La cuarta parte de los exámenes de la ABAU que se revisan acaban con la nota más baja

El número de gallegos que solicita una segunda valoración cayó un 22% en un lustro

Más de 3.400 alumnos pidieron otra corrección de dos de sus exámenes este año

Estudiantes realizando la prueba extraordinaria de la ABAU esta semana.

Estudiantes realizando la prueba extraordinaria de la ABAU esta semana. / JOSE LORES

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Casi trescientos alumnos que pidieron revisión de sus notas el mes pasado tras examinarse de la prueba ordinaria ABAU recibieron un resultado indeseado: la modificación del nuevo tribunal bajó su calificación. Una décima puede ser vital cuando está en juego llegar (o no) a la nota de corte que exige la titulación soñada.

Esa fue una de las razones por la que más de tres mil cuatrocientos alumnos gallegos reclamaron este año una segunda corrección de al menos dos de sus exámenes de la selectividad tras conocer la nota. Su futuro profesional depende de la nota de la ABAU, así que la mayoría intenta arañar hasta alguna centésima.

Pues bien, casi la cuarta parte de los exámenes que se modificaron en los últimos cinco años en Galicia, tras solicitar los alumnos una revisión de la prueba, tuvieron final infeliz: supusieron una bajada de la nota. O lo que es lo mismo, “una modificación a la baja”, como desvelan los datos de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (Ciug): hasta 1.789 exámenes revisados acabaron empeorando su resultado, de un total de 7.671 notas modificadas entre 2019 y 2023 –previa solicitud del alumnado– . Es decir, un 23,3% de las pruebas que pasó una segunda corrección y modificó la nota, no solo no logró subir nota, sino que la vio mermada.

Más de 3.400 estudiantes gallegos pidieron este año revisar el 8,4% del total de las pruebas realizadas en total en nuestra comunidad. Pedro Martínez, que cumplirá 18 años en diciembre y cursó estudios de Bachillerato científico en el IES San Tomé de Vigo es uno de los que solicitaron revisión el pasado mes en dos exámenes: inglés e historia.

Estudiante con una media cercana al notable (10,6) reconoce: “En mi caso, no valió de nada: no me movieron ni una décima”, asegura, tras solicitar el procedimiento de forma telemática.

revisiones abau W

revisiones abau W / Hugo Barreiro

Contrastando con los datos, solo se modifican las notas del 26% de los exámenes que solicitan una revisión. Lo más frecuente es la concordancia entre ambos correctores.

Eso sí, no siempre. Tenía un 13,42 de nota general y ya sabía que entraría en Medicina en la USC, pero Uxía protestó por “orgullo”: “Cuando vi la nota, fue un disgusto grande, porque para nada me esperaba un 8,5”, asegura esta estudiante de Vigo que llevaba la proclamación de la II República –que cayó, al final– muy bien preparada. “La nota de Historia de España me sorprendió, porque sacaba sobresalientes (10) desde 1º de la ESO. Y de la ABAU, salí con gran alegría; era un tema que controlaba muy, muy, bien”, prosigue. “Sabía que, aunque reclamase, mi nota de selectividad no se iba a modificar mucho porque hacen la media, pero ese examen me había salido de 10...”, continúa. Luego de pedir la revisión, le subieron la nota “hasta el 9”, explica. Eso le subió la media solo dos centésimas: 0,02. Pero estudiará Medicina “con la moral un poco más alta”, razona.

O por mucho, o por poco. Otro perfil de alumnos que reclaman son los que han suspendido la ABAU. En ese caso, tienen poco que perder y piden revisar muchas materias –aseguran fuentes consultadas–. Pero solo un 1% de los estudiantes que reclamaron aprobaron a consecuencia del proceso de revisión, según datos de la Ciug del año pasado.

[object Object]

Primero, analizan lo más obvio: si hubo algún error material en la corrección del examen. Ahí estarían sumas mal calculadas o preguntas sin corregir. De haberlo, se modificará la calificación – “tanto al alza, como a la baja”–. La cualificación provisional será la nueva calificación. Si no hay “errores materiales”, se mantiene la anterior. Luego se hace una segunda revisión del examen por un nuevo corrector especialista, distinto al que efectuó la primera. Si en esta segunda calificación hay una diferencia menor de dos puntos, la nota definitiva será la media aritmética entre ambas. Pero si existe una diferencia de dos o más puntos, un tercer especialista distinto a los anteriores hará una tercera corrección. En ese caso, la calificación definitiva será la media aritmética de las tres.