Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria gallega en jaque: el precio del acero se dispara

Descarga de una bobina de acero  en el puerto de Vigo. | FDV

Descarga de una bobina de acero en el puerto de Vigo. | FDV

“Llevo toda mi vida dedicándome a esto, casi 40 años, y nunca había visto algo igual”. La que habla es la responsable de una firma que se dedica al almacenamiento y distribución de acero. Hierros Lago es una de las empresas que, desde Vigo y su área, se dedican a nutrir al resto de la industria de la zona de planchas, bobinas o tubos de este material, clave para sectores importantes como la automoción, el naval o, en general, la fabricación de estructuras metálicas. En lo que va de año, el precio medio de estos productos creció por encima del 50%, poniendo en jaque a la industria gallega. El motivo es la falta de materia prima tras una paralización de las minas por la pandemia y unas acerías desbordadas ante la alta demanda tras los confinamientos. Una escasez que se suma a la de otras como los microchips, la madera o los plásticos. Productos que elevan los costes de producción y que, como en el caso del acero, se convierte “en un drama” para las empresas.

Al igual que sucede con los semiconductores, la disparada demanda derivada de la crisis sanitaria global rompió por completo la cadena de suministro del acero. El efecto rebote en la industria tras la vuelta a la nueva normalidad en diferentes partes del mundo llevó a aumentar los pedidos, algo que deja a Europa en situación de debilidad al tener apenas un 10% de la producción mundial, lejos de sus competidores en Asia (en torno al 60%) o Estados Unidos (30%).

  • La crisis de los microchips: lo peor está por venir

“En 2008, con la burbuja, se dio una situación similar”, explican fuentes del sector de la distribución de este material, “pero no como ahora”. Un pedido en enero es hoy más de un 45% más caro. “Pero en realidad empezó a subir ya a final del año pasado y todo indica que no va a parar”, resumen. Sobre esto último, desde Hierros Lago señalan que “de noviembre a la fecha hay productos con un precio un 90% superior”.

“Un pedido de hoy se sirve en unos seis meses; las acerías no tienen capacidad”

Juan José Agulla - CEO de Citic Censa

decoration

Los almacenistas dicen haberse quedado sin existencias en algunos productos, pero lo peor es que los intermediarios también. “Hay una rotura de stock y no va a haber chapa tan fácilmente. En verano va a seguir la cosa igual, ya que no hay visos de que vaya a bajar”, aseguran.

La automoción, con Stellantis a la cabeza, está viéndose afectada en Vigo y su área. Desde Ceaga explican que “en los últimos meses se ha producido un ascenso en el precio del acero y del aluminio, metales que son de uso intensivo en la fabricación de coches”. El clúster de la automoción de Galicia apunta como “factor” el bum de las energías renovables, “que han generado una demanda enorme de ese tipo de materiales”, y espera “una nueva subida en el segundo semestre” del año. Pese al alza, Ceaga descarta que exista “riesgo de desabastecimiento” en el tejido de proveedores.

Planchas de acero en un astillero vigués. FdV

También el naval está notando mucho esta situación. Los astilleros presentaron presupuestos para nuevas obras o reparaciones y se encuentran que hoy, meses más tarde, el coste se dispara. “Estamos asustados”, reconoce un responsable de un astillero vigués, que cifra en más dos millones de euros el desfase en alguno de los presupuestos presentados. “Se pasan ofertas y no queda otra que revisarlas”, indica.

“Estamos encontrando empresas que tienen pedidos relevantes y se están viendo afectados por el precio de materias primas en un 40%”, apuntan por su parte desde la patronal del metal, Asime. Su secretario general, Enrique Mallón, sigue la evolución “con mucha preocupación” y asegura que “todas las actividades se ven afectadas”. “Con esta situación se constata la interdependencia mundial que tiene la industria, que necesita contar con fabricantes y productores nacionales”, avisa.

“Toda actividad se está viendo afectada; hay mucha preocupación”

Enrique Mallón - Secretario general de Asime

decoration

Pero hay otras industrias en la comunidad que también viven este problema. La mayor calderera del país, Citic Censa, es una de ellas. “Solo en el último mes el precio se ha disparado un 20%”, informa el CEO, Juan José Agulla, que también lamenta la demora en las entregas: “Un pedido de hoy se sirve en unos seis meses”.

La empresa de Porriño, que recientemente firmó el mayor contrato de su historia para una minera rusa (como publicó FARO en exclusiva), trabaja con aceros de gran espesor, en su caso llegados de Alemania. El precio pasó de unos 800 euros la tonelada, que era más o menos lo normal, a los 1.200. “Las acerías no tienen capacidad”, asegura Agulla.

Un trabajador en la planta de Hierros Lago, en Vigo.

Un trabajador en la planta de Hierros Lago, en Vigo. FdV

Compartir el artículo

stats