Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los CIM mantienen el volumen y la tipología de consultas sobre “un problema que no cesa”

El conocimiento de este servicio es cada vez mayor, aunque aún cuesta llegar al ámbito rural | Sus profesionales destacan que los comportamientos violentos hacia la mujer están en todos los estratos sociales y generacionales

Alumnos del IES Antón Losada Diéguez sostienen sus carteles para la concenctración del 25-N. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN.

“Mi silencio no me protegió. Tu silencio no te protegerá”, decía la escritora y activista feminista estadounidense Audre Lorde, incidiendo en la importancia de manifestar los pensamientos, voluntades y vivencias, de pedir ayuda y reivindicarla si es necesario, para poder alcanzar el bienestar, o simplemente para estar a salvo. Uno de los principales frentes abiertos de esta lucha, y el que causa más bajas en las filas, es el de la violencia de género, con 37 muertas en lo que va de año en España. Como medida de visibilización se celebra cada 25 de noviembre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. No obstante, este objetivo no se consigue con la labor de un día, sino a través del trabajo continuado de grupos e instituciones gubernamentales como los Centros de Información a la Mujer (CIM), que funcionan a nivel municipal y que ofrecen las herramientas de soporte legal, psicológico o laboral a aquellos que lo solicitan.

Responsables de estos servicios en A Estrada, Lalín y Silleda coinciden en que, gracias a que el conocimiento de la existencia de este servicio cada vez es mayor, son capaces de llegar a más gente, si bien su labor no se limita a las víctimas de violencia de género. De hecho, Anxos García, psicóloga en el centro de Silleda, puntualiza que “ayudamos a cualquiera que lo necesite, no tiene que ser una víctima”, y amplía explicando que, si bien se priorizan casos de mujeres en riesgo de vulnerabilidad, todo aquel que requiera ayuda podrá acudir al CIM de su Concello o de cualquier otro, pues esta institución no está adherida a una limitación de censo, sino que se trata de un servicio universal. Y reconoce que es un factor conveniente a la hora de facilitar que una víctima pueda acudir a este tipo de centros, ya que en muchos casos las frena el miedo a ser reconocidas y estigmatizadas.

Anxos García

Anxos garcía CIM de Silleda “Ayudamos a cualquiera que lo necesite, no tiene que ser una víctima”

decoration

Por su parte, Marga de la Calle, presidenta y psicóloga en el CIM de A Estrada, informa de que el número de consultas atendidas en el 2021 es bastante similar al de años anteriores, por lo que no ha habido un incremento ni una reducción en el alcance de estas plataformas, si bien la labor divulgativa continúa, y confiesa que ella misma ha ido “de aldea en aldea dando a conocer nuestra existencia”. Y es que el rural, al encontrarse fuera del núcleo urbano, puede más desconectado para ciertas cosas, por lo que requiere un mayor esfuerzo conseguir incidir en ese sector.

Teresa Rocha, asesora legal y responsable de la organización en Lalín, se suma a esta reflexión y comenta que las actividades realizadas en estos ámbitos “no tienen mucha afluencia”, por lo que la mejor manera de concienciar a la población rural es a través de otro tipo de actividades, como los talleres de manualidades o de gimnasia, de modo que se establezca “una red de asistencia” en caso de conflicto en estas áreas.

En general, los CIM, precisamente por ese carácter institucional que los rige, mantienen protocolos similares, como pueden ser la mesa anual de coordinación contra la violencia de género, en la que participan varios dispositivos de asistencia ciudadana, como los servicios de emergencias, las fuerzas de seguridad, o los profesionales sanitarios. No obstante, cada uno cuenta con sus propias particularidades a la hora de ejecutar las misivas. El Concello de Silleda, por ejemplo, contará con la presencia de la famosa ilustradora Lola Vendetta, que en el marco de las actividades del 25-N estará firmando libros. Mientras, en A Estrada se trabaja conjuntamente con centros educativos en talleres creativos y Lalín celebra concursos literarios con la temática de los malos tratos. Todas las acciones suman para poder difundir su labor y sus mensajes con la máxima eficacia.

Dicha eficacia puede medirse en la sociedad, que gracias a estar formada en materia de género, es capaz de diagnosticar antes los casos susceptibles de violencia machista. La jurista Teresa Rocha asegura que, de las cerca de 400 consultas atendidas este año, había tanto casos de particulares que se acercaban a llamar a su puerta, como derivados por otros compañeros de otros sectores públicos. Y advierte de que, si bien algunas cosas han mejorado, todavía queda mucho por hacer. Las tres portavoces reconocen la existencia de violencia machista dentro de sus territorios. “No hay un perfil de víctima, por desgracia es un problema transversal”, apunta Rocha. Y es que los comportamientos violentos hacia la mujer están en todos los estratos sociales y generacionales.

Teresa Rocha

Teresa Rocha CIM de Lalín “No hay un perfil de víctima, por desgracia es un problema transversal”

decoration

Marga de la Calle admite que “este problema no cesa” y que “últimamente evolucionó hacia las ciberviolencias”. Parece que la lucha continúa, pero Anxos García insiste en que la solución al machismo está en manos de los hombres, y hace un llamamiento a aquellos que todavía no se han unido a las filas del feminismo a que lo hagan. Una reflexión que recuerda a aquella frase de Simone de Beauvoir: “El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres”.

Marga de la Calle

Marga de la Calle CIM de A Estrada “Este problema no cesa, últimamente evolucionó hacia las ciberviolencias”

decoration

Confección de carteles por parte del alumnado estradense


Los centros de educación secundaria de A Estrada colaboran con el Centro de Información a la Mujer para confeccionar los carteles que serán utilizados durante la concentración en la Praza da Constitución mañana, jueves, a las 20.00 horas con motivo del 25-N. Los alumnos y alumnas de los diversos centros dedicaron horas de tutorías, y de otras materias para poder plasmar los mensajes que reinarán en el evento reivindicativo abierto a todos los públicos, además de las actividades específicas que cada instituto tenga programadas en su agenda para la fecha. Actividades que en el pasado se hacían de forma conjunta y coordinada entre los centros, pero que por motivos de las medidas preventivas contra el COVID-19, este año deberán realizar de manera independiente. En general, el personal del CIM, a cargo de la iniciativa, resalta la formidable labor e implicación de los jóvenes. Además, agradece la predisposición de los centros y del cuerpo docente, que “siempre se prestan a colaborar en todo” y a dedicar horas lectivas para materializar las propuestas de la institución, reconoce la presidenta y asesora, Marga de la Calle.


Compartir el artículo

stats