Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formoso competirá con Caballero por liderar el PSdeG: un mes de batalla

Valentín González Formoso y Gonzalo Caballero Xoán Álvarez

La batalla por liderar el PSdeG hace tiempo que comenzó, pero las cartas por fin se ponen boca arriba y abren un período de un mes antes de las primarias del 30 de octubre, con la posibilidad de doble vuelta el 6 de noviembre. El presidente de la Diputación de A Coruña y líder de los socialistas coruñeses, Valentín González Formoso, competirá con el actual secretario xeral, Gonzalo Caballero, por capitanear el partido. Anunciará su candidatura el jueves en la agrupación de As Pontes, municipio que gobierna desde 2007.

El paso adelante de Formoso estaba cantado y la fijación de una fecha el pasado sábado concedía de plazo esta semana para formalizar su candidatura, adelantada por este diario el pasado viernes.

El PSdeG se enfrentará de nuevo para decidir quién dirige el partido antes de la próxima cita electoral: las municipales de 2023. Por un lado, competirá Caballero, que reclama cuatro años más para que “germine su proyecto”. Esgrime que el partido “está mejor” que antes de su llegada, con históricos resultados en las generales y en las municipales, aunque se quedó varado en 14 actas en las autonómicas del año pasado, la cita en la que él daba la cara como candidato.

Un sector del partido considera que ese resultado es inadmisible, más ante la debacle de En Marea y Podemos, que perdieron sus 14 actas, el auge del BNG hasta los 19 y el viento de cola desaprovechado de Moncloa. Este bloque, que cuenta con el exsecretario xeral José Ramón Gómez Besteiro, impulsa a Formoso, cree necesario un cambio.

El PSdeG decidirá en primarias quién de los dos debe llevar el timón de la formación y protagonizar el congreso autonómico de los días 6 y 7 de diciembre, así como contar con poder de influencia sobre los cónclaves municipales posteriores.

El resultado es una incógnita, a tenor del sistema adoptado por los socialistas de que decidan las bases en urna, lo que reduce el poder de presión de los aparatos.

La tensión interna causada por los movimientos para constituir una alternativa a Caballero fue incrementándose con el paso de los meses y cristalizó recientemente con un duro ataque del secretario de Organización, el diputado José Antonio Quiroga. En un artículo en El Progreso acusó a Formoso y Besteiro de representar “un retorno al pasado con aroma a baronías rancias que podo puede decir a la Galicia del futuro”.

Afines a los críticos reclamaron públicamente el cese de Quiroga por entender que tomaba parte como jefe del aparato del partido y menospreciaba a compañeros de partido., algo prohibido por los estatutos internos

El enfrentamiento ilustra la efervescencia del debate abierto en el seno de un partido socialista que debe elegir líder.

Compartir el artículo

stats