Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cortizo advierte de su salida de Galicia si la administración no facilita la ampliación de su planta en Padrón

El "gigante" del aluminio quiere paliar la falta de suelo alrededor de su sede con una inversión de 56,9 millones en un proyecto supramunicipal

Planta de lacado del grupo Cortizo. // FdV

Planta de lacado del grupo Cortizo. // FdV

Cortizo alcanzó el pasado año una facturación de 554 millones de euros. Su récord. Otra vez. Van cinco años consecutivos de incremento constante de las ventas y cifras sin precedentes también en producción y empleo, con 2.800 trabajadores en los 31 países en los que está presente con fábricas y centros de distribución y logística. Por eso la multinacional gallega es líder en España y Portugal en aluminio y PVC para arquitectura e industria y el referente de la actividad en Europa. El grupo diseñó un plan estratégico hasta 2020 orientado a reforzar sus centros de producción para alimentar la imparable internacionalización del negocio, pero la falta de suelo en su sede principal -entre los municipios de Padrón y Rois, donde nació hace 46 años- es un grave problema. Cortizo necesita con urgencia ampliar el complejo industrial y en un intento de evitar su deslocalización acaba de poner en marcha un proyecto sectorial de incidencia supramunicipal que le permita adecuar terrenos que ya tiene para las obras, presupuestadas en 56,9 millones de euros.

"Aluminios Cortizo, consciente de su vinculación con el lugar y de la importancia económica y social de sus instalaciones, pretende permanecer en esta ubicación siempre que sea sostenible y viable legalmente y que cuente con la posibilidad de ampliar y actualizar sus instalaciones, de forma que pueda mantener su competitividad y presencia en el mercado", sostiene la compañía en el proyecto remitido a la Xunta para la evaluación ambiental. "El mantenimiento de la competitividad de la empresas en este polígono -continúa-, hace necesario la obtención de suelo adecuado sobre el que ampliar su industria".

Después de varios incrementos de la capacidad de producción, Cortizo necesita "de forma inmediata" ampliar y "mejorar" de nuevo sus instalaciones. Sin embargo, no existe "suelo urbanísticamente adecuado" para hacerlo. El terreno del parque industrial que ocupa está "agotado" y las parcelas colindantes de los dos concellos en los que se asienta "no cuentan con la calificación urbanística adecuada".

"A la problemática derivada de la carencia de suelo, se ha de unir la imposibilidad de gestión del suelo contiguo mediante una figura de planteamiento distinta del Proyecto Sectorial debido a la considerable discrepancia existente en el trazo de la línea de deslinde municipal entre los ayuntamientos de Rois y Padrón, según se constata en los Planes Generales de Ordenación Municipal (PGOM) correspondientes", explica la empresa. Hasta el punto de que, asegura Cortizo, un mismo terreno "aparece como perteneciente a los dos municipios a la vez y presenta distintas calificaciones según el PGOM que se consulte".

Con el proyecto sectorial de incidencia supramunicipal, que la ley ampara para "regular la implantación de determinadas actuaciones de indudable incidencia territorial en materia de infraestructuras, dotaciones y otras instalaciones, tanto de iniciativa pública como privada, que se asientan sobre varios términos municipales o de aquellas cuya incidencia transcienda del estricto ámbito local por su magnitud, importancia o especiales características", Aluminios Cortizo aspira a crear "una zona de suelo urbanísticamente apto" para acometer los trabajos y regularizar "una pequeña industria existente" en el ámbito del planeamiento.

Es, insiste, "la única alternativa posible" para cumplir los objetivos del negocio ante el desconocimiento del plazo para la redacción y tramitación de los nuevos planes de ordenación municipal de ambos ayuntamientos. El Consello de la Xunta del 17 de noviembre del pasado 2017 dio su primer respaldo al plan declarándolo de interés supramunicipal.

En la producción de perfiles de aluminio, Cortizo quiere levantar una nave para prensa de extrusionado de 4.500 toneladas, el doble de capacidad que la última de las ampliaciones en la zona. Son, realmente, dos naves adosadas que suman 9.006 metros cuadrados de superficie edificada. El proyecto prevé una planta de fabricación de perfiles de PVC, repartidas en cuatro edificaciones -incluidos servicios anexos para el personal y laboratorios-, con 40 máquinas, y una planta a mayores dedicada al foliado. Además, habrá una edificación de 9.490 metros cuadrados destinada a la transformación de chapa de acero en perfil de acero.

La nueva capacidad de producción no se aprovechará al completo hasta el tercer año. Pero el primero dejará una importante subida de la facturación: 118,48 millones de euros más en ventas. Un aumento del 52,22% en el negocio del principal complejo industrial en Galicia de Cortizo.

El empleo crecerá un 22%. "Siempre se busca personal arraigado en la zona que da estabilidad al puesto de trabajo", explica la multinacional, que cifra en 160 las incorporaciones, "principalmente de los parados en Rois y Padrón, en los que "la demanda de empleo juvenil ascendía en julio a 170 demandantes". "La creación de 160 puestos de trabajo repercutirá en la economía zonal con un incremento de gasto de dicho personal en la zona de aproximadamente 5,3 millones (sueldos y salarios), una aportación a las arcas de la Seguridad Social de casi 2 millones y supondría un incremento de valor añadido bruto de 32,82 millones", señala el proyecto en tramitación.

Cortizo asegura que el impacto va más allá del entorno más cercano. Por sí sola factura el 0,3% de todo el negocio de las empresas gallegas. El Informe Ardán elaborado por la Zona Franca de Vigo coloca a la empresa entre las treinta con más negocio en la comunidad. Los proveedores que abastecen al complejo se reparten por toda Galicia: Padrón, Pontecesures, Valga, Teo, Santiago, Carballo, Caldas, Rianxo o Pontevedra, entre otros.

Compartir el artículo

stats