Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sección juvenil de Minas da Brea

Una decena de adolescentes perfila la puesta en marcha de su colectivo

El local social de Minas da Brea sirve también de sala de reuniones de la decena de adolescentes que reside en el poblado. Los jóvenes, a falta de una Casa da Xuventude (también es verdad que no existe en todo el municipio) están perfilando la puesta en marcha de un colectivo, que bien podría convertirse en la sección juvenil de la propia Minas da Brea.

Y, precisamente, las minas son el gran reclamo perdido de este poblado. En desuso desde hace casi 60 años, varias galerías se han hundido ya y otras fueron fruto del pillaje de parte de la maquinaria que aún atesoran. El gobierno anterior intentó, en varias ocasiones, negociar con la familia Cort, pero la compra y adecentamiento de algunas galerías para su visita es desorbitada, a nivel económico. Eso sí: convertirían a Fontao en un verdadero parque de la minería. El ingeniero de minas Enrique Orche publicó en 2017 un proyecto de musealización de las minas subterráneas, que manejaba un coste de 4 millones de euros. Hoy, las antiguas minas están valladas, pero no lo suficiente como para evitar que cualquier aventurado pasee por el monte y caiga por una chimenea. Alguna de ellas es tan profunda que pasa del lado cruceño al silledense por debajo del río Deza.

Compartir el artículo

stats