Hosteleros gallegos exigen igual trato que la pesca para cubrir vacantes con extranjeros

El sector pide que camareros o cocineros sean considerados oficios de difícil cobertura

Faltan 5.000 profesionales y la mano de obra exterior tarda “más de un año” en llegar

Un camarero atendiendo una de las terrazas que esta semana están a rebosar en Baiona. |   // MARTA G. BREA

Un camarero atendiendo una de las terrazas que esta semana están a rebosar en Baiona. | // MARTA G. BREA / jorge garnelo

Entramos en agosto y la hostelería gallega ya lo advierte: “Será un mes bueno, pero no con cifras extraordinarias como las que se preveían”. Hay afluencia, hay gente de sobra para calmar la sed de una comunidad que cada año da lo mejor de sí a nivel turístico –que muestra su mejor cara, paisajes, monumentos, plazas y playas–, pero lo que no hay son trabajadores... Ya no solo profesionales especializados que sirvan de anfitriones ejemplares en un lugar que debería quedar para el recuerdo en la memoria de sus visitantes, ni siquiera jóvenes que quieran formarse en este sector.

La falta de mano de obra, sobre 5.000 personas entre restaurantes, bares y cafeterías, no se sacia de cualquier forma. La llegada de extranjeros es una de ellas, aunque la potente burocracia que ralentiza su acceso al mercado laboral está provocando que los mismos tarden “más de un año” en incorporarse.

Así lo indica Cesáreo Pardal, presidente de Turismo de Galicia, que defiende una vieja reivindicación que vuelve a cobrar fuerza este verano. Que oficios como el de camarero o cocinero se consideren “de difícil cobertura” para acelerar el relevo que tanto ansían las terrazas.

"Será un agosto bueno, pero no con cifras extraordinarias como las que se preveían"

Cesáreo Pardal

— Presidente de Turismo de Galicia

Esta solicitud, que anteriormente han hecho suya la construcción o el metal, por ahora solo es un privilegio para la pesca. El catálogo de ocupaciones elaborado por el Ministerio de Trabajo –que contiene todos aquellos puestos en los que los Servicios Públicos de Empleo han encontrado dificultad para gestionar las ofertas que los empleadores les presentan para cubrir vacantes– únicamente contempla –a excepción de los deportistas profesionales y entrenadores deportivos– categorías relacionadas con el mar.

Entre ellas las de frigoristas navales, jefes de máquinas de buques mercantes, mecánicos de litoral, sobrecargos, oficiales radiolectrónicos, mozos de cubierta, caldereteros o contramaestres, pero también, casualmente, las de camareros y cocineros de barcos. “Lo que estamos pidiendo es que se nos tenga en cuenta, simplemente eso, pero todo dependerá de si Madrid lo hace”, resalta por su parte César Sánchez-Ballesteros, presidente de los hosteleros pontevedreses, afirmando que algunos establecimientos de la provincia se están viendo obligados a reducir su horario de atención al público o cerrar ciertos días de la semana por no tener personal que supla al que debe descansar.

"Lo que estamos pidiendo es que se nos tenga en cuenta, simplemente eso, pero todo dependerá de si Madrid lo hace"

César Sánchez Ballesteros

Un conocido local de Sanxenxo que factura entre 3.000 y 5.000 euros cada jornada –menciona a modo de ejemplo– está dejando de abrir ocho días al mes ante la falta de mano de obra, lo que ha provocado que no ingresase entre 24.000 y 40.000 euros en julio. Ante esta situación, los hosteleros pontevedreses se plantean seguir el modelo que ya han adoptado sus colegas de A Coruña, que están obteniendo “resultados positivos” gracias al programa Galicia Retorna. Han logrado que varias decenas de gallegos repatriados ocupen vacantes que no se daban cubierto en el sector.

“Hay un contingente de 15 personas que ya están trabajando, otras 15 a las que estamos formando, y 15 más que ya estamos buscando en Latinoamérica”, manifiesta el presidente de los hosteleros herculinos, Héctor Cañete. Dicha iniciativa también la está sopesando aplicar los hosteleros lucenses, cuyo presidente, Cheché Real, señala que –si bien la ausencia de relevo se está dando en múltiples campos– “hay que hacer algo pronto para evitar que podamos tener un grave problema”.

Para frenar esta problemática, el Consello de la Xunta autorizó este jueves ampliar la inversión destinada a la formación en distintos sectores estratégicos (naval, automoción, metalmecánica, renovables, TIC, construcción, comercio, hidrógeno y minería). Se destinarán más de 3,3 millones que permitirán cualificar a más de 7.670 profesionales.