Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El motor vigués pulveriza sus récords pese a los 100.000 coches perdidos por los chips

Nuevos máximos históricos de ventas (11.200 millones) y exportación (8.160) el año pasado pero cae el empleo y la inversión | El sector reduce todavía más su dependencia de Stellantis

Miles de vehículos fabricadospor Stellantis, en la terminal Ro-Ro de Bouzas. / M.G. BREA

Más ingresos y exportaciones que nunca pese a perder más de 100.000 coches por la falta de microchips y caer el empleo (-6,1%) y la inversión (-9,5%). La automoción gallega volvió a exhibir el año pasado un plus de resistencia envidiable frente a crisis globales como la de los semiconductores al firmar el mejor ejercicio de su historia en ventas: 11.200 millones de euros, una cifra similar a la del presupuesto de la Xunta. Las dos razones básicas de este éxito es el tirón comercial de los modelos de Stellantis Vigo, líderes indiscutibles en sus respectivos segmentos de mercado –la planta gallega ensambló el 23,6% de todos los coches fabricados el año pasado en España, muy por delante de la segunda en el ranking, Seat, con un 18,8%–, y la vocación internacional del sector. Las exportaciones, tanto de vehículos como de componentes, también han marcado nuevos máximos históricos y el panel de proveedores instalados en la comunidad cada vez es menos dependiente de Balaídos. De hecho, el 41,3% de su producción se va fuera de España, frente al 31,5% que sigue representando Stellantis Vigo y el 27,2% de otros constructores instalados en territorio nacional.

Facturar 11.200 millones de euros fabricando 100.000 coches menos de lo previsto da una idea del potencial de la industria gallega del motor, expectante ante la convocatoria ya publicada del Perte del vehículo eléctrico y conectado. El sector, agrupado en torno a Ceaga (Fundación Clúster de Empresas de Automoción de Galicia), aumentó un 7,3% sus ventas con respecto a 2020 y encadena cuatro años consecutivos de crecimiento. Las exportaciones también marcaron su máximo histórico, con 8.160 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 12,4%, refrendando al sector como el motor exportador de Galicia. De hecho, la automoción fue responsable en 2021 de un tercio (32,3%) de las ventas gallegas a mercados internacionales. Y si se analizan solo las exportaciones de la industria de componentes, estas también batieron récords: 1.650 millones de euros, con Francia, Portugal, Reino Unido, Alemania, Polonia, Argentina, Marruecos, EE UU e Italia como principales destinos.

Las dos únicas notas negativas del balance 2021 de Ceaga son el empleo y las inversiones. La primera retrocedió un 6,1%, hasta los 23.450 trabajadores directos (si computasen los indirectos e inducidos, la cifra sobrepasaría los 40.000), por el recorte de eventuales que trajeron consigo las paradas por falta de microchips. Aún así, este sector representa el 13,7% de todo el empleo industrial gallego. En cuanto a inversiones, al no ser año de preparativos de nuevos lanzamientos y que la mayoría de industrias ya había puesto en marcha procesos de transformación años antes, estas cayeron un 9,5%, hasta los 124 millones de euros. Es la cifra más baja desde 2014, según la memoria del clúster.

Ceaga celebra mañana su asamblea general, que cerrará el presidente de la Xunta. Antes, el director de la planta de Vigo de Stellantis, Ignacio Bueno, y el presidente de Ceaga y director general de Denso, Roberto Cavallo, analizarán la situación actual y futura del sector, marcada en buena parte por el encaje que tendrán las demandas gallegas en el reparto del Perte del coche eléctrico y conectado. Para el centro de Balaídos, como adelantó este periódico, será clave obtener financiación para garantizar la asignación por parte del grupo de una de las cuatro nuevas plataformas industriales para vehículos 100% eléctricos, lo que despejaría el futuro de la planta viguesa hasta 2035.

La crisis de los microchips y el impacto que ya está teniendo la invasión de Ucrania en las ventas de coches, la factura de la luz, el coste de las materias primas y los flujos logísticos también estarán en el debate. Hay que tener en cuenta que por ejemplo Stellantis Vigo lleva varias semanas de paro total por el desabastecimiento de componentes tecnológicos por la escasez mundial de semiconductores (hoy arrancará el Sistema 1 a medio gas y se espera que la otra línea lo haga el próximo lunes).

Compartir el artículo

stats