Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San José saca músculo para el megaproyecto de Castellana Norte en Madrid

El grupo blinda su caja con 200 millones y roza los 1.000 millones de negocio en 2020 por el impulso de la facturación en España y, sobre todo, en Portugal

Recreación del proyecto Distrito Castellana Norte. // DCN

San José lleva casi un mes bailando en el parqué por debajo de los 6,61 euros por acción del máximo anual de cotización que alcanzó el pasado 17 de marzo. Días después, el 30, uno de los accionistas se quejó en la junta general del valor “muy reducido” que los inversores están dando al grupo y de la posible responsabilidad de los directivos por no engordar la autocartera de títulos en los momentos de mayor descenso en Bolsa. “Considero totalmente necesario una renovación de los protocolos de actuación de la compañía en su estrategia de comunicación tanto al mercado como a los socios”, reclamó, agradecido a la cúpula por “la marcha del negocio”, pero con el reproche de por qué una compañía con “una holgada posición de caja” no pasa en el Mercado Continuo de los 400 millones y pico de capitalización.

La situación financiera de San José no solo es cómoda. Es que está más desahogada que antes de la pandemia. El holding de construcción, concesiones y energía con sede en Pontevedra elevó su colchón un 54,5% durante el pasado ejercicio. La posición neta de tesorería asciende a 194,2 millones de euros. En préstamos suma 166,2 millones, frente a los más de 360 millones que aglutina en efectivo y otros activos líquidos equivalentes (285,3 millones) y el resto de activos financieros (75,1 millones).

Cuidadosa y conservadora

“La compañía precisa ser especialmente cuidadosa y conservadora con su tesorería”, respondieron sus responsables en la cumbre con los accionistas de hace un par de semanas. La incertidumbre generada por la crisis del coronavirus es una razón adicional para sacar músculo, junto con “las futuras oportunidades de negocio que puedan aparecer” y los proyectos en los que ya está inmerso San José, “entre otros, el de Distrito Castellana Norte, que se prevén que demandarán tesorería en el corto y medio plazo”.

El macrodesarrollo en Madrid conocido antes como Operación Chamartín ocupa unos 2,4 millones de metros cuadrados de superficie. Están previstas 10.500 viviendas y un centro de negocios, entre otros inmuebles. San José controla el 10,54% de la sociedad encargada de llevar adelante el megaproyecto y, de hecho, el grupo gallego desembolsó 774.000 euros para conservar íntegra su participación en la ampliación de capital de Distrito Castellana Norte el pasado año y otros dos millones en otra ampliación ejecutada este mes de abril.

El reparto de la cifra de negocio de San José en 2020 por países. // Hugo Barreiro

Las obras comenzarán en principio el actual 2021 y se prolongarán durante 25 años. Será uno de los planes estrella en la cartera de San José, que tiene en España su principal mercado a pesar de la diversificación geográfica de las inversiones. El 63% de la cifra de negocio vino de aquí en 2020, diez puntos más que en 2019. La facturación nacional aumentó un 15,6% (603,1 millones de euros). El otro gran salto está en Portugal, con ventas por importe de 131,1 millones de euros, un 32,5% más que el ejercicio anterior. La aportación de Abu Dabi se redujo un 31%, hasta los 103,5 millones; y la de Chile bajó cerca del 39% (82,9 millones). La cifra global de negocio volvió a acariciar los 1.000 millones tras un incremento anual del 0,4%. El beneficio se situó en 22 millones.

Museo Luvre Abu Dabi construido por San José. // FDV

“La crisis económica provocada por el COVID-19 en 2020 hace prever un rebote de la economía en los ejercicios 2021 y 2022 impulsada por las política monetarias de los bancos centrales y por los resultados de las vacunas”, pronostica la compañía presidida por Jacinto Rey, que ha focalizado su actividad en la construcción y la prestación de servicios, “aunque sin dejar de lado las oportunidades inmobiliarias, relacionadas con los activos inmobiliarios que posee, así como proyectos energéticos”. Las líneas maestras de su plan estratégico contemplan el mantenimiento del nivel de contratación en territorio nacional e intensificar su expansión internacional. El importe de los encargos asciende a 1.234 millones de euros después de un descenso del 5,9% durante 2020, de los que más de un tercio son edificación no residencial. Los encargos del sector público se redujeron en 200 millones.

Compartir el artículo

stats