Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El libro perdido del exilio español

La editorial Alvarellos recupera “Alambradas”, el testimonio de un refugiado gallego en campos de concentración de Francia, en los que estuvo confinado nueve meses

Republicanos en un camión en Septfonds

“Hoy que Francia está en manos de quienes la vendieron a la voraz rapiña de hitlerismo y borraron del sagrario triangular de sus viejos principios el lema “fraternité”, un gesto de interrogante inquietud se apodera de nosotros: ¿qué suerte correrán esas centenas de miles de refugiados que pululan por los “Campos” de Francia?” (Buenos Aires, 14 de abril de 1941). Este es un extracto del último capítulo (más bien del epílogo) que escribió, ya en Buenos Aires, Manuel García Gerpe, natural del concello coruñés de Ordes, que estuvo confinado en varios campos de concentración franceses durante nueve meses.

Refugiados españoles a la entrada del campo

Al lector no le pasará desapercibida la preocupación que muestra García Gerpe por sus compañeros, una que vez que él ya se encuentra a salvo. Pero seguramente ni el propio Manuel, a esas alturas, podía sospechar que miles de los republicanos españoles exiliados en Francia durante y tras la guerra civil acabaron en los campos de concentración alemanes o siguieron, pero ya en condición de presos, en esos mismos campos galos que los habían “acogido” : el propio campo de Septfonds, el último en el que estuvo Gerpe, forma parte de la lista negra de las víctimas del Holocausto, cuyo Día se conmemoraba el pasado jueves en todo el mundo.

El testimonio de Manuel García Gerpe fue publicado por la editorial Celta en Buenos Aires en aquel año 1941 pero, desde esa, que no debió llegar ni a los mil ejemplares, ya no se volvieron a realizar más ediciones, de ahí que se trate de un libro “perdido”. Eso es precisamente lo que consideró Henrique Alvarellos, director de la editorial que lleva su apellido, cuando encargó a Miro Villar la traducción al gallego del texto con el título de “Aramados”.

Compañeros de García Gerpe, en Septfonds

Llamará la atención, sobre todo a quienes creen que la definición de la RAE de la palabra exiliado equipara a Carles Puigdemont con los exiliados republicanos españoles, la descripción de la dureza de las desventuras que padecieron los refugiados en aquellos campos que, si antes de la invasión alemana, ya eran muy parecidos a los de los refugiados sirios durante la guerra con el integrismo islámico, con la ocupación nazi se transformaron en la versión francesa de Mauthausen o Auschwitz.

Los Reyes homenajean en Auschwitz a las víctimas del Holocausto Agencia ATLAS

“Alambradas”/ “Aramados” también sorprenderá a quienes piensan que el Gobierno francés trató poco menos que “a cuerpo de rey” a los perdedores de la contienda en España. Eso es algo que desmiente desde el primer momento García Gerpe, diferenciando el cariñoso recibimiento del pueblo francés del “problema indeseado e indeseable que” le “causaba” a su Gobierno, antes y después del ataque el Ejército del Tercer Reich.

Miro Villar, el traductor, pone por su parte énfasis en el hecho de que “no oculta el autor el duro debate político entre los propios refugiados”, incluso en asuntos como el de escoger a la gente que podía embarcar rumbo a América desde los puertos franceses

Portada de "Aramados" y Manuel García Gerpe

A América, y a Buenos Aires concretamente, fue a donde llegó, el 18 de diciembre de 1939, en uno de aquellos barcos del exilio un Manuel García Gerpe que, líder de Izquierda Republicana en la comarca de Ordes, se había librado de ser ejecutado en las primeras fechas del golpe de Estado franquista debido a que se encontraba casualmente en Madrid, como el propio Castelao. Desde la capital, Manuel se incorporó a las Milicias Populares batallando, además de en el de la capital de España, en los frentes de Aragón y Cataluña. Al final de la guerra, había alcanzado el rango de Capitán del Cuerpo Jurídico Militar del Ejército Republicano.

Tras cruzar la frontera con Francia en febrero de 1939, pasó por varios campos de refugiados, entre ellos el citado de Septfonds, en la región de Mediodía-Pirineos.

Abogado, político, periodista y escritor, desde Argentina continuó luchando contra la dictadura hasta su fallecimiento, el 4 de julio de 1949.

Compartir el artículo

stats