Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bibliotecas, armas contra el fracaso en las aulas

Doscientos mil escolares agotan sus últimos días de ocio antes de regresar a las aulas. A los alumnos de Primaria e Infantil les toca el jueves, y a los estudiantes de Secundaria, Bachillerato y FP, el día 17. antes de la invasión estudiantil, los colegios se están poniendo a punto para que en el estreno del nuevo curso académico no falle. La Consellería de Educación acaba de enviarles las instrucciones sobre el funcionamiento de las bibliotecas escolares, donde las convierte en una prioridad de su política educativa. El departamento de Román Rodríguez las ve como un arma para combatir el fracaso y mejorar el resultado de los escolares gallegos en las famosas pruebas PISA. Así ordena que todos los colegios tengan una biblioteca y los centros que ya dispongan de ella que la dinamicen lo máximo posible. Educación pretende que las bibliotecas estén abiertas no solo en horario escolar, sino también en horario extraescolar, con un docente que puede ayudar a los alumnos. Y así la Consellería insta a los equipos directivos que a la hora de repartir las tareas entre los miembros del claustro la biblioteca sea una "prioridad".

Las bibliotecas deben fomentar la lectura entre los alumnos, animar e implicar a los padres en actividades, por ejemplo creando rincones de lectura para los mayores, o invitándoles a participar en los clubes de lectura. También deben ser el espacio en los que los estudiantes puedan preparar sus trabajos, consultando manuales de papel o internet, bien de forma individual o en equipo. La Consellería razona que con el nuevo modelo educativo que exige la LOMCE los alumnos cada vez tienen que preparar más proyectos y buscar información más allá de los libros de cada asignatura, por ello la biblioteca se convierte en una pieza clave para los colegios.

Educación explica que las bibliotecas, que deben tener un responsable y docentes que las atiendan y organicen actividades para animar a niños y jóvenes a acudir a ellas, ayudan a "compensar desigualdades poniendo a disposición del alumnado y sus familias, materiales actualizados y seleccionados con criterios de calidad". Los libros además se prestarán y se pueden llevar a casa.

La Xunta solicita a los colegios que seleccionen al responsable de la biblioteca entre los profesores con plaza definitiva en el centro, y no entre docentes que van y vienen, y que para mejorar el funcionamiento de las bibiotecas los coordinadores permanezcan más de un año al frente.

El pasado curso, 550 centros educativos (el 69% de los institutos de Secundaria y el 51% de los centros de Primaria) recibieron fondos extra de la Xunta para renovar sus bibliotecas.

Compartir el artículo

stats