Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los gallegos, los terceros que más van a la repesca de la ABAU

La convocatoria de julio registra un 16% del total de aspirantes | Hoy se conocerán las notas provisionales del examen ordinario

Alumnos en una prueba de la ABAU. | // CARLOS PARDELLAS

Hoy se conocerán las calificaciones (provisionales) que decidirán cuántos de los alumnos presentados a selectividad en junio consiguen el apto para dar el salto a la universidad, según el plan difundido por la CiUG. No todos lograrán superar esa prueba, aunque el porcentaje de aprobados sobre presentados del pasado año en Galicia es elevado: casi del 93%. Quienes no lo logren o los que han tenido que esperar a la recuperación del instituto para lograr el título de Bachillerato –al que este año, por primera vez, y cumpliendo varios requisitos, se puede acceder con una materia suspensa–, pero también los que aspiren a engordar la nota, porque las carreras se cotizan cada vez más, tienen otra oportunidad este mismo año: la cita extraordinaria, prevista los días 12, 13 y 14 de julio.

Los gallegos, de hecho, recurren bastante al plan B, al margen de la motivación que los anime. Según los datos difundidos por el Ministerio de Universidades, en la convocatoria de 2021 se inscribieron en la “repesca” en Galicia 2.611 alumnos, el 16,4 por ciento de los matriculados en total en las pruebas de selectividad genérica –excluidas las específicas para mayores de 25 y de 45 años–. El porcentaje es el tercero más elevado entre las autonomías, solo superado en un punto por los murcianos y en dos, por los andaluces. De hecho, el dato gallego sería casi el doble de los últimos del listado, los vascos, de los que solo un 9% de matriculados aparece adscrito a la convocatoria extraordinaria. Pero no todos los inscritos se presentan y el porcentaje de aprobados en relación a los que acuden al examen es más de quince puntos inferior (77%) al dato de junio.

Subir nota

Una razón para ir a julio es subir nota. La CiUG explica que quienes tienen superada la ABAU en junio, pero quieren “mejorar” su calificación, pueden acudir a julio, informa de que “la nota de la parte obligatoria es una única calificación y se conserva la mejor de las calificaciones” y que lo propio ocurre en cada una de las materias de la parte voluntaria de las que se examine el aspirante –en este caso sólo durante dos cursos–. No obstante, también advierte que “debe de tenerse en cuenta que en el proceso de admisión tiene prioridad el estudiantado que tiene superada la ABAU en la convocatoria ordinaria o anteriores”, de modo, si el aspirante mejora la nota de admisión, “esta no tendrá efectos hasta el curso siguiente”.

Aun así, un 30 por ciento de los matriculados en 2021 en la recuperación de la ABAU solo se presentó a los exámenes de la fase específica, los que sirven para subir nota.

Desempeño inferior a junio

El desempeño medio de quienes acuden a la ABAU de julio es inferior al de junio, como se puede ver en las calificaciones medias de los aprobados en la fase general en Historia de España (6,23 frente a 7,49); en Lengua Castellana (6,17 frente 7,04) o Galego (5,96 frente a 7,25). Ya llegan desde el instituto con un expediente diferente: un 9,2% los candidatos que acuden a la convocatoria extraordinaria tienen media de entre 9 y 10, cuando en junio son uno de cada cuatro aspirantes. Al final la nota de acceso a los grados también tira a la baja: 6,17 frente a 7,57. Y, retomando el aviso de la CiUG, cuando quienes superan la ABAU de julio son citados a matricularse, tienen menos opciones: un gran número de carreras ya tiene completo su aforo.

Compartir el artículo

stats