Los altos beneficios empresariales disparan un 25% la recaudación de Sociedades en Galicia

Los ingresos del IRPF se mantienen estables con un alza del 9% pese a la ralentización en la creación de empleo los últimos meses

Mostradores de una oficina de la Agencia Tributaria.

Mostradores de una oficina de la Agencia Tributaria. / Julio Gutiérrez

Julio Pérez

Julio Pérez

En octubre se juntan en la Agencia Tributaria las declaraciones mensuales habituales con la del tercer trimestre de las pymes, el tributo de Gases Fluorados y el segundo pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades que cubre el período abril-septiembre. Es el momento más relevante de todo el año para la caja del fisco. La recaudación superó los 45.300 millones de euros, un 8,3% más, y acumula un alza en lo que va de ejercicio del 5,2% (un 5,8% en términos homogéneos, la misma tasa que en septiembre), hasta los 235.391 millones. Los ingresos en Galicia rozaron los 8.700 millones de euros tras un incremento del 12,8% –unos 1.000 millones más que en el mismo periodo de 2022– y enfilan un más que probable récord histórico, impulsado por la buena salud en general de prácticamente todos los grandes impuestos, particularmente el que grava los beneficios empresariales.

Con las dos cuotas que van de Sociedades, su aportación se disparó en la comunidad el 25,5%. Alcanza los 1.437 millones de euros, frente a los 1.145 millones de enero a octubre del pasado 2022, según el informe que acaba de publicar el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda. En toda España creció el 3,3% (9,7% en términos homogéneos), con un saldo de 30.350 millones de euros. “Los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades no aumentaron de forma tan intensa como en el primer pago, debido, sobre todo, al peor comportamiento de los beneficios en los grupos”, señala el análisis. La subida en el primero fue del 24,5% y el de octubre aumentó el 9% año.

Por tipo de empresa

Baja la velocidad del tributo porque también se moderan los beneficios. Hasta marzo engordaron a un ritmo del 20% y ahora rondar un todavía notable 6,1%. El freno se concentra en las energéticas, que batieron récords de facturación y resultado neto durante la crisis de precios. También hay “otros sectores”, apunta la Agencia Tributaria, que están declarando ganancias inferiores a los primeros meses del año. Otra parte de la ralentización en el ascenso de los pagos de Sociedades viene de las pymes. La mayoría tributa por su última cuota anual y en el segundo pago saltaron ya a la cuota del ejercicio 2022 presentada a finales de julio, “con crecimientos lógicamente inferiores a los que tuvieron en el ejercicio 2021, al compararse este último con el año de la pandemia”.

recaudacion W

recaudacion W / Hugo Barreiro

Las grandes empresas que no están integradas en grandes corporaciones son la excepción y mejoraron los buenos resultados del primer pago. Sus beneficios resisten: 16,7% de avance hasta marzo y 16,4% hasta septiembre, dejando una subida en el conjunto del año del 17,5%.

Rentas del trabajo

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) mantiene la tónica de los últimos meses, muy estable. Deja cerca de 3.700 millones de euros en Galicia después de un incremento del 9%. Los ingresos brutos por retenciones del trabajo se elevaron el 11,8% (3.271 millones de euros); un 8,7% los pagos fraccionados (258 millones); un 5,3% la inyección del resultado de la declaración anual (587 millones); y un 3,2% el resto de conceptos (261 millones). Las devoluciones rondaron los 700 millones, un 16,7% por encima del pasado año.

El alza en los ingresos vinculados al IRPF en el conjunto del Estado fue muy similar, el 9,6%, sustentados por las retenciones del trabajo y actividades económicas, que suponen tres cuartas partes del incremento. La subida se atenúa en el sector privado en comparación a la primera parte del año por la ralentización en la creación de empleo, las subidas más contenidas en los salarios (6% en el primer trimestre y ligeramente por encima del 5% en el tercero) y la progresiva moderación también en el incremento del tipo efectivo. Se nota tanto en pymes como en las grandes empresas.

Los ingresos por retenciones en las administraciones crecen un 13%. En la parte salarial el crecimiento hasta octubre es del 9%, un porcentaje que llegó a superarse en los primeros del meses del año. “La situación va a cambiar notablemente en los dos próximos meses, en noviembre cuando se noten los efectos completos de la subida salarial adicional de este año, y en diciembre cuando se compare con el repute del año pasado causado también por la actualización de salarios, más intensa entonces”, avanza la Agencia Tributaria. La otra parte del sector público, las pensiones, refleja un alza próxima al 19% por el mayor número de prestaciones y la subida del tipo efectivo medio superior al 7%.

IVA y Especiales

Los ingresos homogéneos por IVA hasta octubre apenas se diferencian de los niveles de 2022. Cambios normativos y de gestión restan más de 2.900 millones de euros a la recaudación. Destacan los 1.423 millones en la rebaja del IVA a los alimentos básicos, los 514 millones en la electricidad y 220 millones en el gas natural, madera y pellets. Sin ellos, la subida rondaría el 5%. En Galicia se expanden un 13%, hasta los 3.161 millones de euros.

Los Impuestos Especiales también están condicionados por los cambios. La aparición en escena del gravamen a los plásticos no reutilizables, que arroja 499 millones de euros, evita una caída de la recaudación del capítulo. Sí baja en Galicia: 2,2% menos, hasta los 70,3 millones. El que se aplica al alcohol sigue en caída libre (5,3% por debajo del pasado año) e Hidrocarburos vuelve a caer (0,8% anual), interrumpiendo definitivamente la leve recuperación mostrada antes de septiembre.