Balaídos bate récord mensual de producción y cerrará 2023 con el segundo mejor registro

Stellantis Vigo fabricará en total cerca de 538.000 coches, un 32% más que en 2022 y la segunda vez que logra rebasar el medio millón

La planta roza el máximo histórico: se quedará a solo unos 10.000 vehículos

Trabajadores de Stellantis en la planta de Vigo

Trabajadores de Stellantis en la planta de Vigo / Marta G. Brea

Adrián Amoedo

Adrián Amoedo

Stellantis anunció el pasado año que la factoría de Vigo fabricó durante los seis primeros meses del año un total de 275.543 vehículos de sus marcas, repartidos entre las furgonetas K9, el SUV Peugeot 2008 y los sedanes Citroën C-Elysée y Peugeot 301. Sumando a esa cifra el volumen de producción de las Toyota Proace City, que ensambla por un acuerdo con el fabricante nipón, la planta de Balaídos rozó en total los 300.000 vehículos, tal y como publicó en exclusiva este medio. Aquella cifra suponía quedarse a poco más de 100.000 de igualar los 405.000 de todo el año anterior y apuntaba a que, de mantenerse el ritmo, la fábrica podría acabar el curso superando su récord de producción. Tras firmar un récord mensual de producción en noviembre, con más de 60.000 vehículos, Stellantis Vigo culminará el año con cerca de 538.000 coches producidos, un 32% más que en 2022 y a poco más de 10.000 unidades de superar la mejor cifra histórica, lograda en 2007.

La previsión que maneja la factoría olívica es la de fabricar otros casi 34.500 coches en diciembre. Si no hay grandes paradas por falta de componentes, como ha pasado en algunas jornadas a lo largo del año, o si no se produce cualquier problema en la propia planta o en uno de sus proveedores clave, la factoría culminará el segundo semestre con unos números con casi 240.000 vehículos producidos en sus dos sistemas.

La fábrica, que ya fue galardonada por el propio grupo como la mejor de Europa durante la primera mitad del año por su desempeño, se quedará de esta forma a poco de alcanzar las 547.000 unidades alcanzadas en 2007 y logrará, por segunda vez en su historia, superar el medio millón de coches producidos, consolidándola como una de las más productivas de toda Europa.

Modelos

Un hito que, según las fuentes del sector consultadas, se debe a varios motivos. Para empezar, porque a nivel de producto ha habido incrementos notables, sobre todo en el caso de la fabricación en exclusiva de las K9 (con la planta lusa de Mangualde) en el Sistema 2.

Así, por ejemplo, solo en el caso de la Fiat Doblò la producción se vio fuertemente incrementada respecto al año pasado, ya que entonces solo se hicieron en Vigo algo más de 5.000 unidades. Cabe recordar que su fabricación comenzó en verano de 2022 y la cadencia fue más baja que en este curso al tratarse de una nueva incorporación llegada desde la planta turca de Tofas y a raíz de la fusión de PSA y FCA, que dio origen a Stellantis. La consolidación de este modelo, que rozará las 30.000 unidades, se suma al incremento que registra también la Toyota, que si el año pasado se quedó en cerca de 40.000 furgonetas, en este pasará de las 50.000. Todo ello, sumado a la ya de por sí importante producción de las Citroën Berlingo, Peugeot Partner y Opel Combo, en especial por el aumento de ventas en su versión eléctrica.

La Toyota superará las 50.000 unidades y el Peugeot 2008 pasará de las 200.000

Y si el Sistema 2 tiró del carro, el 1 tampoco se quedó atrás. Pese a la ligera caída de producción del proyecto M3-M4, ya al final de su vida en fábrica y que en el primer trimestre de 2024 dirá adiós a Balaídos, de los sedanes se fabricaron algunos menos que el año anterior, cuando se llegó a las casi 18.000. Sin embargo, el gran protagonista de la línea fue el Peugeot 2008. Del exitoso todocamino, que varió su aspecto y mejoró tecnológicamente con el restyling presentado en verano, se habrán producido en Stellantis Vigo a final de año más de 200.000 vehículos, dando buena cuenta del éxito de ventas que mantiene el SUV desde su lanzamiento en Balaídos a finales de 2019.

produccion stellantis W

produccion stellantis W / Hugo Barreiro

Pero no solo el éxito de ventas y la revolución de ciertos modelos ha propiciado el significativo aumento. Sin duda, la implantación de los fines de semana, el recorte de la parada de agosto y, sobre todo, el regreso del cuarto turno, han facilitado que Balaídos se acerque más a las previsiones que manejaba antes de la irrupción del COVID. De hecho, fue precisamente en 2020 cuando desde la dirección apuntaban a superar el récord histórico aprovechando la industrialización del 2008, pero la pandemia provocó que la cifra se quedase en 498.600 coches, en ese momento su segundo mejor registro.

Desde entonces, entre el virus y las crisis logística y de componentes, en especial de microchips, la fábrica no había podido aspirar al medio millón de vehículos, que volvió a rozar en 2021 (495.000). Con el alivio en las paradas, que han sido este año mucho más esporádicas e intermitentes, Stellantis Vigo ha vuelto a máximos.

Futuro

Ahora queda por ver qué pasará el próximo año y, sobre todo, los siguientes. Balaídos está en plena pelea por una nueva plataforma industrial, la STLA Small, y está pendiente de que en las próximas semanas se resuelvan la convocatoria del Perte VEC (Vehículo Eléctrico y Conectado) en la que aspira lograr fondos. Sin embargo, su implantación no se producirá hasta 2027, cuando entre la siguiente generación del todocamino. Hasta entonces, el medio millón de coches debería ser una barrera a superar por parte de la factoría olívica.

Fábrica de Stellantis en Metz

Fábrica de Stellantis en Metz / Stellantis

[object Object]

Stellantis continúa con sus inversiones en sus factorías de todo el mundo de cara a dar el salto, como grupo, a la electrificación. La firma que dirige Carlos Tavares mantiene el reparto de las nuevas plataformas industriales, los modelos y las gigafactorías. Algunas han logrado ya dar el necesario paso, como es el caso de las plantas de Alemania, Francia o Italia a las que se les han ido confirmado la implantación de las STLA. Otras, en cambio, están esperando, como es el caso de las factorías españolas, Vigo entre ellas. Pero si hay plantas que necesitan sí o sí dar cuanto antes el cambio, esas son las que se encargan de ensamblar, para el resto, los motores y cajas de cambios. Y la última en hacerlo es la de Metz, Francia. Esta semana, el comité de empresa de la factoría explicó que Stellantis decidió invertir 60 millones de euros.

La planta de Metz está con la de Trémery en la región de Mosela desde hace más de 45 años. La primera está especializada la fabricación de cajas de cambios manuales de cinco y seis velocidades y la segunda en la producción de motores y grupos motrices eléctricos.

En concreto, la dirección de la planta trasladó a los trabajadores que la intención es la de levantar cinco nuevas líneas de producción de piezas para las cajas de cambios de los modelos híbridos y eléctricos del grupo.

El sindicato CFDT (Confédération française démocratique du travail) informó que este nivel de inversión es algo “inaudito” las últimas dos décadas. El delegado sindical Philippe Petry indicó que la idea es que la capacidad de Stellantis Metz se eleve hasta las 600.000 piezas. Desde allí se abastecerá a las plantas europeas de la compañía y de las cinco nuevas líneas tres estarán dedicadas a embragues, una a diferenciales y otra a módulos hidráulicos.

Por otro lado, un total de 80 empleados que hasta ahora trabajan en las líneas para vehículos con motor térmico recibirán formación para reciclarse y dar el paso a la nueva tecnología. En la planta trabajan unas 450 personas.