Un golpe en la cabeza a Andrés Cortabitarte, uno de lo dos acusados en el juicio por el accidente del Alvia ocurrido el 24 de julio de 2013, y las protestas de los letrados por la organización de la vista, han marcado este miércoles en Santiago el esperado inicio de esta vista oral.

El guantazo

El momento más tenso ha tenido lugar al final de la primera sesión del juicio, cuando Cuando Andrés Cortabitarte, exdirectivo de Adif, fue golpeado en la cabeza ya casi fuera del edificio por una de las víctimas, una agresión que estuvo precedida de insultos desde que salió. La seguridad se va a reforzar, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Las víctimas

Cuando todavía no habían abierto las puertas para poder entrar en el edificio que acogerá esta vista durante nueve meses, socios de la plataforma 04155 ya estaban apostados en la entrada. Admitieron en sus declaraciones a la prensa sentimientos encontrados, y "muchísimo" dolor y "rabia", por que en el banquillo no estén sentados "responsables políticos". Volvieron a arremeter contra Adif, por el "entorpecimiento" y por creer que suya es la responsabilidad.

Los acusados

Son dos, el maquinista Francisco José Garzón Amo, y Andrés Cortabitarte, que era responsable de la seguridad en la circulación por aquel entonces. Garzón Amo entró por la puerta principal, con gafas, mascarilla negra, y un jersey azul, del mismo color que su chaqueta de abrigo. Cortabitarte, con sombrero, corbata y traje, lo hizo por la trasera, evitando el contacto directo con las familias y buscando esquivar a los medios de comunicación.

Santiago de Compostela acoge el macrojuicio por el accidente del Alvia en Angrois

Santiago de Compostela acoge el macrojuicio por el accidente del Alvia en Angrois Agencia ATLAS | EFE

"Uno da la cara, otro se oculta"

Jesús Domínguez, portavoz de la plataforma de víctimas 04155, ha sido de los más duros con esta actitud y ha dicho que es "algo muy simbólico" que refleja a la perfección lo que ha ocurrido durante la engorrosa investigación, en la que hubo cambio de jueces y baile de imputaciones.

"Refleja muy bien lo que hemos pasado y hemos sufrido en estos últimos nueve años. Garzón ha dado la cara y ha pedido perdón y Cortabitarte ha hecho lo que han hecho el Ministerio y el Adif, ocultarse y ocultar la verdad".

Protestas de los abogados

El arranque de la sesión ha estado marcado por las protestas de muchos de los letrados ante las decisiones de la jueza María Elena Fernández Currás respecto a determinadas cuestiones procesales, como la emisión en directo del juicio, el orden de las testificales o la disposición y presencia de los abogados en la sala de vistas.

Desde la Abogacía del Estado solicitaron, por ejemplo, la presencia de más de un letrado. "Yo también querría tener un juez de apoyo o dos", les ha respondido la magistrada, que no ha admitido debate en esta cuestión.

Cuestionada la retrasmisión en directo

Otro de los escollos del juicio ha sido la retransmisión en directo de la acción penal. Varios abogados que representan a las víctimas han protestado porque podría "afectar o condicionar las declaraciones de los peritos y de los testigos".

Respuesta de la magistrada: "Ya declararon casi todos en instrucción, ya se sabe qué van a decir. No se vulnera el derecho de ninguna de las partes ni tampoco el de las víctimas".

"No acabamos en años"

La magistrada María Elena Fernández Currás se ha sorprendido por el aluvión de alegaciones con las que se ha encontrado y ha llegado a decir que por esa senda "no acabamos en años".

Tras casi cuatro horas de debate de las cuestiones previas, al abogado de Renfe, Juan José Delgado, que intentó pedir nuevos informes médicos y solicitar nuevas declaraciones de peritos, le ha contestado: "No acabamos en años como empecemos con informes, contrainformes..."

Antes, ya se había pronunciado Currás en el mismo sentido, con frases como "entonces nos ponemos en 2025".

La jueza ha rechazado además hacer un viaje como el que hizo el Alvia siniestrado en la cabina con un maquinista. "No tendría ningún sentido", ha espetado. Esta prueba la pedía la defensa de Francisco José Garzón Amo.

En directo

Última actualización 13:18

hace 2 min

Lanchares sostiene que la evaluación del riesgo de los maquinistas ya está recogida en un catálogo general de aplicación genérica en todas las líneas. Solo cuando salta una alerta específica en una nueva línea, se inicia otro procedimiento distinto para incorporar ese peligro. Pero también dice que en el caso de Angrois no se había notificado ningún riesgo, por lo que era de aplicación ese catálogo común.

hace 30 min

"Riesgo aceptable"

El testigo señala a la CIAF como la causa de que Renfe no solicitara instalar una baliza en la curva de Angrois para corregir eventuales excesos de velocidad, aunque entiende que el riesgo era aceptable. Pero desvía la atención de Adif. "Se consideraba que el riesgo era aceptable y visto los antecedentes, solicitar una baliza con el criterio de la CIAF no era obligatorio", dice de nuevo. Los abogados de las víctimas insisten sobre este tema.

"Cada hora y media de un tren S-730 circulando por la vía se producía un fallo en el funcionamiento del ERTMS", dice.

Recomendación

"El salto de velocidad en la curva de Angrois se vio y se pudo hacer una recomendación a Adif para instalar una baliza, pero no se hizo porque en casos anteriores se hizo la misma recomendación y no se aceptó", asegura Lanchares, haciendo referencia al accidente en 2008 en Medina del Campo, cuando descarriló un tren por exceso de velocidad. Entonces Renfe propuso instalar una baliza pero la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) no se consideró necesario instalar la baliza por lo que a partir de ahí a Renfe le quedó claro el criterio sobre los saltos bruscos de velocidad.

A preguntas del fiscal asegura que a la dirección de Seguridad de Renfe no llegó ninguna notificación específica de riesgo en la curva de Angrois cuando se puso en servicio la línea, por lo que se entendió que el riesgo era aceptable al no comunicarse ningún peligro nuevo.

Vuelven los afectados

Se retoma la sesión con la declaración del que fuera director de Seguridad en la Circulación de Renfe, Antonio Lanchares. Al banquillo de los acusados ha vuelto hoy Andrés Cortabitarte para escuchar la intervención de su homólogo en la operadora ferroviaria. Precisamente también hoy, un grupo de afectados y familiares de víctimas de la tragedia han vuelto a la Cidade da Cultura para reclamar justicia y que se sepa "toda la verdad".

Concluye la comparecencia de Francisco Abadía. Hay un descanso de media hora.

Su papel era el de vigilar el nivel de ejecución de las obras, que se cumplieran los plazos y que se respetara el procedimiento administrativo.

Concluye el testimonio de Manuel Ramos y la jueza cita ahora para declarar a Francisco Abadía, gerente de la UTE que construyó la línea Santiago-Ourense.

"No evaluamos riesgos de la línea, sino de nuestro aporte en la obra, el ERTMS nivel 1", cuenta Manuel Ramos, que dice que abandonó la empresa Thales, la responsables de instalar el ERTMS, en 2012.

"Empezamos desde situación cero, evaluamos todos los riesgos posibles, analizamos si están presentes y en qué nivel, y tratamos de mitigarlos hasta que sean aceptables y si no son aceptables, los exportamos a Adif", dice el testigo, responsable de seguridad de Thales (empresa integrante de la UTE de la línea entre Ourense y Santiago). Entre esa exportación de riesgos a Adif figura el exceso de velocidad.

Comienza la declaración de Manuel Ramos respondiendo a las preguntas del fiscal, Mario Piñeiro. El testigo dice que lleva diez años fuera del mundo ferroviario y no recuerda mucho del proyecto de la línea de alta velocidad entre Santiago y Ourense.

Cortabitarte ha decidido asistir a la sesión de este martes, pese a que la jueza le había eximido de estar presente en las declaraciones de los testigos Xoán Álvarez

A la sesión de hoy ha acudido el que fuera director de Seguridad en la Circulación de Adif, Andrés Cortabitarte, uno de los imputados en el proceso junto al maquinista del tren accidentado, Francisco Garzón. Cortabitarte se había ausentado en el proceso desde que prestó declaración a principios de octubre

De imputado a testigo

El juicio por el accidente del tren Alvia retoma hoy su decimoquinta jornada con la comparecencia del exdirector de Seguridad de Renfe, Antonio Lanchares. En septiembre de 2018, más de cinco años después del siniestro que acabó con la vida de 80 personas y dejó a 145 heridos en el barrio de Angrois (Santiago), trascendió que el Ministerio de Fomento había aceptado su dimisión.

En ese momento, en el que se encontraba próximo a su jubilación, estaba imputado en la causa judicial, en fase de instrucción, pero finalmente esta condición le fue retirada.

Su voluntad de renunciar al cargo la manifestó, en aquella época, justo tras la reunión del ministro José Luis Ábalos con las asociaciones de víctimas, según indicaron fuentes de Renfe.

Pero antes que él intervendrán otros dos testigos. El primero será Manuel Ramos, un responsable de seguridad de Thales (empresa integrante de la UTE de la línea entre Ourense y Santiago) para la instalación del sistema ERTMS en vía. A continuación está citado Francisco Abadía y luego será el turno de Lanchares.

El juicio se retomará el próximo martes 29 de noviembre con tres nuevos convocados: el responsable de seguridad de Thales (empresa integrante de la UTE AVE Ourense-Santiago) para la instalación de ERTMS en la vía de la línea 082; el director de seguridad en la circulación de Renfe Operadora en el momento del accidente; y un tercer testigo sin especificar.

Emilio Martín Lucas finaliza su testimonio y con él la jornada de comparecencias en la Cidade da Cultura de Santiago.

Dice el testigo que no se colocaron balizas en la curva de Angrois antes del accidente porque no estaba en la reglamentación y porque no se había detectado el riesgo. "Porque para tomar una medida extraordinaria de mitigación se tiene que identificar antes el peligro y hasta entones no estaba detectado", asegura en su testimonio

Ver más

El abofado del estado no puede ser defensa y acusación

La magistrada ha dicho al abogado del Estado, Javier Suárez, que se encarga de la defensa de Adif, que no podía ser a la vez acusación e ir contra Garzón Amo, por lo que ha tumbado su intentona y le ha indicado que debía posicionarse. Hará lo primero.

Antes de dar por finalizada la sesión, la jueza eximió a los dos acusados de tener que estar presentes en el banquillo una vez que declaren. El maquinista lo hará este jueves y, en principio, el ex cargo de Adif el próximo viernes.