Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rostros del país

Un libro y una exposición en la Cidade da Cultura recogen la mirada del fotógrafo Xurxo Lobato sobre la Galicia contemporánea a través de 70 retratos

Mari Carmen Canal (Aceites Abril).

Todos los grandes fotógrafos, ya sean fotoperiodistas, documentalistas o especialistas en fotografía artística, han practicado el retrato en algún momento de su carrera. Los retratos de Robert Capa, de Man Ray o de Robert Doisneau dan buena fe de esta modalidad en autores de las más diversas especialidades. Pero siempre que se habla del retrato como una dimensión que va más allá de la de captar los rasgos físicos del modelo, incluso de sus características sicológicas, se cita al alemán August Sander (1876-1964), del que se dice que fotografió Alemania a través de sus retratos, con los que "escribió" la sociología de un país. Estuvo influido por la Nueva Objetividad, un movimiento que trataba de exponer la vida cotidiana de todas las clases sociales, desde la aristocracia a la clase obrera, y a personajes destacados de la vida alemana durante los años de la República de Weimar. El fotógrafo mostraba el origen y la profesión de sus modelos a través del fondo o del vestuario, del gesto o de los objetos y las herramientas con las que aparecen retratados. Su obra Hombres del siglo XX, iniciada en 1910, recoge una gran cantidad de trabajadores de todos los oficios con sus instrumentos de labor, desde funcionarios a trabajadores, campesinos y artistas. Independientemente de su clase social, edad o condición, Sander mostraba a los retratados con la misma dignidad y respeto. La visión que expuso de la Alemania en la que vivía no gustó a los nacioalsocialistas, que destruyeron su laboratorio y una gran parte de su obra y confiscaron y quemaron todos los ejemplares que encontraron de su libro Hombres del siglo XX, así como las planchas de impresión de la editorial que lo había publicado.

El libro "Rostros do país" y la exposición que estos días puede verse en la Biblioteca e Arquivo de Galicia en la Cidade da Cultura (hasta el 18 de septiembre), continúa y enriquece la tradición fotográfica de Sander aplicada ahora a la Galicia contemporánea a través de los retratos que Xurxo Lobato ha venido haciendo de personas relacionadas con los más variados aspectos de este país. Tiene la virtud, además, de romper con una imagen etnográfica y tópica que con frecuencia se aplica a Galicia desde las más variadas manifestaciones del arte y de la cultura. Son setenta retratos de gentes de la Galicia actual que conforman la imagen de un país, su cultura, su industria, su deporte, sus actividades de todo tipo€ de la misma manera como las piezas de un mosaico generan, una a una, la visión panorámica de una escena. Hay, por supuesto, retratos de personajes conocidos de la vida gallega (el escritor Manuel Rivas, el académico Darío Villanueva, el escultor Francisco Leiro€) pero la mayoría de las personas que representan aquí la Galicia de hoy son profesionales anónimos de actividades populares (obreros, mariscadores, panaderos, pulpeiros€ incluso un parado) o de las pujantes industrias gallegas, entre los que sobresale la gran cantidad de mujeres que desarrollan su trabajo en todas las profesiones, un elemento más a considerar en el análisis de la actual sociedad gallega.

A la manera como lo hiciera August Sander en la Alemania de los años 30, Xurxo Lobato sitúa a sus retratados en los ámbitos en los que desarrollan sus oficios o en escenarios relacionados con sus actividades, ámbitos que contextualizan sus figuras y sus trabajos. En este sentido es de una gran originalidad por parte del autor, la representación de la poesía a través del retrato de la poeta Yolanda Castaño.

Compartir el artículo

stats