La gallega Greenalia y grandes multinacionales se interesan por la eólica marina en Portugal

Medio centenar de empresas contactaron con el Gobierno luso para analizar proyectos de “offshore” y las futuras subastas

Los tres aerogeneradores del parque WindFloat Atlantic frente a Viana do Castelo.

Los tres aerogeneradores del parque WindFloat Atlantic frente a Viana do Castelo. / FDV

Julio Pérez

Julio Pérez

Antes de que el Gobierno de Portugal abriese oficialmente sus oídos a posibles propuestas para el desarrollo de la eólica marina frente a sus costas, Capital Energy levantó la mano con tres posibles parques en cartera. Como adelantó Faro, la compañía comunicó a la Agência Portuguesa do Ambiente el esbozo de las instalaciones previstas en aguas de Viana do Castelo, Leixões y Figueira da Foz, tres de las zonas seleccionadas por la administración lusa para la ubicación de la offshore. No extraña que esté ahora en el listado con el medio centenar de firmas que trasladaron su interés en participar lo que el Ejecutivo luso denomina “fase de diálogo”.

“Procederemos a identificar promotores interesados en el procedimiento competitivo e iniciaremos la fase de diálogo para presentar proyectos”, explicaba hace poco más de un mes el expresidente António Costa. Junto a Capital Energy figuran también en la retahíla divulgada por la Dirección General de Energía y Geología del país vecino la gallega Greenalia, que hasta ahora había centrado sus objetivos de eólica marina en Gran Canaria, donde quiere construir cuatro parques; y todos los grandes grupos energéticos españoles: Acciona, Naturgy, Iberdrola, Abei, Ferrovial, IberBlue Wind, Cobra o Repsol, entre otros. Algunos de ellos ya entregaron al Ministerio para la Transición Ecológica en España documentos iniciales también para parques eólicos en Galicia.

Agilizar el proceso

Estar en la lista no implica objetivos vinculantes a ninguna de las partes. A partir de ahora se abre una segunda fase en la que empresas y administración hablarán sobre los proyectos y, sobre todo, el modelo de expansión de la eólica marina y cómo se licitarán los espacios disponibles. Al igual que se hará en España. Las autoridades portuguesas creen que con este diálogo se “agilizará el proceso”, teniendo en cuenta la intención de lanzar a finales de este año las subastas.

El Gobierno portugués se ha marcado un objetivo de 10.000 megavatios (MW) de potencia en eólica marina de aquí a 2030. El Plan de Asignación de Energías Renovables Marinas (PAER), que pasa en estos momentos consultas a las administraciones y entidades españolas afectadas –incluidas las de Galicia–, estima que la offshore aportará “aproximadamente el 32%” de la producción eléctrica, “pudiendo incluso plantearse el escenario de exportación de energía directamente del mar”. “Con la concretización de este objetivo, el país se dota de una significativa independencia energética y, por primera vez en la historia, Portugal podrá acompañar al grupo de países que iniciarán la nueva revolución industrial que, como las anteriores, impone la transición energética”, remarca el PAER.

Al otro lado de Galicia

Viana do Castelo, al otro lado de la frontera con Galicia, será uno de los epicentros para le estreno de la eólica marina en Portugal. Allí opera ya el WindFloat Atlantic, el mayor parque flotante de toda Europa con tres turbinas de 25 MW cada una. En la zona se delimitaron dos polígonos aptos de 1.010 y 990 MW de potencia. Uno de ellos estará entre los primeros que salgan a concurso público. La administración lusa se plantea reforzar la capacidad de absorción de electricidad de los futuros parques lanzando una conexión con la futura autopista eléctrica con Galicia.

[object Object]

10.000 megavatios en eólica marina en Portugal

La hoja de ruta del Gobierno luso para la eólica marina contempla 10.000 MW en 2030 que podrían aportar alrededor del 32% de toda la producción eléctrica del país.