El Sergas negociará mejorar el sueldo y las condiciones de los MIR para retenerlos en Galicia

El tope de pacientes que cada médico podrá atender por día será flexible tras no haber acuerdo en fijar un máximo de 40 ususarios

Un centro de salud, en Vigo. |  // MARTA G. BREA

Un centro de salud, en Vigo. | // MARTA G. BREA / paula pérez

Paula Pérez

Paula Pérez

La Consellería de Sanidade se ha comprometido con los sindicatos a negociar una mejora de las condiciones de trabajo y retributivas del personal residente en formación. Busca de esta manera atraer y retener a los MIR de Familia para que se queden en los centros de salud gallegos y contribuyan así a paliar el déficit de facultativos que sobrecarga la Atención Primaria.

Así lo pactó ayer el Sergas en la reunión con los sindicatos en la Mesa Sectorial de Sanidade, junto con otras medidas para reforzar la atención en los centros de salud. Firmaron el acuerdo CCOO, CSIF, SATSE y UGT y la CIG valorará en los próximos días su postura.

Lo que no llegó a buen puerto fue el tope propuesto por Sanidade de 40 pacientes al día para cada médico debido a las reticencias de los sindicatos. El Sergas propuso entonces que el máximo se fijase según las “agendas de calidad”, un sistema implantado en 2021 por el cual en cada centro de salud se ponen límites flexibles al número de pacientes por jornada adaptados a las características sociodemográficas y al perfil de los usuarios de Primaria. Esto da un margen de entre 31 a 40 huecos por facultativo, pero la mayoría de los médicos atienden una media de 34 personas al día.

De esta manera, cuando un médico supere su tope de pacientes, que será flexible según las circunstancias, se podrán hacer autoprolongaciones de jornada de dos horas que serán retrubuidas económicamente.

Estas autoprolongaciones se activarán en tres casos: si se supera el tope de pacientes por día, si el médico tiene asignadas más de 1.200 tarjetas sanitarias o que tenga una lista de espera superior a 4 días.

Estas autoprolongaciones serán de dos horas, lo que permitirá atender a 12 personas más dedicándoles 10 minutos a cada uno. A estas agendas extraordinarias podrán moverse pacientes de citas ordinarias previstas para la misma jornada o citados para otros días.

Dotación de plazas

Sanidade se comprometió además a elaborar un Plan de dotación de plazas 2023-2027. Para ello elaborará un estudio de necesidades que se concretará centro a centro y se garantizarán equipos de un médico y una enfermera en los centros de salud y los PACs.

De la misma manera se mejorarán las ratios de matronas y fisioterapeutas y se incorporarán nuevas plazas de personal de enfermería especialista.

Sanidade destaca además que, para atender “una demanda reiterada” de los sindicatos, revisará las estructuras de mando en Atención Primaria incorporando puestos de gestión específicos que gestionen recursos humanos y económicos, así como asistenciales.

Xide

Una de las medidas impulsadas por el Sergas para aliviar la sobrecarga en Primaria fue el programa XIDE, que consiste en que el personal administrativo filtre las llamadas para pedir cita y según el motivo de consulta lo derive al profesional adecuado y establezca cuándo debe ser atendido. Los colegios médicos gallegos rechazan este sistema de filtrado y han anunciado un recurso judicial.

Desde la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec) consideran que el programa de citas XIDE “va, en teoría, en la buena dirección” al “facilitar la distribución de la demanda ajustando el motivo de consulta al profesional más apropiado, en el tiempo y forma óptimos”, pero matizan que “en la práctica no resulta eficiente”.

La asociación achaca esta falta de eficiencia a la intención del departamento autonómico “de hacerlo a coste cero”. “Para implantar un programa así hay que multiplicar el número de administrativos (PSX), hay que formarlos, y elevar el techo competencial de todas las categorías profesionales. Tiene que dar respuesta a la totalidad de las llamadas, no solo a la sobredemanda. Si tenemos agendas saturadas con citas ineficientes conseguidas por Internet o por las centrales de llamadas, el programa es un parche, no una solución”, argumentan.