Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvo pide a Rueda presencia de las provincias en la nueva Xunta

El barón del PP coruñés reclama “tiempo” para que el relevo de Feijóo se afiance. Niega ambición personal por ser conselleiro

Calvo, a la izquierda, y Alfonso Rueda, en un acto del PP. | // X. ÁLVAREZ

La nueva Xunta de Alfonso Rueda, que tomará posesión como presidente a mediados de mayo debería contentar a las baronías provinciales. Al menos, así lo deslizó el presidente del PP de A Coruña, Diego Calvo, que reconoció las “buenas expectativas” para su provincia de cara a situar miembros en el Ejecutivo gallego. “Hablamos [con Rueda y Núñez Feijóo] de tener en cuenta a todos los territorios, de que todas las agrupaciones provinciales se sientan representadas y hacer proyecto entre todos y lo más importante: para que todo el mundo se sienta a gusto orgánicamente”, declaró ayer sobre las conversaciones mantenidas con el que relevará a Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta, primero, y del PP el 22 de mayo.

El salto a Madrid de Feijóo generó un momento de incertidumbre en el PP. Calvo y su homólogo ourensano, José Manuel Baltar, mostraron reticencias iniciales en apoyar públicamente a Rueda como sucesor en Galicia, pero el primero aplacó cualquier duda y selló el proceso.

Ahora, sin embargo, se abre un momento de nervios para conocer los cambios que aplicará Rueda en la Xunta y la nueva dirección del partido que configure para encarar el primer reto electoral: las municipales del año próximo.

Esos movimientos generaron la sensación de un regreso al poder de las baronías territoriales, bloqueado por el hiperliderazgo de Feijóo, consolidado tras cuatro mayorías absolutas. En declaraciones a la Cadena Ser, Calvo repudió ese término, pero consideró “necesario” que la representación territorial en la formación popular “esté más viva que nunca”. “No se trata tanto de una baronía ni nada parecido, sino de hacer un grupo cohesionado y trabajar juntos”, aclaró.

Sobre su posible entrada en la Xunta como conselleiro, descartó cualquier ambición personal. “Hemos hablado de muchas cosas, de cómo pretende Alfonso hacer las cosas, pero no hablamos de nombres. Eso llega más adelante”, indicó el también vicepresidente del Parlamento gallego, quien aseguró que eso “se soluciona rápido”.

El vacío que deja Feijóo con su salto al liderazgo del PP estatal tras la etapa de Pablo Casado genera un hueco “difícil de llenar”, en opinión de Calvo, pero considera que es necesario “dar tiempo” a Rueda para que apuntale su proyecto, en el que confía. “Hay que dar tiempo. Hay condiciones para tener otro liderazgo durante muchos años”, añadió, en alusión a las etapas de Manuel Fraga y Feijóo.

De hecho, ante la esperanza de BNG y PSdeG de que sea más fácil que el PPdeG pierda la mayoría absoluta sin Feijóo, Calvo tiró de memoria, cuando en 2009 pensaban que “era imposible” recuperar la Xunta tras la etapa de Fraga y cuatro años de bipartito. “Y ganamos”, añadió.

Por último negó que Feijóo pretenda tutelar la nueva etapa que se abre en Galicia; primero, por su negativa a hacerlo; segundo, porque está centrado en presentar una alternativa a Pedro Sánchez. En este punto, también reivindicó la libertad de acción de las provincias. “Aquí vamos a seguir trabajando como lo hacíamos. En las provincias nos dejaba trabajar. Se hablaban las cosas, pero no había tutela. No creo que eso cambie”, espera.

Compartir el artículo

stats