Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anestesia, otra especialidad en apuros

A la falta de médicos en atención primaria y la crisis de internistas, se suman anestesistas | Son deficitarios en las unidades del dolor y en pruebas intervencionistas en hospitales

Profesionales de anestesia y enfermería en una operación. | // R. GROBAS

Un informe del Ministerio de Sanidad reveló en marzo de 2022 que, junto a Psiquiatría y Medicina de Familia, la Anestesiología es la especialidad con mayor déficit de profesionales a nivel del Estado. Ese último documento reconocía que harían falta hasta un 10% más de especialistas (en España hay 8.000 en la sanidad pública) para cubrir la demanda asistencial. Y el problema es todavía mayor en los hospitales comarcales. La falta de anestesistas en diferentes comunidades autónomas como Extremadura, Murcia, Cantabria, Baleares, Castilla y León, Andalucía... sacó a la palestra un problema que el presidente de la Sociedad española de Anestesiología, reanimación y terapéutica del dolor (SEDAR), Javier García Fernández, achacaba a dos causas: no se ofertan suficientes plazas por razones presupuestarias y de voluntad política.

Pero, ¿y en Galicia? Las necesidades en esta especialidad, aunque existen, son menos urgentes que otras comunidades... “Con matices”. Así lo aseguran facultativos consultados: “Hay muchas dificultades para cubrir puestos en hospitales comarcales, porque no son atractivos para los residentes que acaban. Y en los hospitales grandes también hay necesidades”, aseguran. Fuentes de la Consellería de Sanidade, consultada sobre esta situación, aseguran que las plantillas están cubiertas: “En líneas generales, no hay ningún problema por falta de anestesistas; las bajas se están cubriendo”.

Sin embargo, anestesiólogos, apuntan carencias. “Hay dificultades –además de en quirófano (“siempre hay alguno que no se programa por falta de anestesista”)– en las Unidades del dolor, que registran una gran demanda y listas de espera en aumento. Y, también, fuera de quirófano. Es decir, en pruebas que precisan sedación”, añaden.

El presidente de la Asociación gallega de anestesiología, reanimación y dolor (AGARyD), Servando López, incide también en ese trabajo creciente de los profesionales que excede a las cirugías. “La anestesia fuera de quirófano ha aumentado mucho en los últimos años. Son procedimientos diagnósticos o terapéuticos muy variados en cuya realización los anestesiólogos ofrecen comodidad y seguridad”, añade. Se refieren en AGARyD a pruebas que van desde radiología o cardiología intervencionista (reparación o sustitución percutánea de válvulas cardíacas); pasando por neumología (broncoscopias, ecobroncoscopias, crioablaciones, entre otros procedimientos); gastroenterología intervencionista (endoscopias con distintos grados de complejidad), o el tratamiento de aneurismas cerebrales, que constituyen una actividad constante, explican. “Una atención de calidad con las máximas garantías de seguridad requiere la presencia de un anestesiólogo durante la realización de la misma”, insiste Servando López. Pero, ante la imposibilidad de cubrir todos los lugares que demandan la asistencia de un anestesista, “es necesario potenciar la capacitación y ejercer un liderazgo, pues las nuevas tecnologías nos permiten monitorear las constantes, la administración de fármacos a través de los sistemas TCI y el estado de confort del paciente a través de equipos de enfermería formados y entrenados, pero siempre bajo la tutela de un profesional anestesiólogo”, añade.

“La sedación es una técnica que acarrea riesgos en manos no preparadas”, completa el doctor Alexo López, del Servicio de Anestesiología, reanimación y dolor del Complejo hospitalario universitario de Vigo y miembro de la directiva de AGARyD. “Muchos estaríamos más dispuestos a formar a profesionales de enfermería para que, con nuestra formación y supervisión, se hicieran algunos procesos de sedación en pacientes con pocas morbilidades y procedimientos sencillos, dejando para los anestesiólogos los casos más complejos técnica y clínicamente”, detalla. “Este modelo se aplica ya con éxito en muchos centros, aunque es objeto de un intenso debate en nuestras sociedades”, concluye.

Con respecto a la situación de la especialidad en los hospitales, Alexo López también cree que “Galicia no es ajena a la escasez generalizada de profesionales en España, aunque la situación es menos acuciante que en otras comunidades”. Entre las preocupaciones del colectivo se encuentran los tiempos de espera de las Unidades del dolor y, también que, si en el futuro se convalidan títulos extracomunitarios para ejercer la anestesia en España, estos se acrediten “con los más altos estándares de calidad y transparencia”.

Compartir el artículo

stats