Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los padres, abiertos a prescindir de septiembre a cambio de más atención al alumnado que lo precise

Abogan por una motivación “pedagógica” del calendario escolar e insisten en que se les escuche

Alumnos en un aula. Marta G. Brea

Ni un encuentro con el secretario xeral de Educación, José Luis Mira, ha convencido a las Confederación de Anpas Galegas de dar su visto bueno al cambio que ha anunciado la Xunta para el año que viene: la supresión de la convocatoria de septiembre para la recuperación en la secundaria y en 1º de Bachillerato y de FP Básica. Cambio que ha mantenido en la última reunión sectorial con los sindicatos educativos, la pasada semana.

Esta asociación de progenitores, entre las que se encuentra Foanpas, la federación olívica, admite que la convocatoria de septiembre es “problemática y de poco éxito” y por ello cuestiona que se pretenda introducirla “a la fuerza” en un curso ordinario que finaliza el 20 de junio. “Si queremos hablar de eliminar septiembre hay que hablar de cómo y dónde ampliamos el curso escolar actual, para que exista un tiempo suficiente de atención al alumnado que lo precise”. “Muchos más días lectivos y muy especialmente diseñados para esa atención”, enfatizan en un comunicado.

Según les informa la Consellería, esta tiene la intención de abordar cambios pedagógicos que “hagan prácticamente innecesaria la convocatoria de septiembre”. La Confederación de Anpas Galegas asegura aplaudir la intención e incide en trabajar en esa línea: “no cambiemos ahora el calendario, hablemos de los cambios metodológicos precisos y, cuando comiencen a dar frutos, hablaremos de nuevo de cambiar, incluso de eliminar, lo que no sea necesario”.

Razones pedagógicas

Entienden que “la organización de la escuela, de sus tiempos y de sus aportaciones es la principal causa de acierto o fracaso escolar”, por lo que consideran que el calendario debe tener una “motivación estrictamente pedagógica”. “Hay que hacer lo que el alumnado precise”, reclaman.

En todo caso, consideran que el calendario escolar tiene una trascendencia que va más allá de la educativa y por ello insisten una vez más en que se abra un debate y en él estén presentes los colectivos “adecuados”, entre ellos, las familias, señalan.

Compartir el artículo

stats