Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formoso carga contra el legado de Caballero en el PSdeG

Valetín Formoso y Gonzalo Caballero se saludan en el parlamento a los pocos días de las primarias. | // EFE

Con mando en plaza y con su equipo ya al frente de la redacción de la ponencia marco con la que el partido acudirá los días 7 y 8 de diciembre al congreso del PSdeG que le refrendará como nuevo secretario xeral, Valentín González Formoso, ha aprovechado este documento para ajustar cuentas con Gonzalo Caballero por el modelo de partido que hereda. No se anduvieron con medias tintas los redactores de la ponencia a la hora de relatar las deficiencias que, a su juicio, presenta el PSdeG como organización política: débil estructura, escasa profesionalización, ausencia de planificación estratégica, envejecimiento de sus representantes, afiliados y bases, poco activismo político, pérdida de influencia social, exhibición pública excesiva de luchas de clanes o exigua capacidad de influencia en el PSOE nacional.

La elaboración de la ponencia se ha hecho en tiempo récord, en apenas diez días, pues el pasado 8 la ejecutiva federal destituyó al comité organizador del congreso que había sido designado bajo la dirección de Caballero para nombrar una nueva comisión propuesta por Formoso tras ganar las primarias.

Autocrítica cruda

Bajo el título “Modelo de partido: la construcción del PSdeG como herramienta útil al servicio del pueblo gallego”, los ponentes proponen las medidas para “reconstruir” la formación, pero destripan con crudeza el páramo que deben cruzar. Pocas veces, o ninguna, se ve una autocrítica tan contundente en un partido, aunque con el matiz de que se refiere a la herencia que reciben. Y eso que Formoso apela una y otra vez a la “integración” para iniciar la nueva etapa.

La ponencia política empieza destacando las fortalezas institucionales y la implantación territorial del partido, pero para contrastarla con la “debilidad de la estructura gallega del partido, la ausencia de planificación estratégica o la escasas profesionalización de una organización con grandes responsabilidades en la gestión de las entidades locales”, marcando así la diferencia entre lo que es la organización gallega y la parte que corresponde a los órganos provinciales y municipales. “Es imprescindible cambiar el paso”, sostiene.

El documento que se llevará al congreso –sujeto a enmiendas antes de su aprobación– detalla otros “importantes ajustes y problemas que resolver” en la etapa que emprenderá Formoso: “envejecimiento de los representantes de la clase política, de los afiliados y de las bases sociológicas, progresiva esclerotización organizativa con poco activismo político, pérdida de presencia e influencia social de las sedes de los partidos, distanciamiento de los movimientos y referentes sociales más importantes, exhibición pública excesiva de las luchas de clanes y corrientes que obscurece nuestros programas y proyectos políticos”.

Desafíos

Y los retos que se marca el PSdeG ara su “reconstrucción” evidencian que hasta ahora se habían descuidado facetas claves que lo llevaron a ser la última fuerza del Parlamento, superados por el BNG.

Los desafíos pasan por modernizar las estructuras organizativas y mejorar su funcionamiento “con lealtad”, diseñar un plan estratégico, formar a los cuadros de mando, reconectar con los movimientos sociales, ocupar la centralidad política, renovar las propuestas programáticas, actualizar los principios socialistas, buscar espacios de contacto con la juventud, desarrollar la comunicación social para hacer llegar mejor los mensajes, apuntalar un liderazgo orgánico fuerte o ganar peso, como sexta federación socialista en España, en el PSOE nacional para hacerse respetar a la hora conformar políticas territoriales, sociales y económicas del Estado.

La nueva comisión organizadora propuesta por Formoso está compuesta por la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva; el presidente de la Fegamp, Alberto Varela; el alcalde de Ames, Blas García; el administrador-gerente del partido, Luis Ángel Lago Lage; el alcalde de Valdoviño, Alberto González; la edil pontesa, Ana Pena; y la exjefa de gabinete de Pérez Touriño, Teresa Facal; y la secretaria provincial del PSOE de Lugo, Patricia Otero.

Sin contacto aún entre los dos para la “integración”


El secretario xeral saliente del PSdeG, Gonzalo Caballero, y el líder electo, Valentín González Formoso, continúan sin establecer el contacto para la “integración” de cara al congreso, aunque el todavía portavoz parlamentario ya ha recibido la ponencia marco del cónclave. “Quiero verla con detalle”, señaló Caballero, que prefirió no pronunciarse al respecto hasta leer de forma pormenorizada el texto para tener una “respuesta más detallada y concienciada”.

Con todo, no ha vuelto a tener contacto con Formoso después de que ambos se reunieran en el Parlamento el pasado día 4 de noviembre, aprovechando la visita a la Cámara del también presidente de la Diputación de A Coruña en un breve encuentro en el que se emplazaron a conversar próximamente.Cuestionado al respecto, Caballero señaló que él sigue “trabajando” en el Parlamento y “dispuesto siempre a hablar”.

“Cuando el secretario quiera empezar a hablar de integración y del futuro de Galicia, yo siempre dispuesto”, remarcó, si bien precisó que todavía quedan “quince días” para la celebración del congreso.

En este sentido, Caballero admitió que no ha recibido instrucciones a seguir en su labor parlamentaria, por lo que ha sido una decisión del grupo presentar una enmienda a la totalidad a los presupuestos de la Xunta que se debaten en la Cámara el próximo lunes en uno de los plenos más importantes del año en la política gallega. El político incidió en que la estrategia viene marcada por el “compromiso programático y estratégico” de la formación y del grupo parlamentario.

Compartir el artículo

stats