Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las residencias privadas necesitan “un mínimo” de 400 enfermeras para este verano

Aplauso de personal sanitario a las enfermeras y enfermeros en el Día  Internacional de la Enfermería.

Aplauso de personal sanitario a las enfermeras y enfermeros en el Día Internacional de la Enfermería.

El sindicato SATSE critica que no hay personal en la listas de contratación de la Xunta: “Se van a la privada o fuera”

El presidente en funciones de la patronal de residencias de mayores, Agarte (Asociación Gallega de Residencias de la Tercera Edad), José Manuel Pazos, estima el déficit de personal de enfermería en “un mínimo” de 400 profesionales en los centenares de residencias privadas de Galicia. Reconoce que desde el sector, que vive una crisis de personal acuciada en verano, se plantean gestionar la llegada de enfermeras de Perú, pero esa estrategia aún está sobre la mesa por la tardanza en homologar los títulos.

“Estamos pasando una situación difícil por falta de enfermeras y esto también afecta al sector privado. Veníamos acusando este problema todo el año, porque con el COVID se contrató más personal de enfermería, tanto en el sector público como privado. Y no hay más graduadas. Galicia en este momento necesitaría como mínimo 400 enfermeras más”, explica José Manuel Pazos, que ha presentado su dimisión en Agarte por jubilación, pero aún no ha sido relegado en el cargo.

No es una reivindicación única de Galicia, ni singular. Según tres de las cuatro grandes patronales del sector en España, faltan al menos 15.000 enfermeras en las residencias de todo el país. Pero contando solo con el personal imprescindible: el Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAPs), sube la demanda a 24.000 profesionales. Las residencias vienen de un año de pandemia difícil que ha dejado las costuras del sistema al descubierto. Algunos expertos como Pazos abogan porque el sistema público de salud debería asumir la parte sanitaria de las residencias.

Hace unas semanas, antes de comenzar el verano, el sindicato Satse denunciaba la falta de enfermeras en las listas de contratación de la Xunta para cubrir las vacaciones en las residencias públicas. Aseguran que hoy la situación ha empeorado. “No hay ninguna profesional de enfermería disponible en las listas de contratación”, insisten. En los centros sociosanitarios públicos, el personal de enfermería no depende del Sergas, sino de Política Social.

La delegada de Satse en centros sociosanitarios y residencias, Mila López, asegura que el ratio de atención por paciente en residencias públicas llega en algunos casos a un centenar de pacientes por trabajadora. “En determinados turnos, una enfermera se hace cargo de 100 pacientes, además de trabajar a turnos, lo que ya indica una merma de su calidad de vida y dificultades para la conciliación familiar, lo que repercute también en la salud de las trabajadoras”, asegura. “Es inasumible; se dan todas las circunstancias para una desbandada a otros sectores”, acentúa la delegada sindical, que siente cierto ‘maltrato’ a ese colectivo. Asegura que les han llegado a impedir coger vacaciones.

“Son las condiciones óptimas para la desbandada a otros sectores”, advierten

decoration

La precariedad de los sueldos y la sobrecarga de trabajo empujan a los y las enfermeras a otros sectores. Pero según Mila López, muchas se van a la privada, “o fuera”. Aunque es una tendencia hoy menor, irse al extranjero es una opción ante la precariedad. “Los profesionales que están terminando sus titulaciones y quieren integrarse en el mercado laboral, no quieren acceder aquí conociendo las condiciones en las que tendrán que trabajar”, valora López. Entre las soluciones, plantean que se haga una equiparación de las condiciones de las enfermeras de centros sociosanitarios públicos con las enfermeras del Sergas.

Profesionales consultados se refieren a una tendencia en cascada: enfermeros y enfermeras de los centros públicos se van a residencias privadas o tratan de hacerse un hueco en la enfermería de hospitales para tener mejores condiciones laborales. Pero también muchas de las profesionales jóvenes de estos centros privados se van a la pública para contar con mejor puntuación. Precisamente ayer, criticaban en un comunicado que “las distintas gerencias del Sergas están denegando a las enfermeras los días de libre disposición, permisos e incluso vacaciones aludiendo a la falta de enfermeras en las listas de contratación para sustituciones”. Y recuerdan el peso fundamental de este sector en la vacunación contra el COVID. 

Compartir el artículo

stats