Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo urge obras en un edificio de la Praza de Galicia por seguridad en su entorno

El Concello de A Estrada dicta una orden de ejecución tras disponer un vallado por posibles desprendimientos de cristales de una galería y del revestimiento de la fachada principal

El Concello de A Estrada dictó una orden de ejecución para que los propietarios de un céntrico y antiguo inmueble, emplazado en plena Praza de Galicia, acometan con la mayor celeridad posible obras tendentes a subsanar los problemas de seguridad que en estos momentos presenta la fachada principal del inmueble. La administración municipal acompasó esta acción administrativa del despliegue de un vallado de seguridad en el entorno de esta construcción ante posibles desprendimientos.

Al se preguntado por este vallado, el edil estradense de Urbanismo, Gonzalo Louzao, explicó que estas medidas se adoptaron ante el riesgo de desprendimiento de los cristales de una galería y también del revestimiento de las paredes, tras haber detectado restos de este material en la vía pública. Indicó que el Concello, en el marco de la referida orden de ejecución, abrió un trámite de audiencia a los propietarios para detallarles las actuaciones que deberán ejecutar de cara a subsanar la situación del céntrico inmueble.

El edil apuntó que, en la comunicación remitida por el departamento de Urbanismo del Concello, se instó a los propietarios la realización de estas obras con urgencia. Apuntó que la orden de ejecución comporta que los dueños del inmueble efectúen las reparación incluso sin presentar previamente un proyecto, habida cuenta de la celeridad que se pretende imprimir a la corrección de esta situación de inseguridad que el estado de la construcción supondría -si no se hubiese efectuado un vallado preventivo- para la vía pública. Remarcó que este vallado se realiza "en precario", teniendo que ser mucho más amplio en el momento en el que se realicen las obras.

Louzao Dono apuntó, no obstante, que, en principio, no se considera que la estructura presente un peligro de derrumbe. Añadió que la construcción no tiene iniciado un procedimiento de declaración de ruina, un trámite que no está exento de complejidad.

Aunque no son pocas las construcciones en ruinas que pueden verse en término municipal estradense -tanto en el ámbito rural como en el casco, si bien en este último caso adquieren mayor relevancia- es difícil concretar cuántos expedientes de esta naturaleza están en marcha en estos momentos en A Estrada. Desde Urbanismo se hizo ayer hincapié en que para llegar a esta declaración son muchos los trámites previos, incluyendo un proceso en el que se vela por dar amplia participación al propietario, a fin de que pueda aportar pruebas, alegaciones y toda la información que se estime necesaria.

Louzao hizo hincapié en que, a excepción de las construcciones tradicionales, los expedientes de ruina terminan, forzosamente, en la demolición de la edificación en cuestión,bien mediante el cumplimiento de la orden de derribo por parte del propietario o bien mediante su ejecución subsidiaria por parte del Concello. Remarcó el titular estradense de Urbanismo que en este tipo de expedientes no tendrían cabida las acciones de rehabilitación. No sucedería así, en cambio, con las viviendas tradicionales que, protegidas por el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), estarían sujetas a una acción de reconstrucción en el caso de que se encuentren, en la práctica y sobre el papel, hechas una ruina.

Compartir el artículo

stats