07 de agosto de 2019
07.08.2019

Pescanova pide el permiso para duplicar la producción de su planta de Arteixo

La empresa, que ha solicitado la autorización ambiental a la Xunta, instalará un nuevo cocedero

07.08.2019 | 13:05
Instalaciones de Pescanova en Sabón // Carlos Pardellas

Pescanova España ha iniciado los trámites administrativos necesarios para solicitar la autorización ambiental a la Xunta para aumentar en más del doble la producción actual de su fábrica del polígono de Sabón, en Arteixo. Esta instalación está especializada en la cocción de langostino y gambón.

La empresa ha remitido a la Consellería de Medio Ambiente un proyecto en el que explica que solicita esta autorización debido a "la instalación futura en el establecimiento industrial de un nuevo cocedero, lo que supondrá un incremento de la capacidad de producción hasta un total de 157 toneladas por día", es decir, más del doble que en la actualidad, que son 70.

Deben solicitar la autorización ambiental las firmas que produzcan más de 75 toneladas por jornada de materia prima animal. La compañía también tiene previsto incorporar una nueva caldera de vapor a gas natural y ampliar la capacidad de las líneas de envasado.

La capacidad productiva diaria prevista por la empresa está calculada para 18 horas de trabajo, puesto que el centro necesita disponer de seis horas diarias de limpieza de maquinaria y salas de trabajo para poder desarrollar su proceso productivo en condiciones óptimas, según indica la propuesta remitida a la Xunta. El documento además recoge que no será necesaria la construcción de nuevas instalaciones, ya que la nueva producción podrá desarrollarse en las actuales. "La actividad se desarrollará en las instalaciones ya existentes, los cambios en producción se deberán a distintos equipamientos que en su conjunto colaboran al aumento de la producción", señala Pescanova.

La parcela en la que está situada la instalación ya ha sido ocupada por otras empresas que se dedicaban a la misma actividad. Allí estuvieron Alimentos del Atlántico (Aliko), Frinova y Bajamar Séptima. Finalmente en 2015 pasó a manos de Pescanova.

La empresa estudió dos alternativas a mayores: no ejecutar el proyecto y construir otras instalaciones nuevas. Descartó estas dos opciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook