Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuarto ERE de Adolfo Domínguez en una década: 300 empleados

El ajuste afectará a sede central y tiendas dentro de un plan de rentabilidad y “evolución rápida” al nuevo modelo del textil

Tienda de Adolfo Domínguez. |   // PUNTO GA

Tienda de Adolfo Domínguez. | // PUNTO GA

Los cuatro años de Adriana Domínguez al timón del histórico grupo textil fundado por su padre en los 70 son un camino repleto de piedras con un precipicio al final por culpa del coronavirus. Hay pocos sectores que hayan sufrido más que la moda el golpe de la pandemia en las ventas. En su caso, la facturación se redujo prácticamente a la mitad entre marzo y noviembre de 2020, hasta los 40,5 millones de euros, y las pérdidas rozaron los 15 millones.

A la espera de conocer el balance final de su ejercicio fiscal cerrado a finales de febrero, la compañía admite que la reestructuración de marcas, red de tiendas y plantilla en todo este tiempo no es suficiente para capear el nuevo temporal, mitad crisis de demanda y mitad reconversión industrial. “La aceleración del retail hacia la venta online obliga a la firma a reestructurarse hacia nuevos sistemas de gestión y venta para garantizar el futuro del negocio”, justifica la cúpula de Adolfo Domínguez en su anuncio ayer de “un plan de transformación y ajuste” que contempla el recorte de “unos 300” empleos en España, alrededor del 30% de la plantilla.

Adriana Domínguez interviene en la junta de accionistas del grupo en 2020. // Punto GA

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) comunicado ya a los representantes de los trabajadores “se acometerá de forma responsable, ordenada y consensuada, y de conformidad con lo previsto en la normativa laboral”, indica Adolfo Domínguez en la comunicación remitida a primera hora de la mañana de ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El grupo ha fichado al despacho de abogados Sagardoy de asesor laboral y a Deloitte para “la elaboración de los informes técnicos y financieros del plan”. Este será el cuarto ERE de la empresa en menos de una década. En 2012 salieron medio centenar de empleados, 105 en 2015 y otros 55 en el expediente de 2018 tras la integración de las tres marcas en una y el repliegue de la red comercial cuando Adriana Domínguez asumió la dirección general.

Los rumores

“Había rumores, pero no queríamos creerlos”, afirma José Rodríguez, de UGT y presidente del comité de empresa de servicios centrales en Adolfo Domínguez. La confirmación ha sentado como un mazado en la plantilla, conscientes “de que el COVID-19 no ha ayudado nada en la recuperación” de estos últimos años. “Desde luego que nuestro objetivo es que no tenga irse nadie o que sean los menos posibles”, remarca Rodríguez.

"Nuestro objetivo es que no tenga irse nadie o que sean los menos posibles"

José Rodríguez - Presidente del comité de empresa de Adolfo Domínguez en servicios centrales

decoration

“Hay un porcentaje alto de personal que lleva prácticamente un año sin trabajar”, apunta Justo Suárez, secretario xeral de CCOO en la comarca de Ourense, por los dos ERTE activados en Adolfo Domínguez durante la pandemia. “Vamos a expediente por cada dos años –continúa–, pero siempre te sorprende”. La mesa de negociación se formará durante los próximos quince días. Ni la compañía, ni los sindicatos quieren hacer cábalas sobre qué opciones hay para las bajas, aunque Suárez recuerda que existe “un número elevado de personas de más de 55 años, e incluso por encima de los 57-58” para sentarse a hablar de prejubilaciones.

“La reestructuración de personal incluye un plan para volver a la rentabilidad y un proyecto de evolución rápida hacia los nuevos modelos de producción y consumo”, esgrime Adolfo Domínguez en la notificación a la CNMV. Básicamente un cambio de piel, pensando en que el ecommerce “ha sido la principal palanca de crecimiento” desde 2016 con un incremento acumulado del 158% en las ventas. Aún así, la intención de la compañía es “mantener” la red de tiendas en España –aquí se emplazan 176 de los 348 establecimientos operativos en 18 países–, aunque con “medidas específicas para su optimización y conexión con el mundo digital”.

Pérdidas desde 2009-2010

El recorte de personal será “homogéneo” en superficie comercial y sede central. “El grupo ha asumido pérdidas en su cuenta de resultados desde el ejercicio 2009-2010, a excepción de 2015-2016 –detalla–, en el que la compañía se vio obligada a vender dos de sus principales propiedades en Madrid y Barcelona”. La operación ascendió a 42,3 millones de euros y engordó los excepcionales beneficios a 8,3 millones.

Compartir el artículo

stats