Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intervienen una fábrica clandestina de tabaco en Silleda en una redada con cinco detenidos

En la nave del polígono empresarial fueron arrestados dos vecinos de Sevilla, uno de Melide y otro de Boiro | La operación fue llevada a cabo por una unidad de la Guardia Civil de Madrid, con apoyo de un helicóptero

La fábrica clandestina de tabaco intervenida se hallaba en una nave de la calle G, precintada ahora por la Guardia Civil. XP

Un gran despliegue de la Guardia Civil sorprendió a los usuarios del polígono industrial de Silleda a primera hora de la mañana del pasado sábado. Se trataba de una operación contra el contrabando de tabaco centrada en una nave que se estaría utilizando como fábrica clandestina. En su interior fueron localizadas al menos cuatro de las cinco personas detenidas en la redada, desarrollada por la Unidad Central Operativa (UCO) desplazada desde Madrid y con apoyo aéreo de un helicóptero.

Puerta clausurada por la Guardia Civil. XP

La actuación permitió la intervención de la fábrica clandestina de tabaco por parte de la Guardia Civil, además de cinco detenciones en Galicia. Dos vecinos de Sevilla, uno de Melide y otro de Boiro fueron arrestados en las propias instalaciones del parque Área 33, según fuentes consultadas por FARO DE VIGO, que adelantó en exclusiva la redada a mediodía de ayer en su página web. La operación, que podría continuar abierta sin descartar nuevas detenciones, se ha desarrollado en varias provincias españolas, entre ellas, las de Pontevedra y A Coruña, tal como informa la agencia Europa Press.

Decenas de agentes de la citada unidad especial de la Guardia Civil –en torno a medio centenar, según testigos presenciales– se desplegaron por las calles del polígono empresarial desde primera hora de la mañana, lo que causó gran revuelo entre los usuarios. Tomaron la manzana en la que se encuentra la nave y las calles aledañas para bloquear el acceso a la zona, que permaneció cortada durante el tiempo que duró el operativo. De hecho, varios empresarios, trabajadores o ciudadanos que se dirigían a sus industrias o a los distintos servicios que hay en Área 33 fueron interceptados por los guardias, que procedieron a su identificación. Tampoco pasó desapercibida la presencia de un helicóptero, utilizado como apoyo que sobrevoló la zona y aterrizó en las inmediaciones.

Precinto en un lateral del portalón. XP

Puertas precintadas

Una vez que finalizaron los registros en el interior de la nave, los agentes procedieron a colocar precintos de la Guardia Civil en ambos márgenes de su portalón y en la pequeña puerta de acceso personal que tiene en el centro. La factoría clandestina ocupaba un inmueble situado en la parte más escondida del polígono industrial, en la calle G, entre la antigua fábrica de tubos de hormigón y la planta de tratamiento de residuos.

Usuarios de negocios próximos indican que la nave en la que se centró todo el operativo apenas tenía actividad aparente y creían que se utilizaba como almacén de pescado, en concreto de bacalao. Las mismas fuentes señalan que registraba movimiento ocasional de vehículos, que entraban y salían discretamente de su interior. Pero, en general, no detectaban mucha actividad en las instalaciones ni tampoco conocían a los propietarios.

Compartir el artículo

stats