Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta cambia la norma para facilitar la conversión de bajos en viviendas

En núcleos históricos y rurales se eximirá a los locales de la exigencia de preservar la intimidad para ser habitados

Un local comercial vacío en Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ

Mientras cada vez son más los bajos comerciales vacíos, la oferta de vivienda, sobre todo en alquiler, escasea en las ciudades. La Xunta quiere evitar tener estos espacios desocupados dentro de las urbes y villas gallegas y, por esa razón, ha decidido modificar las normas de habitabilidad para facilitar la conversión de estos bajos en viviendas, siempre que se garanticen las condiciones de luz y ventilación.

Hasta ahora si un bajo comercial se quería transformar en vivienda debería ajustarse a unas normas muy estrictas. Además de luz natural y ventilación, se debe preservar la intimidad, es decir, que los espacios interiores del inmueble no fueran visibles desde la calle.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda flexibiliza ahora estas normas. Así, abre la mano a que los concellos puedan establecer zonas específicas –calles, manzanas o bloques– donde mediante la aprobación de un “anexo de habitabilidad” se exima a estos bajos del requisito relativo a que se preserve la intimidad de sus residentes si se transforman en viviendas.

Zonas prioritarias

Esto se aplicará en los municipos con cascos históricos, en núcleos rurales y en zonas de suelo urbano “donde existan motivos urbanísticos para hacerlo” –la Consellería de Medio Ambiente pone de ejemplo aquellas áreas con una elevada demanda de vivienda, por ejemplo–.

En el resto de concellos también se relajarán las normas de habitabilidad para transformar bajos en viviendas, pero la flexibilidad será menor. En estas zonas no quedarán totalmente exentos del requisito de preservar la intimidad, sino que esta exigencia seguirá siendo obligada cuando el local disponga de más de dos estancias.

En todo caso, los anexos de habitabilidad que autoricen los concellos deberán recibir el visto bueno del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS).

Así lo acordó ayer la Consellería de Medio Ambiente en colaboración con el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia. La conselleira Ángeles Vázquez explicó que llevan tiempo analizando la modificación de las normas de habitabilidad para “adaptarse a la realidad”. “Los tiempos van cambiando y, por lo tanto, nosotros también tenemos que ir cambiando”, señaló.

“Los tiempos van cambiando y, por lo tanto, nosotros también tenemos que ir cambiando

decoration

Desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) valoran que se abra la mano para convertir bajos comerciales en viviendas. “Es positivo. Es una salida para bajos comerciales que están vacíos”, explica el presidente de la patronal del sector, Benito Iglesias.

En todo caso, advierte que la transformación de bajos comerciales en viviendas está sujeto a múltiples condicionantes jurídicos y burocráticos. No todos los locales podrán reconvertirse en espacios habitacionales pues seguirán sujetos a una serie de requisitos como, por ejemplo, tener una salida de humos, según explica Iglesias.

Además para transformarlos en vivienda será necesario hacer obras, pues estos locales son espacios diáfanos. “Habrá que dividir la estancia, poner puertas, ventanas, instalar una cocina...”, comenta el presidente de Fegein. Y para ello será preciso el proyecto de un arquitecto, lo que encarece los costes.

Además la comunidad de propietarios tiene que autorizar que ese bajo se convierta en vivienda y habrá que modificar, por lo tanto, la división horizontal del edificio.

“Esto hace que en muchos locales va a ser absolutamente inviable. ¿Quién va a querer comprar, por ejemplo, un bajo en la calle Príncipe de Vigo a pie de calle?”, avisa Benito Iglesias. Habrá otros casos, sin embargo, de bajos en urbanizaciones o en recintos cerrados donde sí podrán reconvertirse en vivienda sin problemas.

Pide más medidas al Gobierno para garantizar la obra pública

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, calificó de “insuficientes” las medidas del Gobierno central ante la crisis generada por la guerra de Ucrania para garantizar infraestructuras y obra pública.

La conselleira coincidió con los representantes del sector de la construcción, en la necesidad de “medidas consensuadas”. “Y dialogadas entre el sector, comunidades autónomas y Gobierno de España, para que podamos aplicar una revisión de precios homogénea”, añadió. Al respecto, aseguró que ve “un riesgo en objetivos importantes de infraestructuras con las medidas que aprobó el Gobierno”.

Estas actuaciones, según recalcó, llegan “tarde” y son “insuficientes”. La conselleira indicó, además, que la Xunta aprobará en la próxima semana medidas para “aplicar la revisión de precios” mientras espera que por parte del Ejecutivo central se “amplíe esa revisión” de los mismos. “Fundamental y esencial para que la obra pública no se pare”, aseguró, aludiendo además, a la posible pérdida de puestos de trabajo.

Compartir el artículo

stats