Empresas

Los sindicatos negocian con Marie Claire un mínimo de 80 trabajadores

Baraja mantener en Vilafranca 50 empleados, y CCOO y UGT lo ven insuficiente para mantener una mínima línea productiva

Trabajadores de Marie Claire abandonan la fábrica una vez acabado el turno.

Trabajadores de Marie Claire abandonan la fábrica una vez acabado el turno. / Gabriel Utiel Blanco

Elena Aguilar

El futuro inmediato de Marie Claire sigue siendo una incógnita. Los sindicatos y la dirección de la histórica textil con sede en Vilafranca continúan negociando a contrarreloj las condiciones del expediente de regulación de empleo (ERE) que plantea la empresa para no bajar la persiana y que afectará a casi el 70% de la plantilla. UGT y CCOO rechazan las cifras y ya han propuesto a la mercantil recortar los despidos.

Sindicatos y empresa volvieron a verse este martes las caras (y ya van tres reuniones) y desde la dirección de Marie Claire se insistió de nuevo en las dos opciones. La primera es parar la actividad en los próximos días, ir a concurso, presentar ERE para toda la plantilla y liquidar la compañía. La segunda pasa por despedir a 190 personas (casi siete de cada diez trabajadores), con lo que se quedaría solo con unos 120 (entre 50 y 60 estarían en el área de producción de Vilafranca), una cifra que le permitiría mantener una mínima actividad.

La empresa no ha variado ni un ápice su postura y tanto UGT como CCOO consideran que con esa cifra de empleados es "imposible" mantener una mínima actividad productiva en Els Ports. De ahí que los representantes de los trabajadores hayan propuesto aumentar esa cifra hasta 70 u 80, prácticamente la misma cantidad de profesionales que están en activo actualmente, dado que la textil está inmersa desde principios de año en un ERTE que afecta a dos tercios de sus empleados. El ERTE finaliza el 30 de junio y los sindicatos anuncian que, si no hay comunicación de la empresa o acuerdo, seguirán trabajando.

Propuesta al Fogasa

Tanto UGT como CCOO consideran que aunque el plan de mínimos que plantea la empresa es mejor que cerrar la fábrica "no es una alternativa industrial" para la comarca. "Hemos solicitado nueva documentación respecto al plan de viabilidad y a la situación de la firma porque entendemos que la propuesta resulta insuficiente", insisten desde los sindicatos que también valoraron la "masiva asistencia" a la manifestación del pasado viernes y en la que unas 2.000 personas salieron a la calle para gritar que "Marie Claire no se cierra". 

Mientras siguen las negociaciones (ambas partes volverán a verse las caras el lunes), desde la empresa siguen moviendo ficha para hacer viable su plan de negocio. La textil ya ha pedido formalmente al Fondo de Garantía salarial (Fogasa) que se haga cargo de las indemnizaciones de los trabajadores que estarán afectados por el ERE y también mantiene contactos con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para renegociar la deuda que solo con esta entidad asciende a 21 millones. 

Además, Marie Claire mantiene contactos con fondos de inversión, socios externos y socios internacionales para que inyecten unos tres millones de euros.