Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La luz: de primera necesidad a lujo

De izquierda a derecha: José Crespo, propietario de Talleres Crespo e Hijos; el empresario Fran Baños, impulsor de la imprenta Baños Print; Paula Hermida, dueña de El Trastero y José A. Gordo, dueño de Joseba Gorka Noé Parga / Ricardo Grobas

Pequeños empresarios acusan subidas en la factura de la electricidad de hasta el 30%

Han sido meses duros. De contención de gasto, de estirar los bolsillos familiares para amortiguar las deudas que ponían contra las cuerdas la viabilidad de los pequeños negocios. Y cuando parecía que los autónomos, esos pequeños empresarios que llenan de autenticidad las calles, empezaban a ver los primeros rayos de sol, estos se tornaron tan iridiscentes que un nuevo revés se plantó en su camino: la subida del precio de la luz.

El polémico cambio de tarifa que marca, desde principios del pasado junio, máximos históricos en el precio de la electricidad en el mercado mayorista en España, tiene repercusiones más allá de las cuatro paredes de una casa. Para los pequeños negocios supone subidas que rondan entre el 30% y el 35% en el recibo de la electricidad. Todo pese a que el IVA que se aplica sobre este servicio se ha contraído hasta el 10%. Una partida que repercute sobre el margen de beneficio de estas compañías.

Paula Hermida, dueña de El Trastero. NOÉ PARGA

En mayo pagaba 336 euros de recibo de la electricidad, y en junio la factura ascendió a 500 euros, cuenta David Jiménez, dueño del local de restauración El Trastero en Vilagarcía de Arousa. “Es un ataque a cara descubierta. Es un atraco permitido”, incide este autónomo que pone expone la controversia de esta escalada de precios en un bien de primera necesidad.

En su caso, el consumo más importante procede, principalmente, de la cafetera o del lavavajillas, es decir, los electrodomésticos que tienen resistencias térmicas. “Por el funcionamiento que tiene el negocio, no puedes economizar este coste”, apunta Jiménez, “coinciden las horas de máximos precios de la electricidad con las de picos de actividad”. Daniel Núñez, dueño de Arousa Sport Center, acusa subidas de hasta el 40%, con facturas que rondan los 1.200 euros, dentro de un sistema en el que las luces de las canchas de pádel concentran el mayor gasto energético.

José A. Gordo: “Lo tienes que asumir con más trabajo: tuyo y de tu equipo”

decoration
José Á. Gordo, dueño de Joseba Gorka.

José Á. Gordo, dueño de Joseba Gorka. R. GROBAS

Este sobrecoste eléctrico, “unido a los cierres por el COVID, los aforos de los locales, supone un bache más que superar”, reflexiona el empresario. Esta subida en la factura de la luz repercutirá directamente sobre los márgenes de beneficio de los autónomos, que ni se plantean la posibilidad de contrarrestar este sobrecoste con un aumento de los precios finales. “Lo tienes que asumir con más trabajo: tuyo y, tristemente, de tu equipo”, reconoce José Ángel Gordo, peluquero y dueño del establecimiento Joseba Gorka. De su factura tiran los secadores de alta potencia, los calentadores y el aire acondicionado. “A sectores como el nuestro la subida de la luz nos está haciendo mucho daño”, revela el empresario.

Impacto doble

A otros, este impacto les llega por partida doble. Para el autónomo detrás de Baños Print, Fran Baños, la subida del precio de la electricidad no solo conllevará un aumento de costes directos, en la factura, sino que le repercutirá de manera indirecta con un incremento del importe de las materias primas. “Mis proveedores a la hora de generar su producto experimentarán un aumento de costes. Me han advertido de que habrá una subida de precios porque les cuesta más producir”, asegura.

Su consumo eléctrico, como el de otros, se ha visto incrementado un 30%. “La diferencia es muy importante para un negocio como el mío, en el que somos dos personas trabajando. De un año a otro, la partida eléctrica aumentará en 2.000 euros”, reconoce Baños. “Es una barbaridad porque supone duplicar el importe del recibo”. En un primer momento, hasta que se estabilicen las cuentas de la empresa, la repercusión sobre el negocio será negativa “porque absorbes tú el coste hasta que consigues introducir esta subida al cliente. Todo con unos beneficios que, ahora mismo, son los que son por la pandemia”, recuerda.

José Crespo, propietario de Talleres Crespo e Hijos. | // RICARDO GROBAS

Como es de esperar, los negocios con un consumo energético más intensivo serán los más perjudicados por estos aumentos de precios. En Talleres Crespo e Hijos, el pequeño empresario José Crespo ha visto como la factura de la luz ascendía de 400 a 600 euros, después de junio. Los elevadores de coches son las máquinas que más consumen. “Es algo que tienes que pagar. Te tienes que fastidiar”, apunta el empresario que descarta una subida del coste de su servicio al cliente.

Las soluciones ante esta perspectiva tampoco es que sean sencillas. “Llevo tiempo recibiendo llamadas de un comercial de una compañía eléctrica que me ofrece un 20% de descuento al año. Si tienen la capacidad de ofrecer este descuento, que no dejan de ser acciones comerciales, ¿qué está pasando aquí?”, reflexiona Jiménez. “Es un bien de primera necesidad, no podemos convertirlo en un artículo de lujo”.

Los autónomos instan a una intervención

La subida del precio de la electricidad no ha sido bien recibida por parte de los autónomos. El presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Eduardo Abad, incide en que la nueva tarifa es “un auténtico chantaje de las operadoras eléctricas”. El portavoz es duramente crítico con que la bajada del IVA de la luz al 10%, se haya contrarrestado triplicando el precio del coste de la energía.

“Ese aumento no obedece a razón lógica. Aunque se ha producido un aumento del coste del gas natural, esta subida es del 5%. No se justifica la elevación de costes de producción”, subraya. Abad pone de relieve que la luz es un bien de primera necesidad para las pequeñas empresas e insta a aprovechar los fondos europeos para impulsar una serie de proyectos dirigidos a potenciar el autoabastecimiento energético “como uno de los elementos fundamentales de competitividad de los negocios”, sugiere el representante de UPTA.

Los autónomos advierten de que la escalada de los precios de la electricidad no sólo repercutirá sobre los márgenes de rentabilidad económica de los negocios, sino también sobre los precios de ciertas actividades. “Sobre todo las manufactureras, en las que los precios de producción tienen una implicación muy grande en el coste de producción y el rendimiento de la actividad”, recuerda Abad.

Desde UPTA, califican la subida de precios de la luz como “un chantaje de las eléctricas a la sociedad”. Abad recuerda que los partidos políticos que no gobiernan “debería de estar preocupados por estar alineados, junto con el Gobierno, para lanzar un mensaje claro a la ciudadanía”. El presidente de la asociación de autónomos rechaza la politización de este bien de primera necesidad. “Las culpables de esto son las eléctricas, hay que hacer una intervención en toda regla por parte del Gobierno. Eso solo se puede hacer modificando las leyes en el Parlamento”, subraya. “Lo que les pido es la misma valentía a todos los partidos políticos para que, igual que critican, sean valientes para modificar la ley”.

Compartir el artículo

stats