Entrevista | Manuel Cibeira Administrador de LMR Logística, nueva propietaria de Hiperxel

“Recuperaremos entre 60 y 70 empleos para reabrir las tiendas de Hiperxel”

“Hemos comprado producto a mayores para llevar a cabo el llenado de las neveras”

Manuel Cibeira.

Manuel Cibeira. / Cedida

Estos días, Manuel Cibeira apenas tiene tiempo para coger el teléfono. Son demasiadas las preocupaciones que hay sobre su mesa –muchas cosas que hacer, muchos cabos que atar– y todas ellas giran en torno a una misma idea: “Toca resucitar Hiperxel”.

Todavía cuesta entender como la emblemática cadena de congelados, la mayor del noroeste español, ha salido viva de la ruina en la que fue sumida por Eusebio Novas Hay y Juan José Villamizar. Todas las quinielas la daban por muerta en su proceso de liquidación –tras la gestión parasitaria que provocó el cierre de sus más de 100 tiendas y el despido de sus más de 300 profesionales–, pero contra todo pronóstico saldrá adelante.

La marca de Hiperxel –la nueva Hiperxel y no la vieja de Xeldist Congelados, que deja un reguero de deudas a sus espaldas– ha sido adquirida por LMR Logística, compañía que Cibeira administra junto a Manuel Cibeira e Hijos y Alaskamar. Con amplia experiencia en el sector, el empresario ourensano rehúye de las prisas que cualquiera tendría para reactivar un negocio que, después de siete meses cerrado, pero con 35 años de antigüedad, seguramente afronta su campaña navideña más esperanzadora y decisiva.

–¿De dónde surgió el interés por adquirir la marca de Hiperxel?

–Llevamos bastantes años en el mundo de los congelados; 41 ya, de hecho, con Manuel Cibeira e Hijos. Cuando me enteré de la situación de Hiperxel, de que realmente estaba cerrando, sentí un poco de pena. Aunque era nuestra competencia y nosotros no teníamos nada que ver con ellos, siempre da lástima que una empresa gallega desaparezca tan de repente. Aun por encima una que llevaba tanto tiempo funcionando en el mercado.

– Han logrado hacerse, por el momento, con una veintena de los contratos de alquiler de sus establecimientos. ¿Cómo ha sido posible?

–Yo vivo en O Couto, en Ourense, y tengo una tienda cerca de casa. Pregunté cómo estaba el tema y me dijeron que aún no habían comenzado a entregar las llaves de los locales a sus dueños. Entonces miramos si había la posibilidad de coger alguna tienda, por lo menos las de Ourense. Empecé a indagar un poco, a ver qué se podía hacer, y cogimos una, otra, otra… Al final cada vez más. Aún no hemos acabado, estamos cogiendo poco a poco, pero la idea sería 30. Más o menos.

–¿Cuándo reabrirán? Ya hay carteles augurando su “apertura”.

–Queremos empezar a abrir algunas la semana que viene. Todavía no está claro cuándo inauguraremos la primera, pero la semana que viene sí o sí tienen que abrirse entre cinco y ocho; las que podamos. Ahora estamos lavándoles la cara, nada más, pero el año que viene queremos empezar a darle una nueva imagen a las tiendas. Vamos a intentar abrir con lo que tenemos para aprovechar estas fechas y para que el público vuelva a los establecimientos. Ese es el objetivo principal.

–¿Y a medio- largo plazo? Xeldist disponía de más de 100 tiendas en Galicia.

–Queremos intentar que sigan más tiendas y hacer franquicias. Pero bueno, aún estamos hablándolo para ver cómo.

–¿Cómo prevén que sea?

–Ahora mismo estamos comprando la maquinaria [las neveras, entre otros aparatos] que hay dentro de los establecimientos. Como todavía no se están entregando las llaves a los dueños de las tiendas, la idea es hablar con aquellos propietarios que estén interesados y, si no alquilan sus locales, que sigan guardando ahí la maquinaria. En el momento en el que tengamos el listado con todos estos establecimientos, podremos ponerlo a disposición del público para ver si hay alguien que está interesado en mantener la actividad que había en estos bajos. Nuestra idea es dejar la maquinaria y que ellos [los franquiciados] se hagan cargo de pagar el local y la luz. Nosotros lo que haríamos sería servirles nuestra mercancía y tratarlos igual que si fuera un Hiperxel nuestro, con la marca.

–El otro día pudimos ver a antiguas empleadas del Hiperxel de Vigo en una de las tiendas de Pontevedra, adaptándola para su vuelta. ¿Van a recuperar a más profesionales de la vieja Hiperxel?

–Fue una de las cosas que también nos llamó mucho la atención, que de repente se iba a quedar muchísima gente en la calle y sin una solución. Nosotros lo que intentamos hacer [dentro de las posibilidades que tenemos, cogiendo las tiendas que cogemos, que al final había 100 tiendas y nosotros vamos a coger un porcentaje muy pequeño de ellas] es recuperar al personal que estaba en tienda. Lógicamente iremos contratando a la gente que creemos que tiene mejores aptitudes para ocupar el cargo.

–¿A cuántos profesionales esperan recuperar para las tiendas?

–Para este proyecto andaremos entre las 60 y 70 personas. A mayores hay que añadir la ampliación que estamos haciendo en Alaskamar, que vamos a poner a funcionar una sala de elaboración, y que en Manuel Cibeira e Hijos también estamos fichando. En su conjunto, en lo que se refiere a la creación de empleo, rondaremos los 100 nuevos puestos entre todas las empresas.

–¿Cuánto les ha costado por ahora reactivar Hiperxel?

–Entre 800.000 euros y un millón será lo que invertiremos por todo, pero solo para arrancar. Luego hay que hacer reformas en las tiendas... Todo eso nos costará más, pero lo iremos haciendo poco a poco.

–¿Cuándo y cuánta mercancía va a entrar en las tiendas?

–La mercancía la tenemos. Tenemos stock suficiente para abastecer a las 100 tiendas, no habría problema. ¿Qué pasa? Que ahora mismo nosotros lo que estamos haciendo es poner a punto la maquinaria [instalando los ordenadores, la programación, el ADSL] y retomando el tema de la luz y el agua. Eso nos está llevando muchísimo trabajo porque todo estaba sin pagar, bastante olvidado. Tenemos que hacerlo todo de nuevo prácticamente.

–Hiperxel vuelve por Navidad, todavía parece un sueño.

–Abriremos entre 10 y 12 tiendas antes de que llegue la Navidad.

–¿Cuáles serán los primeros establecimientos que verán la luz?

–Querríamos abrir todos. ¿Cuáles serán los primeros? No lo sé, todo dependerá un poco de cómo tengamos de solucionado el tema de la maquinaria y el tema informático. En principio, eso sí, contamos con abrir dos o tres en Ourense; la semana que viene. Me imagino que también el de Verín y dos o tres más en Vigo. Una tienda de Pontevedra también queremos abrirla, estamos pendientes de un tema de alcantarillado que tenemos que cerrar.

–¿Cuánto prevén invertir en el pescado, marisco y demás productos del mar que van a surtir?

–La cantidad de producto no va a ser un problema, repito, nosotros tenemos stock suficiente; así que lo que vaya demandando cada tienda. El importe se supone que estará entre los 30.000 y los 35.000 euros de llenado por cada tienda, y luego a partir de ahí la demanda que tenga cada una. No tenemos problema de suministro, nosotros ya hemos estado comprando producto a mayores para poder llevar a cabo los llenados y la reposición.

  • Un regreso en cuestión de días

    Como avanzó FARO en primicia este fin de semana, al menos una veintena de establecimientos de Hiperxel volverán a reabrir sus puertas tras superar un concurso-liquidación de todo menos optimista. Entre ellos se encuentran el mítico local que la emblemática cadena gallega ha regentado durante años en Benito Corbal (Pontevedra), que el pasado viernes estaba siendo reacondicionado por varias empleadas de la compañía y este martes ya advertía de su “próxima apertura”.