Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros de la clase en vacunas

Galicia lidera la inmunización en meningococo C, triple vírica o varicela en bebés y también se hace un hueco en el podio en la hexavalente, el neumococo o la meningitis

Vacunación contra el COVID en niños. | // MARTA G. BREA

Hace una semana Galicia estrenaba un calendario de vacunación infantil creciente al incorporar las nuevas inyecciones contra el virus del papiloma humano para varones, la meningitis B y la gripe que habían sido comprometidas por el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en el debate de investidura. Son más deberes para unos progenitores que, por ahora, dejan el listón de la comunidad muy alto y asumen en general las bondades de la vacunación, aunque su aplicación decaiga ligeramente en algunas dosis de recuerdo.

Así lo muestran los datos, por ahora provisionales y con la ausencia de las estadísticas de Aragón, recopilados el Ministerio de Sanidad. En los listados de las comunidades, Galicia sobresale en varias inyecciones: por ejemplo es líder en la primera dosis de la triple vírica, que protege contra sarampión, paperas y rubeola. Prácticamente todos –el 99,8%– los bebés gallegos reciben el pinchazo, frente al 95,3% de la media estatal. No obstante, las familias parecen despistarse con la segunda: la cobertura baja al 93,45 por ciento, aunque la media autonómica apenas supera el 91,2%.

Es por ello que expresa su preocupación el Ministerio de Sanidad. En su web explica que “el objetivo para mantener el estado de eliminación del sarampión y rubeola es alcanzar y mantener coberturas de vacunación del 95% con la primera y segunda dosis de vacuna” y los datos, en cambio, muestran cómo con la segunda dosis la cobertura alcanzada “queda bastante alejada del objetivo”. En el caso gallego, la mejor cifra del último lustro se logró en 2017, con un 96,2% de niños inmunizados.

Galicia es líder asimismo en la primera dosis de varicela, una inyección que entró en el calendario vacunal en bebés en 2016 después de que hubiera padres dispuestos a pagar por ella. En la comunidad, la cobertura alcanza el 98,85%, aunque supone un retroceso de un punto respecto al logro de 2020. La media estatal se sitúa 5 puntos por debajo y también cae.

Líderes

Igualmente sobresalen los niños gallegos en la dosis de recuerdo de la protección contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. La comunidad le saca más de siete puntos de ventaja a la media estatal, con un 95,89% de cobertura y además es el registro más alto del último lustro. El logro casi se mantiene en la dosis en adolescentes, en ese caso contra el tétanos y la difteria: Galicia es tercera, con un 93 por ciento, casi 8 puntos por encima de la media.

Tampoco hay autonomía que supere a Galicia en porcentaje de niños que reciben el primer recuerdo de meningococo C (99,99%, la marca más alta del calendario gallego junto al neumococo) y en la primera dosis el dato casi es el mismo (99,8%).

En ese porcentaje se mueve también las dosis de la vacuna hexavalente (Galicia es tercera) o la del neumococo. mientras la de los meningococos ACWY ronda el 95,2%. A ellos se sumará ahora la de la meningitis B, una vacuna que los padres llegaron a pagar de su propio bolsillo y a buscar en Portugal.

En casi todas las inmunizaciones, las cifras decaen cuando se examinan las dosis de recuerdo incluso en una comunidad tan cumplidora como ocurría con la triple vírica: en la hexavalente bajan desde casi el cien por cien al 94,2%, lo mismo que la del neumococo, que desciende al 94,6%; la versión para 12 años de la difteria y el tétanos la recibe el 93% de los adolescentes objetivo, y la del virus del papiloma humano –que incorpora ahora a los varones– pasa de un 99,4% a un 82,3%. Aun así, en casi todo el repertorio los números gallegos son más elevados que los recogidos para el total estatal.

Compartir el artículo

stats