Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La suciedad de las playas gallegas: 240 plásticos por cada 100 metros de arenal

Restos de basura arrojados en las playas del litoral gallego

No es solo una cuestión estética. Las basuras marinas generan “un impacto socioeconómico, amenazan la salud y la seguridad humana y producen efectos negativos sobre los organismos y hábitats del mar.”

Son casi el 90% de toda la basura marina | Según el rastreo impulsado por el Ministerio de Transición Ecológica, el principal origen de estos residuos está en la pesca y el turismo

Ésta es la advertencia del Ministerio para la Transición Ecológica que ha rastreado playas distribuidas por todo el litoral español haciendo un registro de todos los desperdicios que encuentran a su paso. Y en los cinco arenales gallegos que han sido tomados como muestra se ha encontrado una media de 276 objetos por cada 100 metros de playa. La práctica mayoría (el 86 por ciento) son plásticos –se encontraron 240 en esa misma franja–, aunque también se cuelan entre la arena residuos higiénicos como bastoncillos, compresas o toallitas. La procedencia de la mayoría de estos residuos es la actividad pesquera y el turismo.

Loading...

El seguimiento se hace sobre 25 arenales españoles, uno por provincia. En Galicia, sin embargo, se han seleccionado dos playas en Pontevedra (A Lanzada y Rodas, en las Islas Cíes), otras dos en A Coruña (Baldaio, en Carballo, y O Rostro, en Fisterra) y una en Lugo (Covas, en el concello de Viveiro). El rastreo lo hacen los técnicos del Ministerio de Transición Ecológica, salvo en Cíes donde es personal de la Xunta el que se encarga de la inspección. Y se realizan cuatro controles anuales, coincidiendo con cada una de las estaciones, si bien en 2020 no se hizo la campaña de rastreo en primavera debido al confinamiento por el COVID-19.

Estos residuos pueden permanecer “cientos de años” en el medio natural

La inspección consiste en hacer un recuento y retirar todos los objetos visibles en un transecto de 100 metros de playa.

En 2020 donde se encontró más basura fue en la playa de Rodas, en Cíes. A pesar de pertenecer a un parque natural se hallaron 784 objetos en el corto trayecto de 100 metros, de los cuales el 94,3 por ciento fueron plásticos, seguidos de residuos higiénicos (3,5 por ciento). Según el análisis del Ministerio, la mayoría de los residuos cuyo origen se consiguió identificar proceden de actividades pesqueras (el 32,7 por ciento), seguido de la acuicultura (13,2 por ciento) y, en tercer lugar, el tráfico marítimo o navegación (11,6 por ciento).

6

La otra cara de las playas gallegas: cada cien metros 240 restos de material plástico M.M. | G. Núñez | J. Torres

En la playa de A Lanzada en 100 metros de playa se localizaron 318 residuos y el 66,6 por ciento fueron plásticos, seguidos de papeles (15,5 por ciento) y residuos higiénicos (13,4 por ciento). En este caso, el origen principal de las basuras son las aguas residuales (19,6 por ciento), pero seguido muy de cerca pro el turismo (de donde provienen el 18,9 por ciento de los desperdicios encontrados).

Basura en la playa de La Lanzada M. M.

En A Coruña donde se encontró más basura fue en la playa de O Rostro, en Fisterra, con 130 desperdicios hallados en la franja de 100 metros, de los cuales el 95 por ciento son plásticos. En Baldaio se detectaron 109 artículos en la zona muestreada (el 93 por ciento plásticos). En ambos casos, la pesca es la principal actividad contaminante. La playa más limpia fue la de Covas, en Lugo, con solo 41 desperdicios y menor presencia de plásticos (el 63,7 por ciento).

Los daños

Lo que más preocupa a los técnicos del Ministerio de Transición Ecológica son precisamente los plásticos. Este material representa el 72 por ciento de la basura marina encontrada en la totalidad de los arenales españoles seleccionados dentro del estudio realizado el pasado año.

Se transforman en microplásticos y son ingeridos por especies marinas

“Son materiales extremadamente resistentes que persisten en el medio marino durante un periodo considerable, posiblemente hasta cientos de años”, advierten. Además, al deteriorarse se fragmentan lo que se traduce en los peligrosos microplásticos, que pueden ser ingeridos por especies marinas y terminar en nuestra cadena alimenticia.

La fauna marina es la primera damnificada por la basura que hay en los mares. El ministerio advierte en su estudio que el impacto “por enredo” en estos desperdicios o la ingestión de desechos puede traer “consecuencias negativas sobre el estado físico de estos animales e incluso provocar su muerte”.

Además, advierten que las basuras marinas pueden dañar o degradar los hábitats y aumentar el riesgo de transferencia de especies exóticas.

Tapones, bastoncillos, colillas y hasta cartuchos de escopeta

La mayoría de los objetos que se han encontrado los técnicos del Ministerio de Transición Ecológica y la Xunta en los arenales rastreados son de lo más variopinto. Aunque la mayoría son piezas de plástico que cuesta identificar, predominan también los tapones, corchos de plástico, bastoncillos de algodón, colillas, bolsas, compresas o toallitas e incluso se han encontrado cartuchos de escopeta escondidos en la arena de alguna playa.

Mucha de esta basura llega a los arenales arrojada por el mar. De hecho, es común que tras un temporal la playa amanezca más sucia de lo habitual.

Y por la acción del mar muchos de los plásticos terminan fragmentados y son prácticamente irreconocibles. En las inspecciones realizadas por el Ministerio de Transición Ecológica, la mayoría de los objetos identificados son piezas pequeñas de plástico inferiores a 2,5 centímetros.

Sin embargo, en playas con más presencia de bañistas como A Lanzada el desperdicio más recogido en las campañas de control son las tapas, tapones y corchos de plástico.

De media, en las playas analizadas se hallaron unos 62 tapones por cada franja de 100 metros de arenal rastreada. También se encontraron pajitas, platos y vasos de plástico.

En la playa de Covas, en Viveiro, lo que más predomina son las colillas. Se encontraron 32 en el recorrido inspeccionado.

Los residuos higiénicos son otro de los problemas medioambientales que preocupan a los técnicos del ministerio., Los más habituales son los bastoncillos de algodón. En A Lanzada se encontraron 100 en solo 100 metros de arenal. Pero también hallaron 19 compresas, salvaslips y toallitas en este mismo tramo.

 

Compartir el artículo

stats