Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oca, telón para una nueva boda del papel cuché

La revista ¡Hola! publica el enlace, el próximo 24 de julio, en el afamado Versalles Gallego de A Estrada de Marco Juncadella Hohenlohe –de la familia Medinaceli– y la influencer Lucía Bárcena

Una boda en el mítico Pazo de Oca.  | // BERNABÉ

Una boda en el mítico Pazo de Oca. | // BERNABÉ

Aunque han sido meses muy duros, la vida sigue. Como suele decirse, lo pasado ya no existe y el futuro es incierto. Lo único que tenemos seguro es el hoy, al que, por ser más que nunca un regalo, le llamamos presente. Y si de vivir se trata, mejor hacerlo con amor. Es por ello que, poco a poco y al paso que van marcando las restricciones sanitarias, las celebraciones se van recuperando, en especial las bodas que quedaron aplazadas en 2020. No sabremos si este fue el caso de la boda del verano que anuncia la revista ¡Hola! en su edición digital y que tendrá al Pazo de Oca de A Estrada como incomparable telón de fondo para un enlace propio del papel cuché.

A Estrada se vestirá de gala el 24 de julio, siempre según indica la popular y prestigiosa revista. Revela que el Pazo de Oca, popularmente conocido como Versalles Gallego, y propiedad de los Medinaceli –“la familia más antigua de la nobleza española, ya que desciende del rey Alfonso X El Sabio”, apostilla la publicación– acogerá la boda de uno de sus miembros. Al parecer, se trata del enlace de Marco Juncadella Hohenlohe, hijo del expiloto de automovilismo y empresario José María Juncadella y de la princesa Cristina Hohenlohe, con Lucía Bárcena. La revista informa también de que el novio es jinete y se dedica al marketing digital, mientras que la novia es influencer y cuenta con más de 300.000 seguidores. ¡Hola! asegura también que la feliz paraje ha ideado una serie de actividades previas al enlace, como una carrera de karting, una escapada a las islas Cíes, un torneo de golf y un cóctel en el Hotel La Toja. “Pero, de todas ellas, la más especial será, naturalmente, la boda, gracias también al marco incomparable donde tendrá lugar”, subraya la publicación.

A partir de aquí la revista realiza una detallada descripción de este pazo estradense, conocido también como el Generalife del norte. Sin embargo, sus afamados jardines lo popularizan como el Versalles gallego, con más de siete hectáreas de terreno en las que pueden descubrirse innumerables ejemplares de camelias, entre ellas la más alta de Europa. Sus estanques y la perfecta sinfonía entre la piedra y la naturaleza en este espacio lo convierten en telón de fondo escogido para las sesiones fotográficas que muchos vecinos de A Estrada atesoran en su propio álbum de bodas. Asimismo, en los últimos años han sido otros los rostros famosos que escogieron Oca para celebrar el “sí quiero”, caso de una hija del diseñador Adolfo Domínguez, todo un acontecimiento que revolucionó esta parroquia.

También el cine eligió este pazo. Sin ir más lejos, Pedro Almodóvar se enamoró de Oca y lo incluyó en las localizaciones de una de sus películas. Curiosamente, el cineasta manchego lo situó también como escenario de una boda en su cinta La piel que habito, hace ya una década. Los vecinos que viven en la Plaza de Oca fueron espectadores de primera línea para el trasiego del rodaje, como lo son cada vez que el pazo reúne a algunos representantes de la aristocracia invitados por el Duque de Segorbe cada verano en una pequeña recepción que organiza en los jardines con motivo de la celebración del Sagrado Corazón.

Compartir el artículo

stats