarlo, que se dé la mayor puntuación a los compañeros evaluados. No es el único sindicato en desacuerdo. Mientras, la Consellería de Sanidade afirma que el procedimiento está consensuado en la mesa sectorial y es legal. De hecho, se aplica desde hace un año.

Evaluación "relevante"

“La evaluación realizada por los iguales o pares es relevante porque sus observaciones pueden ser más realistas que la autoevaluación”, indica el texto de la Orden que lo regula, de 2022. La situación se complica, por ejemplo, en Atención Primaria, donde la mayor parte de doctores trabajan solos en su despacho, acompañados de personal de enfermería. ¿Quién puede evaluarlo? En la capacidad de resolución de conflictos, las preguntas entran en una profundidad difícil de conocer en algunos ámbitos: “Nadie esta conmigo en quirófano, o ve qué hago en las guardias… Ni cómo trato a los pacientes”, comenta una doctora viguesa. Otro especialista hospitalario explica: “No trabajamos con compañeros de la misma especialidad”.

Aún así, es una ‘encuesta tipo’ que funciona en muchas auditorías privadas internas. Es un modo de evaluación sobradamente utilizado. Se realiza de forma protocolaria en empresas de diferentes sectores económicos y de recursos humanos, sin que haya mediado el deseo expreso del empleado de promocionar en la empresa. Sin ir más allá, en el sector bancario está a la orden del día. Hay evaluaciones de compañeros, de jefes y subordinados, para la evaluación interna de los trabajadores. Ese grado de excelencia (o no) es un buen marcador para promocionar.