Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Little negocia pedidos por 5 millones para reciclar baterías en Mos

Estado de las obras de la nueva planta de Little en el polígono de Mos. | MARTA G. BREA

Estado de las obras de la nueva planta de Little en el polígono de Mos. | MARTA G. BREA

Little Electric Energy, spin-out de la viguesa Little Electrics Cars, se encuentra negociando pedidos por valor de 5 millones de euros para el reciclaje de baterías en su planta aún en construcción en Mos. Lo hace, además, abriéndose a más mercados que el de la automoción. De hecho, la empresa que dirige Rubén Blanco está trabajando en un proyecto enfocado al sector primario gallego, en concreto a las granjas, para las que busca crear baterías de almacenamiento de energía de la industria fotovoltaica y eólica, que vive un bum en la comunidad.

Little está levantado una factoría de más de 3 millones de euros en el polígono de A Veigadaña (al lado de la planta de Benteler) y en el marco de una inversión conjunta de 10 millones de euros junto a otras diez firmas de Mos y Vigo. Allí dispondrá de algo más de 3.000 metros cuadrados en donde analizará celda a celda las baterías, enviando las inservibles al reciclaje y aprovechando las que están en buen estado, convirtiéndolas en battery packs de 4, 8, 12 o 16 KW.

“Son volúmenes limitados, pero se van a multiplicar exponencialmente en los próximos años”, señala Rubén Blanco

decoration

Pese a que las obras aún están en marcha –van según lo previsto– la firma tiene proyectos entre manos por 5 millones para 2025. “Son volúmenes limitados, pero se van a multiplicar exponencialmente en los próximos años”, asegura el CEO de la firma. Blanco recuerda que están “en fase de diseño industrial y prototipaje”, pero que ya han despertado un gran interés. “Hay más nichos de los que pensamos, pero también de fabricantes de vehículos, autobuses y camiones”, explica.

En este sentido, Little calcula un volumen de negocio de 25 millones de euros previsto para 2030. Para entonces se espera que el volumen de vehículos eléctricos en las carreteras sea mayor y, por tanto, también sea más necesario el reciclaje de las baterías que incorporan.

Las naves que se construyen de forma conjunta en A Veigadaña. Marta G. Brea

Por otro lado, la spin-out de Little Electrics Cars (que fabrica vehículos 100% eléctricos, principalmente para empresas) continúa desarrollando el potencial de las energy storage stations (ESS), que sirven para el almacenamiento de energía a través del uso de un grupo de baterías. Así, han presentado un proyecto ante la Axencia Galega de Innovación (GAIN) para crear un demostrativo para el sector primario gallego. La iniciativa, junto a más empresas colaboradoras, busca crear packs de 50kW para almacenar energía renovable, de los sectores eólico y fotovoltaico. Sería para desarrollarlo en dos años con una inversión de 600.000 euros. “Hay granjas a nivel mundial que están desconectadas de la red, o incluso poblaciones remotas”, recuerda Blanco.

Compartir el artículo

stats