DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desaceleración del COVID rebaja la factura en fármacos y material tras seis años

La desaceleración del COVID rebaja la factura en fármacos y material tras seis años

La desaceleración del COVID rebaja la factura en fármacos y material tras seis años Marta G. Brea

La pandemia agravó el encarecimiento vinculado al envejecimiento

La llegada de las vacunas contra el COVID-19 ha aliviado la presión ejercida por la enfermedad sobre el sistema sanitario gallego, provocando un anómalo efecto sobre el gasto público en fármacos y material sanitario. El primer trimestre del año se salda con un descenso de este desembolso del 5,7%, lo que supone casi 24 millones de euros menos en esta cuestión al pasar de los 406 millones de ese período de 2020 a los 383 de este ejercicio. Se trata de una quiebra de la tendencia alcista en este apartado tras seis años de crecimiento.

El envejecimiento progresivo e imparable de la sociedad gallega, cuyo 25% supera los 65 años de edad, genera un aumento exponencial del gasto sanitario debido a los mayores achaques de este segmento poblacional y a las dolencias crónicas. Desde el año 2014, este capítulo ha acumulado crecimientos de coste para las arcas públicas con la salvedad de 2016, cambio motivado por los vaivenes sobre los medicamentos contra la hepatitis C. El incremento es del 32% en seis años y Galicia rozó el año pasado la barrera de los 1.600 millones tras un ejercicio marcado por la pandemia, que obligó a la administración a adquirir material adicional (respiradores, mascarillas, equipos de protección individual...) para atender a los contagiados, si bien también redujo la actividad ordinaria en hospitales y centros de Atención Primaria.

La lucha contra el virus supuso el año pasado 115 millones en material “ad hoc”

La Xunta activó ya el gasto extraordinario para hacer acopio de material (fundamentalmente respiradores para UCI’s y EPI’s) en febrero del año pasado. El primer trimestre se cerró con 406 millones de euros invertido en esta cuestión y en medicamentos, la cifra más alta al cierre de marzo desde 2014. Desde entonces, la cifra siempre había aumentado en esos casi primeros 90 días de cada anualidad. Hasta ahora.

El desembolso económico se redujo a 383 millones, pese a los vaticinios de los expertos acerca de la creciente hipoteca económica y asistencial que supone una ciudadanía envejecida. “El aumento de estos gastos seguirá y habrá que decidir qué políticas priorizar”, apuntaba sobre esta cuestión Boi Ruiz, exconseller de Sanidad de Cataluña y director de la Cátedra de Gestión y Políticas Sanitarias de la Universidad Internacional de Barcelona, en declaraciones a este diario.

El descenso coincide con una mitigación del impacto de la pandemia sobre la comunidad, que el año pasado causó 115 millones de gasto en material sanitario y fármacos específicos, según los datos del Ministerio de Hacienda.

Todos los apartados se han “abaratado” en estos tres primeros meses respecto al año pasado, aunque los dos más abultados siguen por delante de cualquier otro ejercicio. En farmacia hospitalaria y productos como prótesis, gasas o catéteres, la Consellería de Sanidade desembolsó casi 139 millones, cinco menos que un año antes. En estos productos y medicamentos con receta, la cifra fue de 191 millones, uno menos que en 2020. Es en la categoría sin receta sonde el bajón es más acusado, pasando de 70,3 a 53 millones. A productos contra el COVID se destinaron 10,1 millones, aunque no existe cifra detallada del año pasado para comprar.

La tendencia alcista de los últimos marcados ya generó la advertencia de la Xunta hace un lustro, cuando exigió incluir en la negociación del sistema de financiación autonómica una pieza específica acerca del sobrecoste en atención sanitaria causado por el envejecimiento.

De hecho, economistas como el profesor Alberto Vaquero, docente de Economía Aplicada en la Universidade de Vigo y miembro del grupo de investigación GEN y del Foro Económico de Galicia, establecía hace unos años que el gasto sanitario de un mayor de 65 años es cuatro veces superior al del resto de la población.

Los datos

  • Galicia rozó los 1.600 millones

    El envejecimiento y el virus elevaron el gasto en fármacos y material sanitario a 1.591 millones.

  • Productos con receta médica

    En el primer trimestre los productos con receta costaron 191 millones, por 138 de la farmacia hospitalaria, 53 de material sin receta y 10 del COVID.

  • Un 32% más desde el año 2014

    El encarecimiento de este apartado alcanza el 32% desde el año 2014.

Por comunidades

A nivel general, el estipendio apenas creció un 0,9%, con nueve comunidades por encima de las cifras del primer trimestre del año pasado y otras otro por debajo. En total, el gasto en productos farmacéuticos y material sanitario alcanzó los 1.153 millones de euros por parte de las autonomías, que tienen la competencia en materia sanitaria.

Galicia fue la quinta que más redujo esta factura tras La Rioja (-19,5%), Castilla y León (-8,9), Asturias (-6,9%) y Madrid (-6,5%), según los últimos datos de Hacienda.

Compartir el artículo

stats