Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia que olvidó a los DJ’s

Fueron los primeros en cesar su actividad y se temen que serán los últimos en recuperarla. Seis profesionales gallegos nos cuentan cómo han subsistido este último año y cuáles son sus expectativas laborales para el futuro

Imagen de fondo: El gallego Dumore DJ antes de la pandemia en una sesión del carnaval de Ovar, en Portugal, ante 8.000 personas.

Imagen de fondo: El gallego Dumore DJ antes de la pandemia en una sesión del carnaval de Ovar, en Portugal, ante 8.000 personas. FDV

“Somos los olvidados de la pandemia. Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en abrir”. Así lo manifiesta Dumore, el DJ gallego de más proyección nacional e internacional, quien además de pinchar música es productor de eventos y propietario de varios locales de ocio nocturno. La pandemia le supuso la paralización total de sus tres fuentes de ingresos y ha tenido que tirar de ahorros para subsistir este año. La situación que han atravesado estos profesionales durante el año y tres meses que llevamos conviviendo con el COVID ha sido dispar así como las expectativas que tienen sobre la futura vuelta a su actividad laboral.

Fernando González Collazo, el más veterano, ha sobrevivido a la pandemia gracias a los ingresos de su pareja y a los 370 euros que ha percibido de ERTE, pues es el único de los seis con los que hemos hablado en este reportaje que tenía un contrato laboral por cuenta ajena. Otros han tenido la fortuna de encontrar un trabajo, como el caso de Iván Alonso, que cambió las cabinas de locales nocturnos y  bodas por un empleo eventual en el puerto de Vigo, o el de Jordi Lorenzo, que retomó un anterior trabajo como comercial de telefonía a la espera de que su empresa de animación de eventos, Ameniza Music, pueda volver a la actividad. Charlie DJ, que triunfaba en fiestas populares, festivales, eventos y cabinas de diferentes discotecas de Galicia y otras zonas de España, ha continuado con su puesto de técnico de sonido y como locutor radiofónico, si bien ha tratado de compensar la mermare más del 60% de sus ingresos con un trabajo de asesor en una tienda informática. A Dani Villa la pandemia le impidió volver a las cabinas pero no centrarse en la producción de música electrónica para él y para otros, y en ocuparse de tareas de diseño gráfico en su estudio audiovisual en Bueu.

El fin del estado de alarma previsto para el próximo 9 de mayo y el anuncio de la Xunta de iniciar una desescalada en el ocio nocturno a partir de junio no supone para ellos el fin de la incertidumbre, excepto para los que solo trabajan en eventos diurnos o con posibilidad de realizarlos en el exterior. No vislumbran la luz al final del túnel, piensan que no volverán a la noche hasta que haya un porcentaje mayor de población vacunada y piden que no se le pongan trabas para ejercer su profesión al aire libre, en terrazas o restaurantes que ya han podido reabrir. Y es que “no se puede prohibir la música”, dice Dani Villa.

“He tenido que vivir este año de mis ahorros”

Dumore DJ - Dj, productor de eventos y propietario de locales de ocio nocturno

decoration

Dumore es uno de los DJ’s gallegos con más éxito y proyección internacional, especialmente entre el público más joven. Desde hace años trabaja como residente durante el verano en discotecas de moda en Sanxenxo y tiene su agenda estival completa de eventos en diversos países, tanto a nivel individual como formando parte del equipo de Juan Magán y de otros discjockeys con los que trabaja en Madrid, ciudad en la que vive a caballo junto con Vigo.

“Estábamos preparando el verano de 2020 y por la pandemia se me cayeron 67 fechas en Europa, Latinoamérica y una que estábamos negociando en Australia que hemos pospuesto para 2022”, explica. A esas sesiones anuladas se le sumaron las que tenía previsto para el trimestre de marzo a abril en España y Portugal. “Este último año iba a ser muy importante para mi crecimiento como artista; perdí fechas cruciales, como un concierto con Karol G en Portugal y otro en Londres”.

“Con la pandemia se me cayeron 67 fechas para el verano de 2020 en Europa y América Latina, incluyendo un concierto de Karol G.”

decoration

Dumore es además productor de eventos y propietario de locales de ocio en Cambados, Pontedeume y Carballo. Las tres actividades han tenido que cesar por la pandemia y las ayudas que ha percibido solo le han dado para cubrir dos meses de gastos, según indica. “No ha habido ayudas directas a los artistas, somos los olvidados de la pandemia. Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en abrir. Es injusto que permitan a la gente viajar en avión o juntarse en un centro comercial pero no en salas donde hemos seguido un control estricto -lo digo por lo que he visto este verano- y no nos ha dado datos de que realmente seamos los supercontagiadores. Nos ha tocado ser la cabeza de turco; nos han discriminado porque no quieren que la gente baile y cante. Yo he vivido este año de mis ahorros y no que queda otra solución que esperar. Las administraciones se han lavado las manos y se han olvidado de nosotros”, denuncia.

"Nos han mentido tato que no me creo que el ocio nocturno vaya a reabrir en junio; veremos qué pasa el 9 de mayo con el fin del estado de alarma"

decoration

Mientras sobrevive de lo ahorrado, Dumore DJ ha dedicado este año de pandemia a producir música para cuando pueda volver a retomar su actividad. Durante el confinamiento realizó alguna sesión a través de Instagram a petición de sus seguidores y con pocas ganas de mostrar su música a distancia y sentado en su casa. “En estos momentos no podemos hacer bailar a la gente; en Madrid han dejado abrir por las tardes y yo no quiero eso: el ocio nocturno es de noche, sin gente sentada en mesas, con pistas donde se pueda bailar”.

Se muestra escéptico de que la vuelta a la normalidad vaya a suceder este verano. “Nos han mentido tanto que ya no me creo que se vaya a reabrir en junio, veremos qué pasa el 9 de mayo con el fin del estado de alarma”. De momento los contratos que tiene firmados para los próximos meses, entre ellos uno con el Starlite de Marbella, están supeditados a una cláusula Covid, por la que no percibe ningún ingreso si se cancela la actuación. 

Fiestas ilegales

Como ídolo y persona cercana al público joven, se muestra comprensivo con este sector de la población. “Algunos seguidores me comentan que este año cumplirían los 18 y esperaban salir de otra manera, muchos han empezado la universidad y el primer año es cuando más se socializa y se hacen más fiestas; luego ya te tienes que centrar más en los estudios”.

Con 23 años en la profesión de DJ y dos crisis vividas -la económica del 2008 y la actual-, Dumore lamenta que se vea al ocio nocturno, a músicos y a los DJ’s “como una lacra social cuando no dejamos de ser cultura”. Y pone en duda que las medidas de paralizar su actividad hayan sido las más adecuadas. “Han fomentado que haya fiestas privadas ilegales; a mí me han escrito para pinchar en alguna de ellas, obviamente me he negado porque no estoy de acuerdo y sería ir en contra de mis intereses, no comparto su postura pero entiendo a los jóvenes que sienten que les han robado un año de su vida”, comenta. 

“He dejado de percibir más del 60% de mis ingresos ”

Charlie - DJ y locutor de radio

decoration

Técnico de sonido en la Cadena Ser en Vigo, locutor de cuñas publicitarias y realizador de un programa radiofónico semanal para varias emisoras de España, Italia y América de l sur, DJ Charlie recorría desde el año 2000 Galicia, Portugal y  otras partes de España como Cataluña o Madrid pinchando en discotecas, festivales y fiestas populares. Con el confinamiento y el cierre del ocio nocturno ha dejado de percibir más del 60% de sus ingresos habituales. Aunque ha continuado grabando cuñas publicitarias y trabajando en la radio, la pandemia truncó su proyecto de irse a Madrid a trabajar en una emisora de radio a nivel nacional, previsto para junio de 2020.

Antes de que se decretase el estado de alarma tenía 42 actuaciones confirmadas entre marzo y junio de 2020, de las que “solo he podido hacer dos y después no he vuelto a ver una cabina”

“Como DJ, tenía 42 fechas cerradas y confirmadas de las que solo he podido hacer dos, con la consiguiente pérdida económica, y no he vuelto a ver una cabina”; comenta.

Durante estos últimos quince meses no ha cobrado ningún ERTE, ya que tiene otro contrato en la radio, y se ha apuntado a los streaming a través de Instagram, “aunque por ello no percibo nada y lo hago porque me lo han pedido muchos de mis seguidores -creo que es muy frío pinchar sin público delante y sin ver sus reacciones-”, expresa. Actualmente puede completar parte los ingresos que la situación de crisis sanitaria le ha arrebatado trabajando e, Infoprec, una tienda de sonido, informática y electrónica de consumo como asesor.

"No veo la vuelta a al ocio nocturno en junio como una posibilidad real; estimo que, si se hace algo “bien”, será hacia finales de 2021. Ojalá me equivoque"

decoration

Sobre la posible recuperación de su actividad como DJ y teniendo e cuenta la intención de la Xunta de comenzar la desescalada del ocio nocturno el próximo mes de junio, Charlie se muestra escéptico. “No lo veo como una posibilidad real, al menos hasta que no se haya vacunado la mayor parte de la población. La gente tiene muchas ganas de salir de fiesta, de socializar como antes, pro creo que va a ser un proceso todavía más lento. Estimo que si se hace ‘bien’ será hacia finales de 2021 (ojalá me equivoque), manifiesta.

Charlie empezó como locutor de radio y técnico, y simultáneamente como DJ en el año 2000, compaginando ambos trabajos sin dejarlo en ningún momento. En radio ha trabajado en Radio Tui, Los 40 Vigo, Cadena SER, Radio Líder, Loca FM, Vía Radio y algunas otras, compaginándolo como DJ en discotecas de toda Galicia y Portugal todos los fines de semana.

“La salida laboral es que nos dejen pinchar en terrazas y restaurantes”

Fernando García Collazo - Presidente de la asociación de DJ’s de Vigo

decoration

“La salida laboral es que nos dejen pinchar en terrazas y restaurantes”

En junio próximo hará cuarenta años en una profesión que comenzó con 17 y a la que, hasta que llegó el confinamiento, se había dedicado ininterrumpidamente con un único parón anterior de cinco meses tras una intervención quirúrgica. Fernando García Collazo, el DJ más veterano de Galicia, trabajaba como empleado fijo de un local del la zona viguesa del Areal, el 20th Century Rock, cinco días a la semana, de martes a sábado de 0 a 3:30 horas, cuando se decretó el estado de alarma y el confinamiento. A lo largo de este año y tres meses su única fuente de ingresos son los 377 euros que cobra de ERTE y sobrevive gracias a su pareja, que es sanitaria, en un piso al que se han tenido que mudar por no poder pagar en el céntrico apartamento en el que residían.

Estos meses sus únicos ingresos han sido 377 euros mensuales de ERTE. “He echado currículos hasta para repartir fruta”, dice

“Estoy desesperado, psicológicamente he pasado momentos muy duros y no puedo exprimir más a mi pareja”, comenta. Al no poder trabajar de DJ por el cierre de los locales de ocio nocturno ni como técnico de sonido -profesión para la que está formado y también ha ejercido- por estar “muy copado”, buscó trabajo llamando a diferentes puertas. “Eché currículos hasta para repartir fruta por las noches, pero no han llamado para nada -lógicamente me ha perjudicado tener 57 años-, solo me ofrecieron vender seguros pero no valgo para eso”, explica.

La “tregua” del verano le permitió hacer una docena de sesiones previas y posteriores a los conciertos del “Terraceo” en el Auditorio Mar de Vigo contratado por la empresa que se encargaba del servicio de catering y barras. Estuvo en las actuaciones de Amaral, Pablo López, Los Secretos y otras, hasta que “la organización vio con malos ojos que hubiera un DJ porque incitaba a la gente a bailar y decidieron no seguir conmigo”, explica.

De cara a un futuro próximo, Fernando Collazo no se muestra optimista respecto a la vuelta del ocio nocturno. El local en el que trabajaba no se plantea la reapertura hasta que no haya restricciones de aforo. “Tienen una plantilla de veinte empleados, no quieren renunciar al servicio en mesa y la atención que restan al cliente y no abrirán posiblemente hasta 2022 o cuando esté todo el mundo vacunado”, comenta.

"Se nos ha colgado el sambenito de relacionarnos con el desmadre y eso no es cierto. Como profesional sé cómo hacer que le gente se quede sentada o baile; llevo 40 años haciéndolo”

decoration

Con estas perspectivas y como presidente de la Asociación de DJ’s de Vigo y área de influencia, Collazo plantea como alternativa que les permita trabajar que se les deje amenizar con su música en restaurantes y terrazas. “No entiendo por qué se puede poner música de una playlist o de la radio y no puede haber una persona que esté manipulando esa manera de poner música”, se queja, al tiempo que pone como ejemplo la suspensión de un evento como el que describe programado en un local vigués de hostelería. “Me llamaron para pinchar una tarde de domingo, se anunció la sesión, que se iba a llevar a cabo con todas las medidas de seguridad que marca el protocolo anticovid, pero no se pudo celebrar porque hubo unos hosteleros que amenazaron con llamar a la policía”.

Tampoco han llegado a buen puerto otras alternativas al ocio nocturno como la oferta que le hicieron para “pinchar” en una tienda de ropa. “Ven a un DJ y piensan que va a haber un desmadre. Si no te fías de mí es que estás dudando de mi profesionalidad; sé cómo hacerlo, en qué momento consigo que la gente se quede sentada o beba; te aseguro que si con mi música no quiero que nadie baile, nadie baila”.

Este veterano DJ y maestro de algunos de las nuevas generaciones se queja enérgicamente de la imagen de su oficio que tienen ciertos sectores de la sociedad y algunas administraciones. “Hay gente que piensa que esto no es un trabajo, y sí lo es, lo ha ido toda mi vida. Aparte siempre se nos ha colgado el sambenito de relacionarnos con fiesta, diversión, alcohol, drogas y peleas. Eso no es cierto. Piensa en la cantidad de gente que salía un sábado por la noche a divertirse. Nuestra misión es que la gente disfrute y, como le digo a mis alumnos, tener una parte de nuestra cabeza en la cabina, trabajando, y otra en la pista, disfrutando”.

"Volverán los eventos diurnos y en exteriores”

Jordi Lorenzo DJ - Empresa ameniza music

decoration

Su disco móvil, un 2 Caballos del 74 reconvertido en cabina rodante, salió en 2019 en los medios de comunicación cuando el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se atrevió a hacer sus primeros pinitos como DJ durante un campeonato de aeromodelismo en Samil en el que la animación corría a cargo de Ameniza Music, empresa propiedad de Jordi Lorenzo. Este veterano discjokey vigués, que recorrió las cabinas de los locales de moda más emblemáticos de la ciudad desde los años 90, dejó el ocio nocturno y el trabajo que tenía entre semana para dedicarse a poner ambiente musical en todo tipo de eventos -bodas, festivales, fiestas privadas- . “Llevaba dos años y medio y 2020 iba a ser el año pleno, el de la consolidación, pero la pandemia hizo que se cayera todo de golpe. En febrero tenía cerrados unos treinta eventos, hubiera llegado a los 70-80 en el verano”, explica recordando el comienzo del confinamiento.

Tras realizar el cese de actividad de su empresa y conseguir alguna ayuda que le dio “para gastos”, retomó su actividad como comercial de telefonía, trabajo que le permitió subsistir en un año “psicológica y económicamente malo”. Trece meses después, Jordi Lorenzo vislumbra la luz al final del túnel. “Antes no era optimista, pero ahora, con las personas de riesgo están vacunadas (yo mismo me vacuné en el Ifevi el día que cumplí 50 años), creo que a finales de julio podremos recuperar la normalidad en eventos diurnos y los que puedan realizarse en el exterior; en hostelería nocturna no lo veo así”, comenta.

“El ocio nocturno va a seguir castigado”

Iván Alonso - DJ en locales nocturnos y eventos

decoration

A sus 31 años, Iván Alonso trabajaba antes de la pandemia como residente en tres locales nocturnos -uno en Cangas y dos en la zona viguesa del Areal- y combinaba las sesiones en cabina con la animación de bodas -fue uno de los DJ que pinchó en la del céltico Iago Aspas-. “Como autónomo, al ver venir la que se avecinaba, me di de baja un día antes de la declaración del estado de alarma y me quedé sin ningún tipo de ayuda económica durante meses”, explica. Así que se puso a buscar otro tipo de trabajo diferente al que venía desempeñando desde que tenía 21 años y finalmente encontró en el puerto de Vigo un empleo eventual que le ha permitido subsistir este último año.

El mazazo fue terrible. “No solo te quitan tu profesión, tu medio de subsistencia, sino también una pasión a las que has dedicado horas y horas de tu vida para poder vivir de ella; te quedas sin esa ilusión que sientes en cada sesión que haces y con cada momento que transmites esa sensación de alegría a las personas, algo que a mí me llana muchísimo”.

De cara al futuro, y pese a que ya ha sido contratado como DJ para un par de bodas, no se muestra optimista. “Creo que hasta que tengamos un porcentaje de vacunación adecuado, el ocio nocturno va a seguir castigado y no nos dejarán abrir, pese a que cuando lo permitieron se cumplieron las medidas estrictamente. Una posible salida laboral hubiera sido hacer eventos al aire libre pero todo han sido trabas”.

“Habrá que adaptarse a horarios más europeos”

Dani Villa DJ - Productor musical y diseñador gráfico

decoration

La llegada de la pandemia le supuso a Dani Villa el cese de su actividad como DJ en locales y eventos en Galicia, Canarias, Barcelona y Madrid y el encierro en su estudio audiovisual de Bueu donde produce música electrónica y realiza diseños gráficos para empresas, marcas y campañas de marketing. “Me refugié en producir temas para mí y para otros -antes ya lo hacía pero con la pandemia me volqué más- y en dar clases”.

La reapertura veraniega no le permitió hacer más que dos sesiones en la provincia de Pontevedra. Los locales de la zona viguesa del Areal que contaban con él habitualmente no abrieron y “muchos de ellos no podrán volver a abrir”.

Las expectativas para el futuro más cercano “serán buenas si nos adaptamos a los horarios ‘más europeos’; lo de quedarse de marcha hasta las 6 de la mañana lo veo más complicado; la solución que yo veo pasa por un cambio de hábitos, por acostumbrarnos a salir más temprano y volver a casa a las 12, o por discos en terrazas. Dejarán menos horario de apertura, soy consciente de que no va a ser lo de antes”.

Hasta que llegue ese momento, Iván sigue produciendo su música para poder pinchar allá donde llamen. “En Estados Unidos ya están volviendo a abrir las discotecas; en México están haciendo festivales; España irá por ahí de manera progresiva”.

Compartir el artículo

stats