La trifulca política sube de intensidad ante la cercanía de las autonómicas

Rueda, Pontón y Álvarez se acusan de electoralismo

PP y oposición coinciden: comicios a mediados de febrero o inicio de marzo

Alfonso Rueda, Ana Pontón y Luis Álvarez, en el Parlamento de Galicia.

Alfonso Rueda, Ana Pontón y Luis Álvarez, en el Parlamento de Galicia. / Xoán Álvarez

Daniel Domínguez

Daniel Domínguez

El pistotelazo de salida de la precampaña electoral gallega hace tiempo que se produjo, pero la carrera eleva incrementa su intensidad, con los partidos preparándose para el sprint a las puertas de la aprobación de los presupuestos autonómicos, prevista el día 19, y que, tras la investidura de Pedro Sánchez, abre la puerta a que Alfonso Rueda, presidente de la Xunta, convoque los comicios. En el PP, pero también en BNG y PSdeG, sospechan que la cita tendrá lugar en breve, a partir del 18 de febrero y no más allá del 10 de marzo. En todo caso, la convocatoria se espera antes del Día de Reyes, si bien podría ser el 9 de enero.

Ese aroma electoral de una cita que no contará con Alberto Núñez Feijóo como candidato tras cuatro mayorías absolutas consecutivas desde 2009 contaminó el cara a cara de Rueda con los portavoces de BNG y PSdeG en el Parlamento. “Si yo estoy en campaña, en qué estarán ustedes”, ironizó el titular de la Xunta.

La líder del BNG, Ana Pontón, denunció unas listas de espera “maquilladas”, urgencias “saturadas” y recortes en el gasto sanitario. “¡Quítese el traje de candidato para hablar de sanidad!”, le afeó a Rueda, antes de profetizar la pérdida de la mayoría absoluta del PP. “[Los gallegos] Están hartos de un Gobierno que es un peligro para su salud y su propaganda no les va a colar más”, proclamó.

Rueda reaccionó de la forma previsible, recordando que Pontón lleva 20 años como diputada sin haber gestionado ninguna institución, y vinculando las críticas a la situación sanitaria –habituales en el Bloque– con que “vienen las elecciones”.

Ese mismo tono trufó el debate entre Rueda y el portavoz parlamentario socialista, Luís Álvarez, que le recriminó a la Xunta una “ausencia” de política energética, la “inseguridad jurídica” en el terreno eólico –el sector afronta 2.400 recursos y 112 contenciosos, que causan que más de la mitad de todos los proyectos autorizados estén afectados– y la creación de un “chiringuito” para explotar recursos naturales. El socialista regateó ahí y reprochó a Rueda irse de “cañas” y no gestionar, en alusión al autobús del PPdeG que invita a una cerveza sin alcohol a los vecinos de las localidades donde hace parada. Le recomendó acudir a Bruselas para defender los intereses gallegos, ciudad donde “también hay una buena cerveza”.

Rueda, que no rehúye el cuerpo a cuerpo y que lleva semanas con apariciones en los medios públicos y actos como los del citado autobús para darse a conocer entre la población, recogió el guante. “¡La mejor cerveza está en Galicia!”, replicó antes de criticar a la oposición por enfadarse cuando el PP se acerca “a la gente”. En ese punto, acusó al PSdeG de sumarse a la propaganda del Gobierno de Sánchez y denunció la exclusión de Galicia de las subvenciones para construir un hidroducto que diera salida al hidrógeno verde.

Convocatoria electoral

La de este martes no será la última sesión parlamentaria. Esta tendrá lugar el 19 para aprobar los presupuestos. A partir de ahí, los partidos esperan una convocatoria electoral que no demorará más allá del 9 de enero.

La convocatoria –y disolución del Parlamento– debe realizarse entre 54 y 60 días antes de la votación. De ser el 18 de febrero, podría convocarse entre el 21 y el 26 de este mes, aunque en ese caso parte de la campaña tendría lugar durante el Carnaval, que se celebra a mediados de mes. Dispondría de mayor margen si la cita es el 25 de febrero o el 3 de marzo.