Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jardines de Rubiáns, excelencia de Galicia

Paloma Rey, marquesa de Aranda y Señora de Rubiáns, recibe a Faro de Vigo en el único Jardín privado de España catalogado como "de excelencia internacional"

El estanque de las ranas.

El estanque de las ranas.

Confiesa doña Paloma, mientras paseamos rodeados de camelios, árbores centenarios y bellos estanques, que "mi interés por la flora, por saber realmente cómo se llamaba cada flor, cada árbol, cada planta nacida y crecida aquí, no se suscitó de un modo repentino, sino progresivamente...Todo empezó cuándo de alguna manera me cansé de tener que preguntárselo todo a mi marido y que éste me contestase siempre lo mismo", comenta esbozando una indisimulada sonrisa.

Doña Paloma es, desde hace más de 30 años, el alma de la finca del pazo de Rubiáns, y a fe que aquel sumergirse en los conocimientos, teóricos y prácticos, de la flora autóctona ha dado inmejorables resultados. Hace tan solo tres años, en 2012, estos jardines eran declarados como de "Excelencia Internacional", una distinción otorgada por la International Camely Society que solo poseen 38 jardines en el mundo, entre ellos los también gallegos del castillo de Soutomaior, aunque los de Rubiáns son los únicos de propiedad privada. "Para lograr esta distinción -nos informa Guillermo Hermo, mano derecha de doña Paloma- el jurado no solo se fija en la cantidad, variedad y cuidado de las camelias, sino también en otros aspectos como la proliferación y estado de árboles, arbustos o arboredas"...Y a fe que en Rubiáns los hay para escoger: a lo largo del paseo nos cruzamos, y contemplamos, admirados, ejemplares como el calocedro de mayor altura de Galicia, o la pareja de impresionantes Eucaliptus globulus (el uno con casi 200 años de edad y el otro con el mayor porte del mundo: 14, 4 metros de perímetro). Tambien están el conjunto de cinco magnolios del entorno del pazo (tres de los cuales son los más antiguos de Galicia), la araucaria excelsa, los alcanfores entre los cuales se encuentra el primer ejemplar de España (1.835), los imponentes robles americanos, los monumentales alcornoques, el par de carballeiras centenarias, las palmeras, los castaños, los álamos, los arces...y por supuesto, las camelias (más de 800 variedades), que todavía no están en su estación de floración.

Pero junto a la belleza natural de la flora, hay un elemento en Rubiáns no menos digno de aprecio, y éste es el de la Historia (así, con mayúsculas), el de una Historia que se hace presente y viva, e hinca sus raíces en el propio pazo, una Torre fortaleza del siglo XII a partir de la cual D. García de Caamaño (el hombre que está en el origen de la propia Vilagarcía de Arousa, por él fundada) construyó su residencia a principios del siglo XV, cual da fe, y confirma, la leyenda que se lee en el arco de entrada: "Esta casa fezo D. García de Caamaño en el año 1411". A escasos metros del pazo, se yergue la capilla dedicada a San José, de construcción posterior, concretamente de 1598, erigida por Josepe Caamaño y Mendoza, Señor de Rubianes.

Más de 200 años después, en pleno siglo XVIII, aconteció que el de aquella Señor de Rubianes, Jacobo Ozores, sufrió destierro a Francia por mandato del rey Carlos IV. A su regreso, encontró la propiedad tan deteriorada que decidió contratar a un arquitecto francés para restituirla dándole el aspecto actual del pazo que hogaño conocemos.

Fue a finales del siglo XVII cuando se inició el ajardinamiento de Rubiáns con un proyecto que abarcaba el entorno más cercano al pazo y la zona conocida como estanque de las ranas. A lo largo de todo el siglo siguiente, el XVIII, se realizaron las más importantes actuaciones en lo referente al ordenamiento de los cultivos e incremento de áreas ajardinadas.La pasión por la jardinería se fue transmitiendo de padres a hijos de tal manera que entre los siglos XVIII y XIX se sucedieron los nuevos proyectos de jardinería con la introducción de especies que hoy se han convertido en monumentos vegetales.

Desde hace casi cuatro décadas, Paloma Rey, viuda de Gonzalo Ozores, nuestra anfitriona, ha sido todo un modelo de compromiso y responsabilidad con el patrimonio que le ha tocado cuidar y custodiar muy especialmente tras el fallecimiento de su esposo. Y aunque en este día de verano postrero en el que la finca es un ajetreo por el comienzo de la vendimia lo pretenda, su modestia no puede ocultar que ella ha sido la protagonista del modélico estado actual de la finca, ya felizmente recuperada de los devastadores incendios de 2006, y que sobre ella recae el nuevo proyecto turístico en ciernes que pretende expansionar el prestigio de Rubiáns, su pazo, sus jardines y su Historia.

Posa para FARO Paloma Rey a la vera del pazo, en su interior y, por sugerencia,en el estanque de los ciervos. La verdad es que no lo sabíamos, pero ha resultado que la de este estanque es una de sus aportaciones ornamentales a los jardines. Pero ella sí que lo sabe, por eso sonríe con ternura y, tal vez, nostalgia.

Árboles señeiros, patrimonio de Rubiáns

  • Los dos Eucaliptus Globulus (con formación de pata de elefante) y el Calocedro. Este trío forma parte del Catálogo de Árboles Monumentales y Singulares de Galicia. El eucalipto que figura a la izquierda, con 14,5 metros de perímetro, ha sido catalogado por botánicos australianos de Tasmania como el de mayor porte del mundo. Por su parte, el calocedro, es el de mayor altura de Galicia. Entre los tres, estos ejemplares suman tres siglos de la historia del pazo y finca de Rubiáns, en la Vilagarcía de Arousa de los Caamaño y los Ozores.

Compartir el artículo

stats