Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los investigadores predoctorales de la Xunta serán evaluados cada año para conservar su puesto

El Gobierno gallego les ofrecerá contratos de hasta cuatro años de duración

Laboratorio biomédico del Hospital Meixoeiro de Vigo. | // ALBA VILLAR

La Xunta ofrecerá a los investigadores predoctorales contratos a tiempo completo de hasta cuatro años. Sin embargo, deberán someterse anualmente a una evaluación de su actividad. Si no la aprueban se les rescindirá el contrato. Así lo recoge el nuevo decreto que prepara el Gobierno gallego para regular el Estatuto del Personal de Investigación de la Administración autonómica. Sus retribuciones no sufrirán cambios. Durante los dos primeros años cobrarán como mínimo el 56 por ciento del salario previsto para el grupo I del personal laboral al servicio de la Xunta, es decir, por encima de los 17.962 euros. Este sueldo se elevará al 60 por ciento el tercer año y al 75 por ciento a los cuatro años (más de 24.057 euros).

El nuevo decreto que prepara el Ejecutivo autonómico distingue cuatro tipo de investigadores. Por un lado, están los predoctorales (R1), que están en formación en un programa de doctorado. Los emergentes (R2) son doctores en etapa de formación postdoctoral cuyo trabajo consistirá en la realización de tareas de investigación orientadas a la obtención de una especialización profesional. En tercer lugar están los profesionales establecidos (R3), que son investigadores independientes que tienen sus propias ayudas y firman sus publicaciones como autores. La cuarta categoría es la de los séniors (R4), que son líderes en su área o campo de investigación con reputación internacional.

Todos ellos serán sometidos a evaluaciones de su actividad, pero son los predoctorales los que tendrán que esforzarse más para conservar su plaza.

La Xunta les ofrecerá contratos nunca inferiores a un año, que podrán ser prorrogados, pero la duración máxima de la vinculación laboral será de cuatro años. Y la comisión académica evaluará su programa de doctorado cada año durante el tiempo que dure su permanencia en el centro de investigación. Un suspenso implica perder la plaza.

Postdoctorales

En el caso de los investigadores emergentes los contratos serán de hasta seis años. Y también se someterán a una evaluación de su actividad a los dos años pero “únicamente a efectos de reconocimiento profesional”. Superar este examen será clave para que puedan optar a los procesos selectivos y convertirse en investigadores estables.

Una de las prioridades del decreto que prepara la Xunta es precisamente dar estabilidad al personal investigador. Los R3 podrán acceder a un contrato estable desde el principio, pero a los cinco años deberán pasar un examen para ser fijos. De lo contrario, podrán ser despedidos. Una vez lo superen seguirán sometiéndose quinquenalmente a evaluaciones pero solo para optar a percibir el complemento de excelencia pues su puesto ya no estará en juego.

Y, por último, están los sénior, que tendrán contrato fijo y no podrán ser removidos de su plaza. Esto no los eximirá, al igual que los demás, de ser evaluados cada cinco años, pero este examen solo servirá para incrementar sus retribuciones.

Compartir el artículo

stats