Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un encuentro fugaz en Tawau Hills (Borneo)

Tawau Hills, Sabah, en la parte malasia de la isla de Borneo. Días 14 y 15 de julio de 2014. Estas colinas -última parada de un apasionante viaje de dos semanas guiando a un grupo de 13 pajareros españoles- son una versión reducida y accesible de las extraordinarias selvas de Danum Valley, uno de los principales reductos del cálao de yelmo, también presente en esta pequeña mancha forestal de 28 hectáreas, protegida para asegurar el suministro de agua de la ciudad de Tawau y de la península de Semporna, y rodeada, como una isla, de plantaciones de palma, cacao y caucho.

La selva de Danum Valley nos hurtó al cálao de yelmo. Demasiado espesa e intrincada. Tawau Hills nos lo reveló. Aunque se hizo de rogar. El primer día, que comenzó con un intenso chubasco, solo oímos su voz, ya por la tarde: un "puuu" profundo, resonante, rematado por una "risotada". A la mañana siguiente hubo más suerte: aún no eran las siete cuando un macho sobrevuela un amplio claro forestal. Llaman la atención su gran tamaño y corpulencia (alcanza 1,20 m de longitud, de los cuales 50 cm corresponden a lo que sobresalen de la cola sus largas rectrices centrales, y hasta tres kilos de peso) y la voluminosa cabeza roja, de un irónico "rojo palma" (proporcionado por la secreción oleosa de la glandula uropígea), con el extremo del pico amarillo marfileño. Entonces fue una gran observación. Ahora, tal como le han ido las cosas a la especie desde entonces, uno es consciente de haber visto uno de los últimos cálaos de yelmo.

Compartir el artículo

stats