Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

”Deseñamos un alimento para persoas con deficiencia cardiaca”

Marco García Vaquero dirige su propio grupo en el Instituto de Alimentación y Salud del University College Dublin

El investigador lucense Marco García, en el University College de Dublín

Cada vez somos más conscientes del papel que la dieta juega en nuestra salud, pero todavía queda un inmenso campo por explorar sobre las propiedades de muchos productos, incluso de aquellos considerados residuos a día de hoy. Marco García (Lugo, 1982) dirige su propio grupo de investigación sobre Tecnología Alimentaria Avanzada en el University College Dublin, aplicando las últimas tecnologías, más sostenibles y eficientes, a materias primas poco utilizadas como las algas para el desarrollo de alimentos funcionales, aquellos que además de sus propiedades nutricionales pueden aportar una actividad biológica de interés y reducir el riesgo de contraer ciertas enfermedades. 

"Podemos facer pequenas declaracións sobre certos beneficios, pero aínda non grandes manifestos"

decoration

“A alimentación é o noso combustible, se o mezclamos con cousas malas o noso motor non vai ir tan ben. Queda moitísimo por investigar, podemos facer pequenas declaracións sobre certos beneficios, pero aínda non grandes manifestos”, señala.

Marco García, en el University College Dublin FdV

Marco estudió Veterinaria en Lugo, completó sus estudios con un máster y después realizó una tesis sobre los suplementos que potencian el crecimiento de los terneros y los posibles residuos en la carne.

  • Las verduras del mar, aliadas de la salud inmunitaria

Ésa fue su primera conexión con la investigación alimentaria. “E despois unínme a maior empresa que tiña España naquel momento, o desemprego”, añade sobre una época en la que envío muchos currículos y encadenó trabajos a tiempo parcial.

"Aínda queda moitísimo por saber. Os superalimentos teñen que demostrar que realmente aportan tantos beneficios e con persoas que verdadeiramente os necesitan"

decoration

Hasta que en 2014 consiguió una beca María Barbeito de la Xunta y se incorporó a la agencia irlandesa Teagasc, la máxima autoridad nacional en investigación y asesoramiento en agricultura y alimentación. A los dos años se trasladó al University College Dublin, una de las principales universidades europeas en I+D, y en 2019 volvió al Teagasc por un breve periodo de tiempo antes de volver sobre sus pasos a principios de 2020 contratado como assistant professor y constituir su grupo.

  • Alimentos "made in Galicia" contra las demencias

    El proyecto Neurofood estudia las propiedades de setas, algas y castañas para elaborar un producto que prevenga el deterioro cognitivo

El lucense forma parte del Instituto de Alimentación y Salud, que ese mismo año fue declarado uno de los mejores del mundo y que aglutina diferentes disciplinas para abordar toda la cadena alimentaria: “Hai xente de tecnoloxía dos alimentos, pero tamén expertos en nutrición, agricultura, veterinaria, estudos clínicos e tamén en ciencias políticas e lexislación. A investigación ten unha visión moi completa porque inclúe desde a producción ata o etiquetado do alimento ou os seus efectos na saúde. Síntome afortunado de traballar aquí e de contribuir no que poida”.

Marco está especializado en la aplicación de novedosas tecnologías –ultrasonidos o fluidos supercríticos, entre otras– a materias primas infrautilizadas como las algas y microalgas y a residuos de la industria agroalimentaria para obtener alimentos funcionales. “As proteínas das algas, por exemplo, teñen moitos aminoácidos esenciais que, desde un punto de vista nutricional, poden ser bos. Pero ademais, se rompemos esas proteínas en elementos máis pequenos con estes métodos podemos obter outras propiedades e unha das máis notables é que contribúen a diminuir a presión arterial. Son boas para o corazón”, revela.

Moitos destes materiais teñen usos con pouco rendemento económico como alimento animal ou fertilizante natural. E o bo destas tecnoloxías é que utilizan menos enerxía e producen máis en menos tempo fronte os procesos que están presentes actualmente na industria. Supoñen moitísimas oportunidades”, destaca.

"Estas tecnoloxías é que utilizan menos enerxía e producen máis en menos tempo"

decoration

Por eso sus investigaciones están llamando la atención del tejido productivo: “Recibimos moitas chamadas de empresas interesadas en saber se poden utilizar estas tecnoloxías. Fixemos varias probas e a integración é bastante boa. Hai un gasto inicial, pero despois recupérase bastante rápido. Vexo interese nas industrias por cambiar e cantas máis fagan esta aposta tamén as empresas que producen as tecnoloxías o farán a maior escala e a un prezo máis asequible”.

Marco García

Marco, que también colabora con grupos de las universidades de Vigo y Santiago, cuenta actualmente con dos proyectos financiados por el Gobierno irlandés relacionados con las algas. Uno se basa en la aplicación sistemática de nuevas tecnologías para la extracción de diferentes compuestos en busca del máximo rendimiento y cero residuos. Y el otro estudia los polifenoles desde el punto de vista microbiano para combatir el cambio climático. “A idea é que os rumiantes os consuman e así reducir as súas emisións de CO2 á atmósfera”, explica.

Y además forma parte de un ambicioso proyecto europeo, denominado Ambrosía, que aspira a culminar con la obtención de un nuevo alimento beneficioso para las personas con deficiencias cardiacas. Participan expertos de varios países y, por ahora, Marco no puede avanzar ningún resultado más allá de que trabajan con una mezcla de ingredientes naturales. “A nosa parte é deseñar ese alimento e estamos buscando a combinación óptima. E unha vez que comprobemos que teñen certas propiedades no laboratorio, outros grupos farán os estudos clínicos con persoas durante un ano aproximadamente para ver os seus efectos a curto e medio prazo na súa saúde en xeral e tamén na flora intestinal. O importante é que falamos dunha poboación particular, adultos con problemas cardiacos que de verdade necesitan estes alimentos”, destaca.

La iniciativa, financiada dentro del programa Horizonte 2020, cuenta con una financiación de 1,2 millones de euros durante tres años. Y es un ejemplo del camino a seguir frente a la tendencia de los denominados superalimentos. “Todavía queda moitísimo por saber. O potencial é enorme pero tamén se ven cousas pouco científicas. Non se lle pode chamar superalimento a algo porque esté de moda, Antes teñen que demostrar que realmente aportan tantos beneficios e con persoas que verdadeiramente os necesitan. Por iso o etiquetado é tan rigoroso. Podes dicir que esta fortificado con calcio ou vitamina D, pero non que vaia ser bo para determinada cousa porque todavía non se sabe”, aclara.

Por eso, lo mejor es acudir a los especialistas. “Os expertos en nutrición son os que poden entender como se comporta cada cousa no teu organismo baseándose nos estudos que hai actualmente e facer recomendacións. O aceite de oliva é moi bo, pero non tomar unha garrafa dunha sentada”, bromea.

Marco asegura que en Irlanda se vive “perfectamente” y ratifica las semejanzas con la cultura gallega: “A música e a comida gústanlle a todo o mundo. E tamén estar na casa contando historias. Niso parécese moito a Monterroso. Hai moita proximididade cos galegos. Eles son xente moi amable e acolledora porque tamén emigraron moito e empatizan. É un país no que se vive moi ben”. 

Compartir el artículo

stats