Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caballero defiende su legado y reta a Formoso a demostrar con hechos la integración del PSdeG

Caballero, ayer en Santiago, arropado por una veintena de cargos y militantes del PSOE. | // XOÁN ÁLVAREZ

Tal como ha insistido desde que perdió las primarias, Gonzalo Caballero no tiene intención de echarse a un lado en el partido. Ayer dio una nueva muestra de su voluntad, reforzando su mensaje flanqueado por una veintena de cargos y militantes socialistas y ante el busto del fundador del PSOE, Pablo Iglesias, en un parque de Santiago. El aún portavoz parlamentario retó al vencedor de las primarias y secretario xeral electo, Valentín González Formoso, a demostrar con “hechos” su compromiso de buscar la integración con la corriente perdedora en la nueva etapa que se iniciará tras el congreso de diciembre, reivindicó los 3.000 afiliados que le votaron en las elecciones internas y defendió su legado durante los cuatro años que estuvo al frente del PSdeG y que ha sido puesto en duda en la ponencia política que se llevará al cónclave y en la que se censura la debilidad de la estructura, la ausencia de planificación, la desconexión con la sociedad o el poco peso ante Ferraz.

Sin hacer referencia explícita a este documento –que critica con dureza el modelo de partido heredado–, Caballero sostuvo que actuará con lealtad, pero, que se tiene que “cambiar el foco” y apuntar a la derecha política. “Mi legado en el PSdeG es el legado de la militancia, son los cuatro años en los que el PSdeG avanzó en todas las convocatorias. Y ahora hay que hacer oposición a Feijóo. Gonzalo es un militante más que va a trabajar en las soluciones. Pero tienen que cambiar el foco porque el problema es la derecha y seguir avanzando en las elecciones como se avanzó estos cuatro años”, espetó el secretario xeral saliente, acompañado entre otros por los diputados Pablo Arangüena, Martín Seco y Paloma Castro.

Apoyo de la militancia

Tras reivindicar su gestión y su lealtad a las siglas, Caballero exhortó a Formoso cumplir con su “palabra” de integrar “a los 3.000 militantes” que le votaron en las primarias. “Fue Valentín González Formoso quien hizo de la integración su referencia”, le soltó.

“Es él el que tiene que demostrar cuál es la vocación que tiene de llevar a hechos sus palabras y sus compromisos. Hay tres mil militantes del PSdeG que votaron una candidatura distinta a la del nuevo secretario xeral electo, y el nuevo secretario general electo se comprometió con la integración”, dijo, no sin antes lanzar un par de advertencias.

“Le corresponde decidir cómo avanzar en la integración, pero creo que erra si se profundiza en una división entre norte y sur, si se profundiza en una división entre barones y militancia, y si se profundiza en una división que quite voz a las agrupaciones locales”, declaró.

Elección del comité nacional

Caballero también reclamó a su sucesor en el cargo que no aplique la directriz de Ferraz que “quita voz” a las agrupaciones socialistas locales al cambiar el sistema de elección de los miembros del comité nacional gallego.

Según indicó, el PSOE nacional plantea que dos tercios de los miembros de este órgano sean elegidos en el congreso nacional y el tercio restante proceda de los cónclaves provinciales; unos cambios que, para el secretario xeral saliente, merman la capacidad de participación y de decisión de las agrupaciones locales.

“En una Galicia con más de 300 ayuntamientos, hay que hacer fuertes a las agrupaciones locales”, comentó, tras calificar de “retroceso” la directriz de Ferraz que, para Caballero, supondrá en la práctica “centrar en grandes acuerdos de baronías” la elección de los miembros de este órgano de dirección del PSdeG.

Reforma del Estatuto y ampliar el papel de las diputaciones


La futura dirección del PSdeG mantendrá la estrategia de reformar el Estatuto de Autonomía de Galicia al considerar que necesita una “renovación y actualización” para hacer frente a los nuevos problemas y desafíos de la sociedad. Además, tratará de potenciar el papel de las diputaciones, sobre las que abogan por “adaptar a los tiempos pospandemia”.

Estos retos figuran entre las medidas que los socialistas incluyen en su ponencia marco para el congreso de diciembre par “generar una alternativa política capaz de generar ilusión y esperanza y de agrupar a una mayoría social progresista”.

En el documento se recuerda que el Estatuto acaba de cumplir 40 años y que, como todas las herramientas legislativas, necesita una “renovación y actualización” para afrontar los nuevos problemas y desafíos.

Precisamente, su reforma fue una propuesta que también formuló Gonzalo Caballero.

Los socialistas gallegos se reivindican como “galleguistas” y consideran que no pueden dejar el “espacio del compromiso con el país en manos de otras formaciones políticas que intenten patrimonializar la defensa de Galicia como sujeto político”.

En materia de administración local y en un contexto en el que piden clarificar “cuanto antes” las competencias y los recursos de los ayuntamientos, abogan por reformar las diputaciones para “adaptarlas a los tiempos pospandemia” del siglo XXI. La ponencia señala que las instituciones provinciales deberán formar parte del modelo de Estado, adaptadas y expresamente vinculadas a los municipios.

Compartir el artículo

stats