Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xosé A. Touriñán | Actor y humorista

“En esta época reír es como respirar”

El cómico, que se estrena como protagonista en el cine con la película “Cuñados”, se define como un tipo serio y confiesa que de sus inicios con el dúo Mucha e Nucha le gustaría “que me quedase la ilusión de seguir jugando”

Touriñán en una escena de " Cuñados" con Mela Casal Portocabo

A punto de estrenarse como protagonista de cine en la comedia “Cuñados”, producida por la gallega Portocabo (“Hierro” y “Auga Seca”) y distribuida por la también gallega Filmax, Xosé A. Touriñán da un salto en su proyección en el audiovisual estatal. Y no solo estará en la gran pantalla. Además de la comedia de enredo protagonizada por tres cuñados embarcados en un plan disparatado, cuyo preestreno será el 4 de abril en Ourense, provincia en la que se rodó, y dos días después en Madrid y Barcelona, el cómico gallego conduce junto a la actriz Marta Hazas “Rutas bizarras”, un programa para mostrar la España que no sale en las rutas turísticas, una de las apuestas de primavera de TVE que se emitirá en La 2 después de Semana Santa.

– Con la comedia “Cuñados” surge su primer papel protagonista en el cine. ¿Qué supone para usted esta experiencia?

– Aparte de estar rodeado de un elenco de gente a la que admiro, como Fede (Federico Méndez Rey), Miguel (de Lira), María (Vázquez), Iolanda (Muiños) y Eva (Fernández), es una gran primera vez ser protagonista haciendo comedia, algo que no es nada fácil ya que no somos muy dados a producir este género en el cine en Galicia. Nos hemos divertido mucho, generamos un gran familia y a ver ahora cómo resulta.

– Una comedia gallega “con denominación de origen”, ¿es humor gallego lo que se le propone al público?

– Es gallego porque somos gallegos, pero creo que el 95% del humor es universal, podría hacerse en cualquier parte del mundo, aunque nosotros tenemos un modo especial de llevarlo, generarlo, transformarlo y vivirlo. Se presenta “con denominación de origen” porque tiene una localización concreta, esa zona del Ribeiro, Ourense y Galicia en general. El humor de la película puede entenderse en cualquier parte del mundo, aunque nosotros como tenemos un sexto sentido, somos superdotados para el humor, hay matices de nuestra retranca que suponen que lo hagamos mejor.

Xosé A. Touriñán y Mela Casal en una escena de "Cuñados"

– Ha sido rodada en gallego y doblada en castellano por los propios actores, ¿cree que en la traducción se perderá chispa?

– Creo que la versión doblada no va a perder, aunque sea en castellano va a sonar a gallego. La doblamos con nuestro acento, que le va a dar mucha esencia. Es una comedia que trata de las relaciones humanas y pese a que haya referencias que entendamos mejor los gallegos, llegarán igual al resto del público.

– ¿Cómo es Sabonis, el personaje que interpreta? ¿Tiene algo de usted?

– Es un tipo de muy buen corazón, aunque a veces no lo sabe demostrar, no piensa las cosas cuando tiene que tomar decisiones y escoge el camino equivocado pese a hacerlo de buena fe y sin mala intención. Lastra una derrota profesional y también personal en su vida debido a una lesión que lo aparta del deporte, se siente un fracasado y quiere demostrar que puede hacer mejor las cosas y la caga algo más. Eso son las comedias: poner a personajes en el límite entre el drama y la comedia ¿Si tiene algo de mí? Poco, aunque tendrá que tenerlo ya que lo interpreto yo.

De izquierda a derecha: Xosé Antonio Touriñán, María Vázquez, Eva Fernández, Alfonso Blanco, Manuel Baltar, Toño López, Jacobo Sutil, Federico Pérez, Miguel de Lira e Iolanda Muíños // Foto: Alberte Paz

– Se trata de una apuesta por la comedia de Portocabo, productora de series dramáticas como “Hierro” y ““Auga Seca”” ¿Cree que se debe a la neecidad que tenemos de reír en la situación actual?

– Si siempre nos hace falta, estamos en una época en que reír es casi tan necesario como respirar. Si durante hora y media somos capaces de que la gente se divierta y se olvide de todo lo que está pasando, trabajo conseguido. Es de agradecer que Portocabo apueste por la comedia; hablábamos de 25 copias y el interés de Yelmo ha hecho que ya sean más de cien las que vayan a estar por las salas de España.

– ¿Cómo fue rodar en verano durante la pandemia?

– Hubo que parar el rodaje un par de veces por precaución, cuando un test de antígenos daba alguna alteración teníamos que estar encerrados en las habitaciones a la espera de la PCR negativa. Éramos como una familia, fue un esfuerzo muy grande. A ver si llega la recompensa.

– Cuando rodaban “Fariña”, el elenco era consciente de estar haciendo algo crearía marca, ¿sucedió algo similar con “Cuñados”?

– Pasó lo mismo en el aspecto de sentirnos un equipo y en las relaciones maravillosas que se establecieron entre nosotros. En el tiempo que llevo trabajando en esto, las cosas que más éxito han tenido vinieron cuando te diviertes trabajando. Espero que “Cuñados” no sea una excepción.

Xosé Touriñán

– Después de Semana Santa se estrena en TVE con el programa “Rutas bizarras”. ¿Teme no tener tanto éxito con el público estatal que con el gallego o perder esa esencia cómica al expresarse en castellano?

– Ya hice en castellano “Fariña”, “El desorden que dejas” y “Pequeñas coincidencias” y seguía sonando a gallego; no perdía la esencia. Tal vez eso sucede si cuando se va a trabajar a Madrid se intenta neutralizar el acento. De todos modos trabajo más cómodo en gallego aunque no salga en la TVG.

– ¿Se ha reconciliado ya con el canal autonómico, que llama “mi casa”?

– Me llamaron para hacer cosas el año pasado pero tenía otros compromisos. Estamos buscando el lugar y el proyecto, probablemente para después de verano. Intentando hacer las paces, nos queremos mucho otra vez. Para mí es mi casa, como has dicho.

Xosé Antonio Touriñán y Marta Hazas. RTVE

– No ha parado de trabajar pese a la pandemia en teatro - la obra “Fariña” está en cartel hasta mayo en Madrid- televisión y cine, ¿con cuál se queda?

– Con todo, no puedo elegir, sobre todo siendo tan afortunado por tener tantas posibilidades. El directo es donde nací, en los monólogos, en estar frente al público que es ahora lo más complicado y lo que más echo de menos.

– Carlos Blanco, una de sus medias naranjas sobre el escenario, también está en racha de proyectos, ¿casualidad?

– Sí tenemos algo de paralelismo. No sé si será coincidencia o tendrá que ver con las energías, con que te contagias del que tienes al lado. Es un gran contagiador, ojalá todos los virus fueran como él. Soy admirador de Carlos Blanco, para mí es mi maestro y tengo la suerte de considerarme su amigo. En cuanto se puedan completar aforos en los teatros, haremos un espectáculo de comedia juntos.

– ¿Qué queda del Touriñán que comenzó con Marcos Pereira haciendo el dúo de Mucha y Nucha?

– Me gustaría que quedase la ilusión de seguir jugando. Las veces que lo pasé mal en esta profesión fue cuando me puse serio, en el sentido de cargarme de demasiadas responsabilidades. Nuestro oficio es jugar y no quiero perder eso.

– Incluso siguió jugando con Perdomo en los streamings que se montaron en el confinamiento.

– Es un ejemplo de lo que decía; no quiero dejar de pasármelo bien. Fue algo que hicimos los dos en principio para divertirnos y mira qué lío montamos. Lo recordaré toda mi vida porque me hizo reír tanto ese cabrón, con perdón. Es un fenómeno.

– ¿De niño era el gracioso de clase?

– No, creo que a lo que me dedico sorprendió a todo dios, hasta a mí, que no sabía que tenía ese bicho dentro. Soy serio, pero cuando me caracterizo entro a jugar. Nunca actué de niño ante la familia. Probé un día, me enganchó ver cómo aplaudía el público al final de la obra de teatro en el instituto. Me entró una cosa por el estómago que aún se repite hoy en día de vez en cuando.

Compartir el artículo

stats