Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Pontanilla | DJ y fotógrafa

“Hay muchas mujeres haciendo cosas maravillosas”

“Ha sido el año en el que más he pinchado a nivel de festivales y grandes eventos, antes al ser residente era más complicado”

Rapariga Dj actuando en el Lalín D-Fest.

Rapariga Dj actuando en el Lalín D-Fest. Bernabé/Javier Lalín

Más conocida como Rapariga Dj, Cristina Pontanilla ha vivido uno de los veranos más intensos de su carrera. Compaginando la fotografía con sus actuaciones musicales, la artista estuvo presente ayer en el festival Lalín D-Fest.

–¿Qué apareció primero, la fotografía o la afición por pinchar?

–Empecé con la fotografía a los 15 años, estudié Bellas Artes y luego empecé también a pinchar en varios locales de Pontevedra. A raíz de eso, comencé a desarrollar ambas tareas, trabajar en festivales haciendo fotos, poniendo música... hasta el día de hoy. Supongo que ha funcionado porque soy una niña que detrás de la cabina tiene mucho ritmo y empatía. A la hora de trabajar en fotografía también sé lo que siente el artista y busco una mayor calidez, ya que es un poco frío estar trabajando, tanto para artistas individuales como para bandas, y que estén con una cámara plantada en el escenario. Intento ponerme en su lugar cuando ejerzo como fotógrafa y tener empatía con el público. Procuro ofrecerles lo que les gusta, buscar la mejor manera para hacerlos vibrar... darles música de calidad que quizás no es la más comercial, ritmos tropicales y frescos, más de festival.

–¿Dentro de sus actuaciones, que podemos encontrarnos?

–Según el concierto, el lugar a donde vaya o la propuesta que tenga, hago una selección especial para ese día. Aún así, luego va fluyendo en función de cómo vea al público, las condiciones del evento... En el festival de Lalín estuve tocando principalmente entre grupos, entonces no es lo mismo que si voy a pinchar a algún local durante 4 o 5 horas, que comienzo con más calma hasta que la gente acaba cansada de bailar. En este caso, he tenido que aunar un poco al grupo que terminaba con el que empezaba. La idea es que la gente se esté divirtiendo mientras está tomando algo y que siga un poco el hilo del festival. En general, me voy adaptando a los distintos formatos que me proponen.

–¿Por qué ese nombre?

–Mi primera propuesta fue The Conas DJ. Utilicé cona porque me parece una palabra gallega preciosa y muy empoderada, para indicar un poco que “yo pincho lo que me sale de la cona”. También estaba relacionado con que, en muchas ocasiones, pinchaba con una chica en algún local o festival, de ahí el plural. Luego, pausando un poco el impulso guerrero, decidí buscar otra palabra en gallego que me definiese un poco y encontré rapariga, que también me parece muy bonita.

–¿Hay ahora más presencia de mujeres artistas en los festivales?

–Sí, se está notando mucho la evolución. Yo creo que en cualquier ámbito del arte siempre hubo muchas mujeres, pero vivimos en una sociedad que prima mucho la faceta masculina prácticamente en cualquier tipo de aspecto. En mi caso, este año ha sido el que más he pinchado en mi vida a nivel de festivales y grandes eventos, antes al ser residente era más complicado. Ahora hay una ley de artistas que detalla el porcentaje de mujeres que tiene que haber en un festival, aunque también se incluye al personal detrás del escenario. En muchas ocasiones no se cumplen, pero si hay muchas mujeres que están haciendo cosas maravillosas y estoy encantada de poder ser una de ellas.

Compartir el artículo

stats